Catecismo político cristiano dispuesto para la instrucción de la Juventud de los Pueblos libres de la América Meridional

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda



La instruccion de la juventud es una de las bases mas esenciales de la sociedad humana, sin ella los Pueblos son barbaros y esclavos, y cargan eternamente el duro yugo de la servidumbre y de las preocupaciones; pero a medida que los hombres se esclarecen conocen sus derechos y los del orden social, detestan la esclavitud, la tiranía y el despotismo, aspiran a la noble livertad e independencia, y al fin lo consiguen con medidas savias y prudentes que hazen ilusorios los esfuerzos y las amenazas del interes y del egoismo de los usurpadores de la primitiva y divina autoridad de los Pueblos: He aquí lector benébolo, el objeto de este pequeño catecismo que reduciré a preguntas y respuestas, claras, sencillas y precisas perceptibles y de fácil inteligencia para los niños de todas edades y condiciones: Si la juventud se instruye en principios evidentes por sí mismos, que tanto interesan a su felicidad presente y a la de toda su posteridad: esta será la gloriosa recompensa que yo exija de este pequeño travajo. Vale.

Pregunta.-¿Cuántas especies hai de goviernos, quales son, y en qué consisten?

Respuesta.-El primero y principal de todos es el que tiene el supremo autor de la naturaleza sobre esta gran maquina del Universo que ha salido de su mano omnipotente: él la dirije y la mantiene en este concierto admirable que espanta al filósofo: él cuida de los negocios humanos: el forma, eleva, abate, o destruye los grandes imperios con solo un acto de su voluntad soberana, concurriendo a todo esto como causa primera y universal, y dejando obrar a las causas segundas que son las inmediatas de todos los sucesos humanos.

Entre las miserables mortales hai tres especies de goviernos principales, a los cuales se pueden reducir todos los demas. El Monárquico, que es el govierno de un solo hombre de la misma estraccion y origen que los demas, de la misma forma, de la misma figura, esencia y substancia, sujeto a las mismas miserias y debilidades, el qual se llama Rei, Emperador o Cesar: este govierno se llama moderado, y el que lo obtiene deve proceder y obrar con arreglo a las leyes y a la constitucion del estado; pero no siempre es este el caso.

El despotico, que es el oprobio y la berguenza de la humanidad oprimida y envilecida, es el govierno de un solo hombre que manda sin otra regla que su voluntad y capricho, y que no tiene freno que lo contenga en sus excesos y estravíos.

El Republicano, que es el govierno de un cuerpo, colegio, cenado o congreso, cuyos individuos sirven a cierto tiempo, elegidos por los Pueblos. El govierno Republicano es de dos maneras: o Aristocrático, en que solo mandan los nobles y optimatos, o Democrático, en que manda todo el Pueblo por sí, por medio de sus Representantes o Diputados, como es preciso que suceda en los grandes estados.

Hai otros goviernos que se llaman mixtos, son los que participan de la Monarquía, Aristocracia o Democracia, cual es el de la Inglaterra, y han sido muchos.

P.-¿Cuál de estos goviernos es el mejor para que los hombres sean libres y felices?

R.-El govierno despótico es mil veces peor que la peste misma, es la ignominia; es la afrenta de los hombres, esclavos y envilecidos que lo sufren y lo permiten.

El govierno Monárquico o de un Rey que obedece a la lei y a la constitucion es un yugo menos pesado; pero que pesa demasiado sobre los miserables mortales. El sábio autor de la naturaleza, el Dios Omnipotente, Padre compasivo de todos los hombres, lo reprobó como perjudicial y ruinoso a la humanidad en el cap. 8 del lib. 1.° de los Reyes, por las fundadas y solidas razones que allí espuso su infinita sabiduría, cuya verdad nos ha hecho conocer la esperiencia de todos los siglos mui a pesar nuestro, y de todos los mortales.

El govierno republicano, el Democrático en que manda el Pueblo por medio de sus representantes o Diputados que elige, es el único que conserva la dignidad y magestad del Pueblo: es el que mas acerca, y el que menos aparta a los hombres de la primitiva igualdad en que los ha creado el Dios Omnipotente; es el ménos espuesto a los horrores de despotismo, y de la arbitrariedad; es el mas suave, el mas moderado, el mas libre, y es, por consiguiente, el mejor para hacer felices a los vivientes racionales.

P.-¿Cuáles son los inconvenientes del govierno Monárquico o de un Rey, pues deven de ser mui considerables, supuesto que lo ha reprobado el mismo Dios?

R.-El govierno Monárquico, si es electivo, tiene el peculiar inconveniente de que espone y sujeta al estado a grandes y violentas conbulsiones en la eleccion del rey, en que se trata de un grande interes duradero por vida.

Si es hereditario, como en España y en las demas monarquías de Europa, los inconvenientes son mucho mayores. El Príncipe heredero puede ser un tonto, un incapaz, un tirano, como ha sucedido tantas veces, y los Pueblos tienen que sufrir sus atrocidades a costa de la ruina del estado y de sus fortunas y vidas.

En las Monarquias el Rey es el todo, y los demas hombres son nada: son sus Esclavos, como dijo Dios mismo en el v.° 17 del lib. y cap. citados de la Sabiduría: El Rey se hace llamar el amo, y exije que se le hable de rodillas, como si los hombres fueran animales envilecidos de otra especie. El Rey impone y exije contribuciones a su arvitrio, con que arruina a los Pueblos, y disipa el tesoro público en vanas obstentaciones, y en los favoritos. Los reyes miran mas por los intereses de sus familias que por los de la nasion, y por ellas emprenden guerras ruinosas en que hazen degollar millares de los infelices mortales; los Reyes tienen en sus manos el poder, la fuerza militar y los tesoros de los Pueblos, y con ellos se hacen despotas inhumanos.

Los Reyes miran y tratan a los demas hombres, sus iguales, como una propiedad que les pertenece: dicen que su autoridad la tienen de Dios, y no de ellos, y que a nadie sino a Dios deben responder de su conducta. Pretenden que aunque sean unos tiranos, deven los hombres dejarse degollar como corderos, y sin derecho para reclamar ni para oponerse. Los Reyes forman las leyes, y con ellas autorizan estas estrabagancias y otras muchas semejantes en ruina y oprobio de los oprimidos mortales.

P.-¿Y cuáles son las ventajas del govierno Republicano?

R.-En las Republicas el Pueblo es el soberano: el Pueblo es el Rey, y todo lo que hace, lo hace en su beneficio, utilidad, y conveniencia: sus Delegados, sus Diputados o Representantes mandan a su nombre, le responden de su conducta, y tienen la autoridad por cierto tiempo. Si no cumplen bien con sus deveres, el Pueblo los depone y nombra en su lugar otros que correspondan mejor a su confianza.

P.-¿Y no hai en las monarquías algun arvitrio para contener a los Reyes en los límites de su prerrogativa, y que no abusen de la constitucion? Este es el empleo que tenian en Esparta los Ephoros; en Aragon el gran Juez o Justicia, y el privilegio de la union, o de confederarse contra el soberano; en Creta la insurreccion; en Inglaterra los Parlamentos, y en España las Cortes.

R.-Los reyes confieren todos los empleos, y dispensan las gracias: disponen del tesoro público a su arvitrio, y tienen a su disposicion los exercitos y la fuerza. Con tan irresistibles medios pueden burlarse y se han burlado siempre de todos los obstáculos que los Pueblos oprimidos han querido oponer a su despotismo. Cleomenes hizo matar a los Ephoros en Esparta, y se hizo déspota. Pedro 4° abolió el privilejio de la union en Aragon con la fuerza de sus armas, y sus sucesores estinguieron el oficio de Justicia. Los reyes de Creta aniquilaron el derecho de la insurreccion. En Inglaterra Enrique 8°, se sirvió de los mismos parlamentos abatidos y degradados, como de instrumentos de su tiranía, y Cromwell los atropelló. En España los Reyes destruyeron las Cortes, aniquilaron la antigua constitucion, y establecieron el despotismo en las las ruinas de la livertad.

Don José Amor de la Patria .