Bando que ordena recoger las armas (15 de octubre de 1811)

From Wikisource
Jump to navigation Jump to search

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.


1º. La importancia de armarnos sólo puede meditarse por la necesidad de defendernos; hemos jurado mantener este dominio a la religión, a nuestro soberano y a nosotros mismos; cuanto se debe a tan sagrados objetos, obliga nuestra diligencia por lograr del modo dable las armas de chispas y blancas, que destinadas antes a usos particulares, deben hoy consagrarse a la seguridad general.

Sabe esta Autoridad que es uno el voto del reino en orden a su defensa y cuando la más gloriosa emulación por alistarse bajo tan dignas banderas le aseguran este decidido concepto, no vacila en interesar a todos para que presentando las que posean, pueda realizarse un estado del efectivo armamento, clasificarlo para preparar las miniciones [sic] y descansar sobre dato seguro en un artículo tan interesante.

Espera por consiguiente:

Lo 1º, que cada habitante de esta capital dará razón a los comisionados don Tomás Vicuña, don Pedro Prado, don Luis Mata y don Joaquín Trucios;

Lo 2º, que el que voluntariamente quiera depositarlas en la Sala de Armas, podrá hacerlo bajo el recibo de los comisionados, cuya conservación y restitución garante desde ahora esta autoridad, o su valor de contado, si quiere recibirlo;

Lo 3º, que se compran del mismo modo, y a justa tasación todos los fusiles, carabinas, escopetas, pistolas, sables, espadas, empuñadas o en hoja de servicio, o descompuestas que se presenten a dichos señores comisionados, sin que por la adquisición de los primeros, pistolas y espadas de munición que llevan la presunción de ser del Rey, sean reconvenidos los vendedores;

Lo 4º, que del mismo modo se comprarán las piedras de chispas de fusil y las piezas sueltas de esta arma, que se presentaren;

Lo 5º, que se concrete desde ahora un escudo al brazo con el, lema: "Con su valor y espada, salvó la patria amada", al que se presentare armado a su costa en cualquier cuerpo militar;

Lo 6º, que el que promoviere, adelantare o perfeccionase la fábrica de armas y con especialidad la de fusiles, será titulado de palabra o por escrito con el tratamiento de Distinguido Patriota, se le considerará muy particularmente el servicio y será acreedor sobre el eterno reconocimiento de la patria, a los empleos, honras y distinciones proporcionadas a su capacidad y carrera, que le asegura a nombre de la misma este poder.

En Santiago de Chile a 15 de octubre de 1811.

Juan Mackenna.- Martín Calvo Encalada.- Juan Miguel Benavente.- Doctor José Gaspar Marín.- Vial, Secretario.