Canto Hebreo

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda



Spiritus autem Domini recessit a
Saul et exagitabat eum spiritus
nequam, a Domino.

                   I 
                  SAÚL
 
 ¿Quién me ha de llamar rey? Librad mi pecho  
 Del peso de la bélica armadura  
 Que me oprime esta vez; volvedme al lecho  
 O dejadme morder la tierra impura.  
   
 Registrad con cuidado mi loriga,  
 Una sierpe infernal allí se aferra:  
 Me picó el corazón furia enemiga  
 Y me falta el valor para la guerra.  
   
 ¿Dónde estoy? ¡Ved las tiendas orgullosas  
 Del filisteo vil...! En sus furores  
 Me persigue con lanzas ominosas...  
 ¿Y me quitáis las armas? Sois traidores.  
   
 Ved a Goliad de Geth con su coraza:  
 Ya contempla el bastardo mi rüina;  
 Álzase como un monte que amenaza,  
 Como monte de hierro que camina.   
   
 Sonrisa amarga, de mi oprobio llena,  
 En sus labios brilló. ¡Ven, inhumano!  
 Ocultad mi baldón, callad mi pena  
 Los que me llamáis rey, siendo un gusano.  
   
 Escuchad, escuchad su voz maldita:  
 «Los cuervos multiplican su graznido  
 »Y aguzaron sus picos, israelita;  
 »Tienen hambre y tus carnes me han pedido.  
   
 »Cuando alumbre el combate el sol naciente,  
 »Día para vosotros de desvelos,  
 »El tigre beberá sangre caliente  
 »Y comerán del buitre los polluelos.»  
   
 ¡Oh voz cruel...! ¿Por qué en su demasía  
 Armas quiere fraguar el hombre ciego,  
 Si hay palabras de muerte y agonía  
 Que saltan de la boca y matan luego?  
   
 Se disipó cual humo su figura,  
 Su enorme escudo y ponderosa lanza;  
 Tres veces me maldijo en su locura  
 Y rechinó en los dientes su venganza.  
   
 ¿Quién me ha de llamar rey? Llamad hermoso  
 Al féretro también, delicia al llanto,  
 Al lento agonizar dulce reposo  
 Y región del placer la del quebranto.   
   
 Llamad a los cuidados que devoran  
 Mi triste corazón, grato embeleso:  
 ¡Insensatos! ¿Lo veis? Mis ojos lloran:  
 Libradme de una vez del duro peso.  
   
 ¡Ah! ¿Qué mano me hirió? Dardo terreno  
 Deja un seno de sangre cuando hiere,  
 Pica el áspid y vierte su veneno:  
 Nadie dañó a Saúl, y Saúl muere.  
   
 El ángel de recuerdos deliciosos  
 No halaga mi memoria cual solía:  
 Huyó como mis sueños amorosos  
 Y solo me dejó en la tumba fría.  
   
 Me atormenta Belial; su cetro impío  
 Tocó mi frente impura y me avasalla;  
 Él su trono perdió y abrasa el mío...  
 ¿Dónde estará mi Dios? ¡Ah! Mi Dios calla.  
   
 ¡Si la maga de Endor pudiera un tanto  
 Aliviar este afán! ¡Habrá quien vea  
 El origen cruel de mi quebranto  
 Entre los adivinos de Caldea!  
   
 ¡Abner! ¡tú también gimes! ¡te arrodillas  
 Implorando el perdón del alto cielo...!  
 ¿Quién es el que ha besado mis mejillas?  
 ¿Es el ángel feliz de mi consuelo?  


  
                JONATÁS
 
      Es un hijo que os adora,  
      Compartir quiere el dolor;  
      Es un fruto del amor,  
      Que si lloráis, también llora.  
   
      No juzguéis recto camino  
      Que a Dios agradable sea,  
      Consultar al de Caldea  
      Por mago, por adivino.  
   
      Hay un joven betlemita  
      Que con melodioso canto  
      Dará fin a vuestro llanto  
      Si el espíritu os agita.  
   
      Con himnos puros de Edén,  
      Del arpa dorada al son,  
      Hüirá la maldición  
      Que arrugara vuestra sien.  
   
      Porque aquel lucero mismo  
      De la aurora rutilante,  
      De su silla de diamante  
      Arrojado al hondo abismo  
   
      Detesta el sagrado tono  
      De la célica armonía  
      Que él también cantó algún día  
      Antes de perder su trono.   
   
      Llamad, jefes de Judá,  
      Al hijo fiel de Isaí:  
      Su cítara suene aquí  
      Con las glorias de Jehová.  


   
                   II 
 ¡Vírgenes de Salem! pintadas flores  
 Adornen el Thaled... ¿oís el coro?  
 «Huyó Belial: el cántico de amores  
 »Ha dado al rey Saúl un sueño de oro.  
   
 »El arco de Saúl lanza la muerte,  
 »Silban sus dardos y retiembla el suelo;  
 »El dolor asaltaba al hombre fuerte  
 »Y el arpa de David bajó del Cielo.»