Bando del Gobernador Civil de 19 de julio de 1936, Sevilla

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



¡Sevillanos!: El Ejercito español, fiel depositario de las virtudes de la raza, ha triunfado rotundamente.´Mas la victoria no ha de detener la labor depuradora que el pais necesita, y por ello el general Queipo de Llano dicta lo siguiente:

Primero. Toda persona que posea armas ha de entregarlas inmediatamenteen la Jefatura de la División, en las Comandancias de la Guardia Civil, puestos de dicho Instituto o cuartel de la Alameda. Se hace la advertencia formal de que el que sea portador de un arma sin permiso de la autoridad militar, podrá ser fusilado si infundiera sospecha de utilizarla en agresiones.

Segundo. Para poder distinguir a las personas de orden y amantes de la verdadera justicia, todos los que por tal se tengan deben presentarse al Gobierno civil o Jefatura de la División a ofrecer el concurso que su conciencia le dicte.

Tercero. Para facilitar la labor del Ejército se previene a todo el vecindario levante las persianas de los balcones a fin de no dar sospecha a que de tal forma puedan encubrirse los agresores, advirtiéndosele que, de no observarse esta indicación, pueden sufrirse consecuencias desagradables.

Declarado el estado de guerra en el territorio de esta División quedan en suspenso los permisos de verano concedidos a los señores jefes y oficiales, suboficiales y tropa, los que se incorporarán a sus destinos en el plazo más breve y por el medio de locomoción más rápido, exigiéndose responsabilidad a los que no lo efectúen. ¡Sevillanos! ¡Viva España republicana! Noticias particulares aseguran que el general Mola ha entrado en Madrid, de donde había desaparecido el Gobierno. ¡Sevillanos honrados! A cuantos habéis cooperado en estos días, un abrazo.¡Españoles! Volvamos a serlo con toda dignidad. ¡Viva España!

Pedro Parias González Gobernador civil