Apuntes biográficos: Adiós

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


ADIOS![editar]


Con este tomo queda aplazada por ahora la publicación de la Biblioteca Americana. Son bien notorios y conocidos los sucesos políticos que nos obligaron á suspenderla á mediados del próximo pasado Mayo, y no juzgamos necesario ni creemos oportuno entrar en este momento en el análisis de las diversas causas que nos impiden continuarla hoy; pero como muchos suscriptores han tenido la bondad de escribirnos, manifestándonos el deseo de que se publicase al menos el tomo anunciado y pendiente de los Apuntes biográficos del Dr. D. Juan M. Gutiérrez, hemos hecho un arreglo con D. Carlos Casaballe, á fin de complacer á dichos suscritores y complementar las Máximas y pensamientos de aquel distinguido escritor.

Al despedirnos, pues, de nuestros constantes favorecedores, solo nos resta rogarles admitan este último tomo, protegiendo asi el desinterés y buena voluntad con que el Sr. Casaballe ha querido imprimirlo por su cuenta y riesgo, contando principalmente con el crecido número de suscriptores que tenía la Biblioteca cuando se suspendió. Por nuestra parte nos daremos por muy satisfechos, si al alejarnos de Buenos Aires vinculamos nuestro recuerdo y ponemos punto á nuestras tareas literarias con la publicación de este libro por tantos conceptos recomendable.

Desde Montevideo para donde partimos mañana hacemos ardientes votos por la felicidad de Buenos Aires y la unión de la República Argentina, como la comprendieron sus ilustres fundadores, esperando que si no nos es dado mas adelante llevar á feliz término la obra emprendida, otros habrá mas capaces que, en época mas propicia, sabrán fecundizar la idea en jérmen que nosotros a pesar de todos nuestros esfuerzos no hemos logrado ni lograremos tal vez desarrollar. Entre tanto como la esperanza es lo último que abandona al hombre, confiamos todavía, y estrechando la mano á nuestros amigos, les decimos únicamente: ADIÓS!


Buenos Ayres, 2 de Enero de 1860.

A. MAGARIÑOS CERVANTES.


P. D — Esto escribíamos hace tres meses: y recién en el día de la fecha, 4 de Abril, llegan á nuestras manos las primeras pruebas del mencionado libro. En una estensa y afectuosa carta, nos esplica el Sr. Casaballe los motivos agenos á su voluntad, que han retardado la impresión, y como esta circunstancia, nacida principalmente del escesivo trabajo de que se vé amenudo recargada la imprenta de Mayo, ha dado margen á diversas interpelaciones, trascribimos á continuación la carta que al efecto publicamos en los periódicos de Montevideo.

Solo nos resta añadir respecto de dicha carta, que resueltos á llevar adelante los propósitos en ella consignados, bajo las condiciones y en la forma espresada, la reproducimos aqui con el doble objeto de que llegue á noticia de los suscritores que no la hayan leído, y como una promesa que si obstáculos insuperables no lo impiden, mes mas ó menos, ha de convertirse en realidad.

Dice asi:


Sres. Redactores de la Tribuna.


Buenos Aires.

Montevideo, Marzo 14 de 1860.

Muy señores míos. — Uno de mis amigos ha tenido la bondad de enviarme, dentro de una carta que he recibido con bastante retraso, por estar equivocada la dirección, un párrafo inserto en la Tribuna del 7 del corriente, en que ustedes tienen la bondad de dirigirme algunas preguntas á nombre de la literatura del Río de la Plata.

"¿Por qué, dicen ustedes, hoy que la oliva de la paz dá sombra á estos pueblos, no continúa el señor Magariños Cervantes la publicación de la Biblioteca Americana?

"Obras de esa naturaleza no deben cesar jamás, por su intrínseca importancia, cuanto por el estimulo que despiertan en la juventud etc."

Agradeciendo cordialmente esta afectuosa indicación, que ya me habían hecho otros periódicos y varios suscritores, les diré que al alejarme de Buenos Aires en Enero de este año, dejé á D. Carlos Casaballe un tomo del Dr. D. Juan M. Gutiérrez con un pequeño prólogo en el que me despedía de los suscritores y esplicaba las razones que me obligaron á suspender la Biblioteca un mes después del pronunciamiento de los pueblos de la Confederación.

Ignoro los motivos que habrán impedido al señor Casaballe cumplir la formal promesa que me hizo de imprimirlo: probablemente la escases de operarios será la causa. Yo creyendo que el referido tomo se publicaría mas pronto, juzgué inútil hacer ninguna advertencia al público, y por ese motivo he guardado silencio hasta ahora, en que la interpelación de la Tribuna me pone en el deber de romperlo.

La favorable acojida que obtuvo esa publicación, que al suspenderse por los sucesos de la guerra, contaba con novecientos suscritores en la República Oriental, Estado de Buenos Aires, Confederación y Paraguay, según consta de las listas publicadas al fin de cada tomo, me hizo creer en la posibilidad de que alcanzase larga vida, y mas de una vez he ideado diversas combinaciones para llegar á ese resultado.

Una de ellas era publicar un periódico político, comercial, judicial y literario, órgano de los intereses permanentes y generales de la República Oriental, titulado EL URUGUAY, y que por el fondo y por la forma justificase su titulo; y si lograba reunir una suscrición suficiente á costear los crecidos gastos que demanda, agrandarlo de manera que se pudiesen dar cabida en él mas adelante, á los tomos de la Biblioteca, de modo que los suscritores recibiesen cada mes el periódico y un libro intercalado en él por el mismo precio de otro cualquier diario.

La nueva situación en que ha entrado el país desde el 1° de Marzo y otras circunstancias que seria largo esponer, me han hecho volver á pensar en mi antiguo proyecto; pero al ir á ponerlo en planta, he tropezado con dificultades mas serias de lo que me imaginaba.

Y no vayan ustedes á creer que los obstáculos nacen de las autoridades ó cosa parecida: no: son por ahora puramente materiales. Nada temía ni temo del Gobierno ni de los partidos, porque el móvil, las tendencias, los principios que ese periódico sostendría, no pueden ser más dignos y elevados.

Espondrelos aquí en breves palabras, para justificar lo que avanzo, copiando un párrafo del prospecto que tenia escrito desde el 2 de Marzo.

"EL URUGUAY, caso que se publique, no levantará ninguna bandera de partido: periódico nacional en la noble espresión de la palabra, y consagrado únicamente á los intereses permanentes y generales del país, buscara la solución de nuestros problemas sociales, no en pequeñas y transitorias cuestiones que solo conducen á perpetuar, con mengua de todos, los odios que nos dividen, sino en el estudio práctico de la Constitución: en la recta observancia de la ley; en el respeto á las autoridades emanadas de ella, en el mutuo y franco cumplimiento de los derechos y deberes que asigna é impone á Gobernantes y á gobernados; en la propaganda de los altos principios de la democracia; y finalmente en el análisis y difusión de las buenas doctrinas, aplicables á nuestras necesidades: esas doctrinas que abarcan los diversos ramos del saber humano, relacionados con los elementos que Constituyen la vida política, económica, intelectual y moral de las naciones; y que valen la pena de que a su triunfo consagren sus esfuerzos todos los hombres de corazón e inteligencia, sin mas recompensa acaso que el aplauso y simpatía de los buenos.

"El jérmen de este pensamiento se encuentra en varias de mis publicaciones anteriores (véase el programa de la Revista española de ambos mundos y Biblioteca Americana t. 5º pag. 273) y desde que regresé de Europa se agita en mi cabeza. ¿Habrá llegado el momento de realizarlo? Lo ignoro aun; pero de él forma parte la Biblioteca Americana, aunque no me sea posible continuarla inmediatamente; puesto que, prescindiendo de lo que dejo apuntado mas arriba, compromisos contraídos y las atenciones de mi estudio de abogado que no pienso ni quiero cerrar, no me permitirán consagrar al mismo periódico sino una parte de mi tiempo, como tanto; otros letrados que han sido y son á la vez periodistas; ya que por desgracia todavía la vida de escritor público entre nosotros, si bien tiene mas importancia de lo que jeneralmente se crée, no es una profesión que recompense los disgustos y compromisos que ocasiona, ni da al que la ejerce la consideración que merece cuando se desempeña con altura y dignidad."


Esta sencilla exposición convencerá á ustedes que no he renunciado completamente á mis antiguos propósitos, y que la literatura del Río de la Plata tiene en mi todavía un obrero aunque humilde, decidido y perseverante.

En fin, obras son amores, y concluyamos que esta carta ya se va haciendo muy estensa. Voy, pues, á trabajar con doble empeño para llevar á cabo mi idea, que necesariamente exige algún tiempo antes de poderla plantear como deseo; pero si no logro vencer las dificultades materiales, ó no veo condiciones favorables para el desarrollo del fin que me he propuesto, quedará aplazada la aparición del URUGUAY, para tiempos mejores, y con él la continuación de la BIBLIOTECA. Entre tanto aprovecho la ocasión que ustedes me ofrecen para disculparme con los suscritores de aquella publicación y darles las esplicaciones que anteceden. Por consiguiente agradecería á ustedes lo mismo que á sus colegas de Montevideo me hicieran el obsequio de reproducir esta carta, si la creen digna de ocupar un lugar en sus columnas; hay en ella algunas ideas que conviene popularizar, y me interesa que esos suscritores y mis amigos personales sepan al menos que no depende de mi buen deseo complacerles desde luego, sino de circunstancias superiores á mi voluntad.

Esperando que asi lo hagan, les doy las gracias de ante mano y me repito etc.


Alejandro Magariños Cervantes.


◄   Portada