Artículo de carta de San Luis comunicando el fusilamiento de José Miguel Carrera (12 de Septiembre de 1821)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



Artículo de carta de San Luis del 12 de Septiembre de 1821 comunicando el fusilamiento del general don José Miguel Carrera.

Mi mejor amigo: supongo a Ud. instruido de la derrota y prisión de Carrera, que sucedió el primero de Septiembre. Acaso ignora que el 4 del mismo fué fusilado en la plaza, donde hizo ostentación de su libertinaje y valor. Salió desafiando a la muerte, después de una confesión de ceremonias que no duró cinco minutos, según lo refieren personas fidedignas. La noche antes se ocupó toda ella en escribir a su mujer. Es lástima, amigo mío, que estos hombres de una alma verdaderamente grande empleen tan mal sus talentos y la magnanimidad de su corazón, Aunque su muerte es una felicidad, y su vida una calamidad para la patria, no he podido dejarla de sentir, porque mi razón y corazón tienen que luchar conmigo mismo, cuando recuerdo las aptitudes de este grande hombre a quien traté algo de cerca. Su personaje físico era el más interesante, sus ojos exprimían todas las pasiones de su alma; sus modales eran los más arreglados y finos; su lenguaje ganaba todos los espíritus y corazones. El error y la mentira tenían en su boca todo el aspecto de la verdad y sinceridad. No había en él la menor pedantería; sus conversaciones las más criminales tenían toda la decencia de la virtud; sus vicios ya no parecían feos desde que él comenzaba a hacer su apología. En una palabra, amigo mío, Carrera ha sido un hombre tan grande por sus talentos, cual lo había menester las necesidades de a patria. Ella no producirá en mucho tiempo un genio tan capaz .como el suyo de hacer la felicidad o la desdicha pública. Creo firmemente que la Providencia se ha apiadado de nosotros cuando le hizo perecer.—El amigo Pizarro satisfará a Ud., de mi conducta con respecto a este hombre. Tengo a gloria de no haber contemporizado con sus pasiones, y de haber ganado su corazón con la firmeza de mi carácter. Perdone Ud., amigo, este panegírico de mi mismo; si yo no 19 hago se quedaría este Acaban de llegar de Mendoza dos testigos oculares de la fusilación de Carrera; cuentan algunas particularidades de su muerte. Salió al patíbulo con la mayor desfachatez, mirando a todas partes. El sacerdote le encargó una religiosa y humilde modestia, le dijo: que se ocupase en Dios, y se distrajese en el espectáculo que lo rodeaba». Respondió (que lo llevaba en el corazón, que todo lo demás era superfluo. Vituperó que las mujeres saliesen a presenciar su muerte, diciendo estas palabras: ¡qué vil es este pueblo, ya se ve! educado por Luzuriaga: ¿En qué parte se ve que salgan las mujeres a presenciar este espectáculo? Habiéndole un muchacho sacado la lengua, se sonrió con la mayor alegría y serenidad. Le dijeron que iban a empeñarse por su vida y respondió, que no aceptaba el beneficio, que más bien quería morir que vivir con ignominia y abatimiento.—El ignorante sacerdote que lo acompañaba lo exhortó a que muriese por la religión, y él respondió, que moría por la Patria. Instó en decirle que muriese por los derechos de la religión; respondió en alta voz que moría por los derechos de su Patria. En una palabra, él ha muerto como un héroe de la filosofía y el valor, y como una víctima de la irreligión e impenitencia.