Cada uno a su oficio

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar

Cada uno a su oficio
de José Martí



Fábula nueva del filósofo norteamericano Emerson


La montaña y la ardilla
Tuvieron su querella:
-«¡Váyase usted allá, presumidilla!»
Dijo con furia aquélla;
A lo que respondió la astuta ardilla:
-«Sí que es muy grande usted, muy grande y bella;
Mas de todas las cosas y estaciones
Hay que poner en junto las porciones,
Para formar, señora vocinglera,
Un año y una esfera.
Yo no sé que me ponga nadie tilde
Por ocupar un puesto tan humilde.
Si no soy yo tamaña
Como usted, mi señora la montaña,
Usted no es tan pequeña
Como yo, ni a gimnástica me enseña.
Yo negar no imagino
Que es para las ardillas buen camino
Su magnífica falda:
Difieren los talentos a las veces:
Ni yo llevo los bosques a la espalda,
Ni usted puede, señora, cascar nueces.»



La edad de oro de José Martí

A los niños que lean «La Edad de Oro» - Tres héroes - Dos milagros - Meñique - Cada uno a su oficio
La Ilíada, de Homero - Un juego nuevo y otros viejos - Bebé y el señor don Pomposo - La última página
La historia del hombre, contada por sus casas - Los dos príncipes - Nené traviesa - La perla de la mora
Las ruinas indias - Músicos, poetas y pintores - La exposición de París - El camarón encantado
El Padre las Casas - Los zapaticos de rosa - La muñeca negra - Cuentos de elefantes
Un paseo por la tierra de los anamitas - Historia de la cuchara y el tenedor -
Los dos ruiseñores - La galería de las máquinas -

Páginas dedicadas a Cada uno a su oficio

Análisis en línea del texto de Cada uno a su oficio por la Fundación Cultural Enrique Loynaz