Biblia Wikisource/Tanaj/Nevi'im/Yiremiá

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Véase también: Jeremías

CAPITULO 1[editar]

1. Palabras de Yirmeyahu, hijo de Jilkiyahu, de los sacerdotes que estaban en Anatot, en tierra de Binyamin.

2. Que fue palabra de הוהי a el, en los dias de Yeshiyahu, hijo de Amon rey de Yeudah, en el año decitercero de su reinado.

3. Y fue en los dias de Yejoyaqim, hijo de Yeshiyahu rey de Yehudah, hasta el cumplimiento del undecimo año de Zidqiyahu, hijo de Yeshiyahu, rey de Yehudah; hasta el cautiverio de Israel, en el mes quinto.

4. Y fue palabra de הוהי a el diciendo:

5. Antes que yo te formase en el vientre te conoci, y antes que salieras del utero te aparte; nabi a los goyim te puse.

6. Entonces dije: ah! Adonai הוהי, he aqui no se hablar porque soy un muchacho.

7. Entonces הוהי me dijo: no digas: soy un muchacho; porque adonde yo te envie iras; y todo lo que yo te mande hablaras.

8. No temas delante de ellos porque yo estoy contigo para librarte -dice הוהי.

9. Entonces הוהי envio su mano, y toco mi boca. Entonces הוהי me dijo: he aqui he puesto mi palabra en tu boca.

10. Mira yo te puesto este dia sobre los goyim y sobre los reinos; para arrancar, para derribar, para destruir, para asolar, para edificar y para plantar.

11. Y fue palabra de הוהי a mi diciendo: que ves tu Yirmeyahu?. Entonces conteste: veo una vara de almendro.

12. Y הוהי me dijo: haz visto bien; porque yo vigilo sobre mi palabra para hacer que se cumpla.

13. Entonces fue palabra de הוהי a mi por segunda vez diciendo: que ves tu?. Entonces respondi: veo una olla encendida y su superficie frente al norte.

14. Entonces הוהי me dijo: del norte se abre el mal sobre todos los habitantes de la tierra.

15. Porque he aqui yo llamo a todas las familias de los reinos del norte -dice הוהי- y vendran, y pondra cada uno su silla a la entrada de las puertas de Yerushalaim, y sobre todos sus muros alrededor, y sobre todas las ciudades de Yehudah.

16. Y les hable mis juicios sobre toda su maldad; porque me abandonaron, y ofrecieron incienso a elohim extraños, y adoraron a la obra de sus manos.

17. Pero tu, ciñe tu cintura, y levantate, y hablales todo lo que yo te mando; no te aterrorices delante de ellos, no sea yo quien te aterrorice delante de ellos.

18. Pero yo -he aqui- te pongo hoy por ciudad amurallada; y por columna de hierro; y por muro de bronce sobretoda la tierra, a los reyes de Yehudah, a sus principes, a sus kohanim, y al pueblo de la tierra.

19. Y pelearan contra ti, pero no podran contigo, porque yo estoy contigo -dice הוהי- para librarte.