Boletín Oficial de El Salvador/Tomo 1/Número 96

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

página 1

America Central.

Republica del Salvador.


Boletin Oficial.

EL BOLETIN—admitirá abonos á razon de 6 reales anticipados por cada 12 números en la Imprenta del Gobierno en esta Capital; y en los Departamentos en las Direcciones de Correos;—número suelto á real.



Tomo 1 Num. 96.

San Salvador, Marzo 28 de 1873.


Manifiesto[editar]

Manifiesto.
SANTIAGO GONZALEZ,
MARISCAL DE CAMPO
Y PRESIDENTE CONSTITUCIONAL
DE LA REPUBLICA,
A SUS HABITANTES.
COMPATRIOTAS!!!

 Una catástrofe pavorosa ha venido á sorprendernos en medio de la creciente prósperidad que disfrutábamos á la sombra de la paz y al impulso del trabjo.
 La rica y floreciente Capital del Salvador se ha convertido en un momento en un cuadro de ruinas por la accion incontrastable de la naturaleza.
 En medio de este caudro desgrador me encuentro en pié compliendo mis deberes de Mandatario, de Ciudadano y de Soldado: porque c[...] antes que á mi familia pertenezco a mi patria.
 En tan aciaga situacion, he procurado impedir los estragos de la desgracia comun, y manteniendo, sin desmayo, el órden [...] la mortalidad pública con los esfuerzos y la vigilancia del poder que ejerzo; el cual vela incansable por la salvacion de los grandes intereses de la sociedad.
 Resuelto á sacrificarme por atenuar, en lo posible el infortunio que pesa sobre las víctimas del cataclismo que acaba de pasar, he desplegado toda la energía de mi alma, pidiendo aliento y fortaleza al Padre de la humanidad para inspirar con el ejemplo, resignacion y entereza á tantos y tantos que padecen.

¡COMPATRIOTAS!

 Aquí me teneis decidido á sepultarme bajo los escombros de esta Ciudad querida de mi corazon, porque así me lo manda la voz del patriotismo que habla muy alto en mi conciencia.
 Habituado al peligro, jamas esquivaré arrostrarlo en bien de mis conciudadanos.
 Como Jefe de la República, tengo la imperiosa obligacion de permanecer en este centro donde se hallan los mayores elementos del Gobierno, que debe cumplir la elevada vision de reparar, en cuanto le sea dable, los desastres causados por la calamidad nacional en cuya presencia nos encontramos.

¡SALVADOREÑOS!

 Las desgracias que sobrevienen á los hombres y á los pueblos, son una dolorosa prueba de purificacion que los dignifica y engrandece cuando saben aprovechar la enseñanza providencial que contienen.
 Moralidad y trabajo, resignacion y valor es lo que necesitamos hoy mas que nunca para proseguir la marcha emprendida en el camino del progreso, que debe ser mas rápido para nosotros al influjo de las contrariedades que soportamos, porque estas aumentan la actividad y redoblan la energía de los pueblos honrados y viriles
 Confiando en estos y en la proteccion de la Providencia, yo espero para mi patria un venturoso porvenir asi como ella debe esperar que llene lealmente su consigna el que tiene la honra y el orgullo de llamarse amigo y servidor del PUEBLO SALVADOREÑO.

SANTIAGO GONZALEZ.
San Salvado, Marzo 21 de 1873
———

Decreto del Gobierno[editar]

Decreto del Gobierno.
MINISTERIO JENERAL

 El Presidente de la República del Salvador, considerando:
 Que el terremoto ocurrido en la madrugada del diez y nueve de los corrientes ha dejado esta capital en completa ruina, quedando sepultados bajo sus escombros los valiosos intereses que existian en las casas y almacenes, asi como los archivos y demas cosas pertenecientes á las oficinas:
 Que en medio de una calamidad tan general, el gobierno se halla en el imrescindible deber de velar por la salvacion y seguridad de aquellos:
 Que el voto unánime de las autoridades locales de esta capital así como el de las poblaciones circunvecinas es que aquella permanezca en el mismo lugar, con el Gobierno y demas autoridades, ofreciendo las referidas poblaciones toda clase de auxilios para la permanencia:
 Que la opinion general reclama del Gobierno en tan tristes circunstancias toda clase de garantías para personas é intereses que hayan podido escapar de la catástrofe y que en lo sucesivo se salvaren:
 Que una traslacion improvisada sería orígen de mas dificultades y desgracias, asi por el celo y vijilancia que reclama esta poblacion como por los sérios inconvenientes que trae consigo la eleccion de lugar que deberia declararse por capital de la República:

DECRETA:

 Artículo 1º—La ciudad de San Salvador seguirá siendo la capital de la República, y el Gobierno con las autoridades y corporaciones de todos los órdenes permaneceran en ella cumpliendo los deberes que exije la administracion pública.
 Artículo 2º—Se reedificará cuanto antes esta capital en la forma y condiciones que oportunamente se diran, despues de estudiar cuanto sea conveniente para que la nueva poblacion quede á cubierto de toda catástrofe.
 Dado en San Salvador, á veintiuno de Marzo de 1873.

S. GONZALEZ.
José Larreynaga.—Fabio Castillo.
Manuel Cáceres.
———

Acuerdos[editar]

Acuerdos.
MINISTERIO DE GOBERNACION.

 San Salvador, Marzo 26 de 1873.

 Siendo de estricta justicia que gocen de igual sueldo los empleados de igual categoría, estando elevado é cien pesos mensuales en el presupuesto no promulgado, el que devengan los Señores Jefes de Seccion y exigiendo este aumento las circunstancias excepcionales de la Capital, el Supremo Gobierno Acuerda: elevar á cien pesos mensuales la dotacion de los Jefes de Seccion que hasta aquí han tenido ochenta.

 Rubricado por el Señor Presidente.

El Ministro de Gobernación;
Larreynaga.
———

 San Salvador, Marzo 27 de 1873

 Considerando: que por haber sido nombrado Secretario de Estado en el Departamento de Relaciones Exteriores el Sr. Lic. D. Fabio Castillo ha quedado vacante la cartera de Instruccion pública que se hallaba á su cargo y atendiendo al patriotismo, ilustracion y demas cualidades que concurren en el Señor Doctor Don Darío Gonzalez, el Supremo Gobierno ACUERDA: conferir al referido Sr. Dr. el empleo de Secretario de Estado en el despacho de Instruccion pública.

 Rubricado por el Ciudadano Presidente.

El Ministro de lo Interior
del Supremo Gobierno;
LARREYNAGA.
———

 San Salvador, Marzo 27 de 1873.

 Considerando: que la Secretaría de Estado en el Departamento de Relaciones Exteriores ha quedado vacante con la muerte del Sr. Dr. D. Gregorio Arbizú, y que en el Sr. Licenciado D. Fabio Castillo concurren la ilustracion y patriotismo que requiere su desempeño, el Supremo Gobierno ACUERDA: nombrar Secretario de Estado en los Departamentos de Relaciones Exteriores, Justicia y Negocios Eclesiásticos al referido Señor Castillo.

 Rubricado por el Ciudadano Presidente.

El Ministro de Gobernación;
LARREYNAGA.
———

Decreto[editar]

Decreto.
MINISTERIO DE HACIENDA Y GUERRA,
SANTIAGO GONZALEZ
MARISCAL DE CAMPO Y PRESIDENTE DE
LA REPUBLICA DEL SALVADOR
Considerando:

 Que es una necesidad inmediata reconstruir la Capital arruinada por el terremoto del dia 19 del corriente: que es un deber del Gobierno facilitar á los habitantes en cuanto sea posible los medios de reedificar sus casas en el menor tiempo i con los menores gastos: que uno de estos es la exencion de los puequeños derechos e impuestos que hoy se cobran por la importacion de algunos materiales, con la que en nada se afectan los intereses generales.

Decreta:

 Artículo 1.º—Quedan exentos de todos los derechos de importacion i de todos los impuestos aun municipales, durante dos años, los materiales de construccion que se importen por el puerto de La-Libertad para reedificar la Ciudad de San Salvador, sean maderas, clavos, herajes, láminas de hierro, de zinc ó cualesquiera otros; así como las casas completas de madera o de hierro ó de otra materia.

 Art. 2.º—Los empleados de la Aduana de La-Libertad tomaran nota en un libro especial de los materiales de construccion que se importen en virtud de este decreto con espresion de las personas que los introduzcan, dando cuenta inmediatamente al Ministerio de Hacienda.

 Art. 3.º—De esta disposicion se dará cuenta á la Representacion Nacional en su próxima reunion.

 Dado en San Salvador, á 27 de Marzo de 1873.

 Santiago Gonzalez.

El Secretario de Estado en el
Despacho de Hacienda y Guerra;
J. J. Samayoa.
———

Acuerdo[editar]

Acuerdo.

 Por acuerdo de 26 del corriente se admitió al Señor Don Tácito Molina la renuncia que hizo del empleo de Administrador general del ramo de pólvora, nombrando en subrogacion al Señor Don Manuel Mendez.

———

Decreto[editar]

Decreto.
MINISTERIO DE INSTRUCCION PUBLICA.

 El Presidente de la República del Salvador,

CONSIDERANDO:

 Que hallándose arruinado el edificio de la Universidad á consecuencia del terremoto del diez y nueve del corriente, no pueden continuar los trabajos universitarios;

 Que establecida como está en la Constitucion la libertad de enseñanza, la suspension de las clases no puede perjudicar á la juventud estudiosa con tal que llene el programa de estudios;

 Y en atencion á lo estraordinario de las actuales circunstancias,

DECRETA:

 Art. 1º—La Universidad queda cerrada y en consecuencia cesaran todos los sueldos de catedráticos y empleados hasta que las circunstancias permitan la reapertura.

 Art. 2º—Se reconoceran como válidos los estudios hechos bajo la direccion de cualquier académico en cualquier punto de la República mientras dure la suspension de las aulas.

 Art. 3º—Al fin del año escolar se reorganizaran el Consejo de Instruccion pública y las Juntas de Gobierno de las respectivas facultades para practicar los exámenes anuales

 Dado en San Salvador, á veintiseis de Marzo de mil ochocientos setenta y tres.

 S. Gonzalez.

El Secretario de Estado en el Depar-
tamento de Instruccion pública.
Fabio Castillo.
———

Acuerdo[editar]

Acuerdo.

San Salvador, Marzo 26 de 1873.

 Estando ya en esta Capital el Señor General Licenciado Don Juan José Samayoa, el Supremo Gobierno con esta fecha se sirvió acordar: que el mencionado Señor General se encargue del Despacho de Hacienda y Guerra, que por ausencia de el, se habia encomendado al Ministro de Instruccion pública.

 Rubricado por el Señor Presidente.

El Secretario de Estado en el Departamento de Instruccion pública.

Castillo.
———

Crónica local[editar]

Crónica Local.
Trabajos públicos.

 Los de la Capital se ejecutan con una actividad nunca vista. Hasta ahora está reparado en su totalidad el techo del Palacio Nacional, y el del Teatro. La cañería está compuesta hasta el barrio del Calvario. Se está construyendo una Ermita en el átrio de Catedral muy decente para proveer al servicio divino. En el Colegio militar se estan arreglando dos grandes salones y en el interior del Palacio se estan formando dos grandes ranchos para establecer los cuarteles números 1º y 2º con todos sus pertrechos; y en el cuartel de San Francisco hay algunos ranchos para alojar la tropa y guardar los elementos de guerra. Las líneas telegráficas estan refaccionadas faltando únicamente una bateria para la estacion de Cojutepeque. Pronto tendremos el agua en las calles de la Capital y las comodidades se irán proporcionando á los empleados y vecinos de la mejor manera posible.

———

Exposicion[editar]

Exposicion.
EL COMERCIO DE SAN SALVADOR
AL SR. MARISCAL DE CAMPO
DON SANTIAGO GONZALEZ
PRESIDENTE DE LA REPUBLICA.

 Os debemos una sincera esprecion de gratitud que deseamos acepteis con benevolencia en estos momentos de conflicto i de infortunio comun.

 Ella nace espontánea de nuestro corazon, i lleva el sello de la independencia que distingue á la parte activa i propietaria, consagrada sin descanso á ensanchar la prosperidad que producen las artes de la paz.

 Vuestra heróica i patriótica conducta ha sido la mayor garantía de esta poblacion desgraciada; ha sido el escudo invulnerable del órden i la moralidad que tanto necesitan los hombres que representan el trabajo i el movimiento vital de la Nacion.

 Hoi mas que nunca mereceis nuestra confianza i reconocimiento, como una prenda justamente adquirida con honradez escepcional en la prueba terrible del inmenso desastre que estamos deplorando, con la serenidad que nos inspira vuestro ejemplo.

 En presencia del espectáculo aterrador con que la Providencia ha querido recordarnos su poder Omnipotente i la debilidad humana, nosotros os hemos contemplado como al primer ciudadano de la República i como al héroe imperturable que ve de frente la muerte i se afan denodado por salvar la vida de sus hermanos i los elementos que la sustentan.

 Abnegado guardian de los grandes intereses del Salvador i Representante digno del pueblo que os ha confiado sus destinos, Vos mereceis lo que ahora os dice con su sentido positivo i bajo la fe de su honra:—

 El Comercio de esta arruinada poblacion, que jamas olvidará el nombre del generoso honrado

 MARISCAL DE CAMPO D. SANTIAGO GONZALEZ.

 San Salvador, Marzo 26 de 1872.  Carazo i Duke.—Miguel Yúdice i Cº.—C. Menendez.—L. Duke.—Gustavo Lozano.—M. Córdoba.—Ciriaco Gonzalez.—Por poder Kerferd i Keogh, John Moffat.—John Moffat.—Bustamante i Merlos.—Guillermo M. Blair.—Mauricio Mayer.—Por poder J. Laferriére, J. LeBert.—Por poder Blanco i Trigueros, E. Aguilar.—E. Bernstein.—Guillermo S. R. Taylor.—J. Shaingburgh.—Casimira Moran.—Mariano Bustamante, i Cº.—Pilar Lagos.—F. Mendoza.—Emeterio Ruano.—J. Estéban Mena.—Cárlos Aguilar.—José Rosales.—F. Prado.—J. J. Cañas.—L. de Camboulas i Amori.—Augusto Bounieau.—Leonidas Orozco.—Simon Stein.—E. Aguilar.—Sifontes i Kreitz.

———

Al Público[editar]

AL PUBLICO.

 Se hallan establecidas ya dos boticas en las que se despacha á todas horas del dia i de la noche La de los Señores

ALAR[...] NIEBECKER

en la glorieta frente al Hotel del Parque i [...] del Doctor Don

David [...]. Guzman

 en la plaza de Santa Lucia.


 El trastorno de la Imprenta Nacional i su dificil reorganizacion para publicar, en su forma, una hoja de extensas dimensiones como "El Boletin Oficial", nos obliga á dar á luz, por via de suplemento, este extraordinario que apenas contiene los acuerdos emitidos por el Ejecutivo Supremo en estos críticos momentos.

 La Redaccion se ocupa en escribir una reseña sobre la ruina, i para que sea propia de tan delicado apunto i exacta en sus detalles, recoje aun algunos datos que le faltan, i que son de todo punto indispensables.—En el próximo número llenará su cometido.


IMPRENTA NACIONAL.