Carta de Miguel Grau al ministro Barreda explicando la forma cómo fue detenido

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.


<< Autor: Miguel Grau Seminario


Comandancia de la corbeta de guerra “Unión”

Al ancla, Plymouth 23 de enero de 1865

Señor Enviado Extraordinario y Ministro

Plenipotenciario de la República en Londres.

Señor Ministro:

En conformidad con la orden de V. E., zarpé del puerto de Greenhithe el día 13 del presente en dirección al de Plymouth, a donde llegue el 17. El mismo día mandé al Teniente Prado a poner en conocimiento del señor Almirante Jefe del Apostadero, el arribo de la corbeta y al mismo tiempo a excusarme de la salva a la plaza por hallarse el buque maltratado por el temporal sufrido en el viaje. Al día siguiente fui yo mismo con el objeto de saludar a dicho Jefe en persona. Al salir de su casa, en dirección a mi bote, y a unos veinte pasos de dicha casa, fui detenido por el Superintendente Brandon, Constabulary del Consulado de Kent, y otro agente de Plymouth, que me presentaron un libramiento de prisión firmado por Mr. Fleet, Juez de Paz de Dartford, y solicitado por Mr. Prisje y Mr. Crapes, por infracción a una ley inglesa de enganche de tripulación. Hice algunas observaciones, pero, inútilmente, y ni aún se quiso admitir la palabra de honor que ofrecí de presentarme preso al sitio en que quisieran citarme, con el objeto de evitar que se ultrajara mi uniforme, prendiéndome como un criminal; finalmente tuve que contentarme con protestar de la ofensa que se hacía a mi país en mi persona.

Fui conducido al Guildhall de Plymouth en donde pasó la noche escoltado por dos agentes de policía. Al día siguiente salí de allí a las 8 y 30 a.m., en dirección a Londres, y después a Dartford, en donde me hicieron alojar en una posada, Bull, siempre custodiado por dos esbirros. Al próximo día a la 1 p.m., fui llevado al Juzgado de Dartford en donde estaban reunidos magistrados, testigos y acusadores.

Excuso decir a V. S. los debates que dicha cuestión originó; yo por mi parte sólo tuve que contestar a la sencilla pregunta de si era el Comandante de la “Unión”. Después de esto fui puesto en libertad.

Todo lo que tengo el honor de poner en conocimiento de V. S.

Dios guarde a V. S.

Miguel Grau