Carta de Ramón Castilla a San Martín

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



Carta del Presidente del Perú, Gran Mariscal don Ramón Castilla al Generalísimo de las armas peruanas, don José de San Martín


Lima, noviembre 13 de 1848


Señor General D. José de San Martín, Generalísimo de las armas peruanas.


Muy querido General y distinguido amigo:

Verdadera satisfacción he recibido con la lectura de la carta del 11 de septiembre con que ha querido U. favorecerme.

Muy franca, leal y digna del desprendimiento de U. encuentro la relación que me hace de su vida pública, y muy particularmente en lo referente a los importantes servicios que prestó a la independencia americana de que antes tenía el gusto de estar al corriente. Los que acometen una empresa, por lo general, cosechan solamente las privaciones y riesgos que hay que correr para darle cima, pero U. ha sido feliz, porque mirando con ojos filosóficos los sucesos que se han desarrollado en la América desde que dejó las playas del Perú, goza ahora de la satisfacción que da una conciencia tranquila y un procedimiento noble y desprendido, por el que tiene la gratitud de la mayoría de los Estados Sur americanos.

Con gusto vería la elección que hiciera U. del Perú para pasar en él de un modo tranquilo, y en medio de verdaderos amigos, el último tercio de su vida, si se resolviese a dejar la Europa, teatro de escándalos y desorden.

Todas las liquidaciones de las oficinas de Hacienda hechas de la asignación que tiene U. señalada en el Tesoro Peruano han sido mandadas reconocer en el acto como deuda nacional, y si alguna hubiese pendiente, dispondré se haga lo mismo, para cumplir los deseos que sobre esto me manifiesta.

Desde que mando el país ha recibido el apoderado de U. cada mes, de mano del habilitado de la Inspección General, su haber que no dudo habrá remitido a U.

A fin de evitar a U. la especie de mortificación que la ha causado no poderme escribir de su puño, me valgo ahora de otra mano y le ruego que no deje de dirigirme sus cartas con frecuencia, porque esto lo mirará como un servicio distinguido su muy decidido amigo y servidor.


Ramón Castilla



Carta reproducida en Revista Peruana (Lima, 1879), y por Revista Nacional (Buenos Aires, 1908).