Carta a James P. Cannon

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Carta a James P. Cannon


12 de septiembre de 1939

Querido Jim:[1]

Estoy escribiendo un estudio sobre el carácter social de la URSS en relación con la cuestión de la guerra. El escrito, con su traducción, me llevará al menos otra semana. Las ideas fundamentales son las siguientes:

1. Nuestra definición de la URSS puede ser acertada o falsa, pero no veo ninguna razón para hacer depender esta definición del pacto germano-soviético.

2. El carácter social de la URSS no está determinado por au amistad con la democracia o el fascismo. Aquel que adopte semejante punto de vista se convierte en prisionero de la concepción estalinista de la época del Frente Popular.

3. Aquel que diga que la URSS no es ya un Estado obrero degenerado, sino una formación social nueva, debe decir claramente qué es lo que añade a nuestras conclusiones políticas.

4. La cuestión de la URSS no puede aislarse, como caso aparte, del proceso histórico de nuestro tiempo en su conjunto. O bien el Estado de Stalin es una formación transitoria, la deformación de un Estado obrero en un país atrasado y aislado, o biene el "colectivismo burocrático" (Bruno R., La Bureaucratisation du Monde, París, 1939)[2] es una formación social nueva que está reemplazando al capitalismo en todo el mundo (stalinismo, fascismo, New Deal, etc.). Los experimentos termonológicos (Estado obrero o no Estado obrero; clase o no clase, etc.) sólo adquieren un sentido desde esta perspectiva histórica. Aquel que elige la segunda alternativa admiote, abierta o calladamente, que están agotadas todas las potencialidades revolucionarias del proletariado mundial, que el movimiento socialista está en bancarrota, y que el viejo capitalismo está transformandose en "colectivismo burocrático" con una nueva clase explotadora.

La enorme importancia de semejante conclusión es evidente por sí misma. Concierne a todo el destino del proletariado mundial y de la humanidad. ¿Tenemos nosotros el menor derecho a adentrarnos, por experimentos puramente terminológicos, en una concepción histórica nueva, que se encuentra en absoluta contradicción con nuestro programa, nuestra estrategia y nuestra táctica? Un salto tan aventurado sería doblemente criminal ahora, en vista de la guerra mundial, cuando la perspectiva de la revolución socialista se convierte en una realidad inminente y cuando el asunto de la URSS va a mostrarse a todos como un episodio transitorio en el proceso de la revolución socialista mundial.

Escribo estas líneas apresuradamente, lo cual explica su insuficiencia; pero espero enviarte más acabadas mis tesis en una semana.

Un saludo de camaradería.

V. T. O. (León Trotsky)

Notas:

  1. James P. Cannon, fundador del trotskismo en los Estados Unidos y entonces secretario general del Socialist Workers Party.
  2. Bruno Rizzi. La bureaucratisation du monde. París: Presses modernes, 1939.