Canto del inconstante

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Canto del inconstante
de Jacinto de Salas y Quiroga



La Diosa de Chipre,
si oyó el juramento,
lo escribe en el viento,
lo graba en el mar.
MARTÍNEZ DE LA ROSA.
 Hermosa ninfa del Manzanares,   
 dame un suspiro que soy poeta;   
 ¡tú te sonríes! -Pobre coqueta,   
 ¡si padecieses cual yo pesares!   
 Jamás he amado, 
 nunca amaré;   
 contra el dios niño harto he luchado   
 y lucharé.   

 Laura, soy feo pero sensible,   
 mis ojos, bella, también se inflaman;  
 entre los miles que tiernos te aman   
 que otro te quiera cual yo... imposible.   
 Mas... nunca he amado,   
 nunca amaré;   
 contra el dios niño harto he luchado 
 y lucharé.   

 Tú me haces burla porque no quieres:   
 ¡Ay orgullosa! Si amas acaso   
 sabe la suerte si te harán caso;   
 serás entonces... cual las mujeres.
 Jamás he amado,   
 nunca amaré;   
 contra el dios niño harto he luchado,   
 y lucharé.   

 Yo siempre he sido muy inconstante,
 tanto, si cabe, cual la mujer;   
 mas porque nunca supe querer,   
 y si he querido fue un solo instante.   
 No, nunca he amado,   
 nunca amaré; 
 contra el dios niño harto he luchado,   
 y lucharé.   
 
 Todas me dicen que no me quieren   
 porque soy franco (¡qué gran defecto!);   
 por los que mienten ellas se mueren, 
 y a mí no me aman porque soy recto.   
 Mas... nunca he amado,   
 nunca amaré;   
 contra el Dios niño harto he luchado,   
 y lucharé.

 Laura, si sigues con tus desdenes   
 ya no te quiero, ¿qué falta me hace?   
 Pero... habrá pronto, quien me remplace,   
 y quien me venga a dar parabienes.   
 Yo nunca he amado, 
 nunca amaré;   
 contra el Dios niño harto he luchado,   
 y lucharé.