Catolicismo y catalanismo - II

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Catolicismo y catalanismo
———
II


 Continuando nuestra tarea de precisar la doctrina catalanista (que no es la catalana) en el orden religioso, con hechos y citas de textos, para que todos se penetren de su alcance y perniciosísima trascendencia y de la necesidad de oponerla un dique á fin de que no inficione toda la vida de nuestra amada Cataluña, seguiremos la enumeración de textos y hechos.

 Viene en quinto lugar el muy significativo de que al constituirse la Mancomunidad Catalana, pretendida encarnación del alma del pueblo catalán, creó, en las sesiones de Mayo de 1914, su institución fundamental para la educación de las juventudes, ó sea el Instituto de Educación general, cuya misión, según el preámbulo del Proyecto, es "acelerar la difusión de los conocimientos que han de traducirse en actos, que han de modificar las costumbres" y aplicar su actuación "á la colectividad entera, al pueblo en general, comprendiendo en él todos sus elementos, desde los gobernantes ó en cualquiera otra forma ó aspecto directores, hasta los más humildes", para "la generalización, la difusión intensa de los conocimientos que tengan trascendencia á la conducta, que hayan de traducirse en costumbres, en hábitos, en manera de obrar, de conducir y conducirse". (Folleto oficial conteniendo los proyectos de acuerdo, Barcelona Mayo de 1914, págs. 111 y 113), extendiendo su acción tanto á la educación física como á la moral y en ésta á la educación "del sentimiento, de la voluntad, de la palabra, sentido de civismo, vida de relación, etcétera" (art. III del Proyecto, pág. 118 del folleto citado), para lo cual; "Podrá valerse do todos los medios adecuados y especialmente de publicaciones de vulgarización, carteies, conferencias, congresos, subvenciones, peticiones á municipios, concesión de distinciones, formación de museos y anteproyectos de cultura para municipios pequeños, etcétera" (artículo IV).

 Pues bien, en todo el articulado dge este proyecto, que fué aprobado, se refleja la tendencia laicista; y es muy de notar que cuando ante ella y por la trascendencia social de la institución, un diputado provincial tradicionalista, D. José María Vilahur, presentó una enmienda consistente en adicionar el artículo III con las palabras "dentro del más absoluto respeto á la Religión católica que informa el espíritu tradicional de Cataluña, y siempre de conformidad con las enseñanzas de la Iglesia", la mayoría catalanista se opuso no sólo á que se votase, sino á que se presentase y discutiese tal enmienda.

 Sexto.—Los frutos de ese Instituto, como son las Bibliotecas populares, los Cuadernos de estudio y las Conferencias de vulgarización.

 La orientación de las primeras es por completo prescindente y muchas de las obras que las componen reprobables desde el punto de vista religioso; habiéndose dado también el caso de que al discutirse las bases para la organización de estas Bibliotecas en la Asamblea celebrada por la Mancomunidad en Mayo de 1915, y ante el carácter laico de las mismas (la base segunda admite las obras que contengan errores siempre que aquéllas tengan un valor relativo), presentaron los diputados provinciales D. Joaquín de Solá Morales, tradicionalista, y D. Joaquín Coromina, conservador, una enmienda para que no se admitiesen los libros condenados por la Iglesia, enmienda que no pudo pasar adelante debido á la oposición y á los trabajos de la mayoría catalanista en contra de ella.

 En cuanto á los Quaderns d'estudi, Revista especialmente dedicada a mestres i profesors, publicación mensual del "Consell d'investigació pedagógica de Barcelona sota els auspicis de la Mancomunitat de Catalunya", no sólo revelan igual orientación, sino que, como fuentes de ilustración pedagógica y de cultura y entre otras muchas cosas: exponen, alaban y recomiendan las doctrinas materialistas, ateas y horrorosas de la Eugenesia, en un artículo sobre Francisco Galtón, su fundador, presentándola como "ciencia eminentemente educadora... la ciencia que s'ocupa no solament de la conservació de la raza, sino de son desenrotllo progresiu, de sa perfecció, com a fi última de tota civilizació posible" por lo cual "retomem al vell mens sana in oorpore sano"... y afirmándose que la teoría de la evolución ha sido ya aceptada por el mundo zoológico, etc., sin presentar, en cambio, ni menos rebatir, los errores que tales doctrinas contienen (Cuaderno de Diciembre de 1913, página 25 y siguientes); ensalzan la obra Ensayos sobre Educación, por Francisco Giner de los Ríos, de carácter racionalista y panteísta (el mismo Cuaderno, páginas 76 y siguientes); aceptan el concepto materialista de la vida contenido en la Pedagogía social, de Natorp, recomendando ésta (Cuaderno de Abril de 1916, página 193 y siguientes, en especial página 200, líneas 14 á 18, y página 202, línea 7 hasta el final del artículo); afirman que "la Historia la hacen exclusivamente los hombres" (el mismo Cuaderno, páginas 231, línea 30); ensalzan la filosofía de Poincaré, cuya exposición se hace sin criticarla (Cuaderno do Mayo de 1916, páginas 274 y siguientes), afirmando que "es muy útil que esta manifestación eminente de la ideología contemporánea sea bien conocida y aimada en nuestro país" (ídem página 282); reproducen sin protesta las manifestaciones del protestante Speer acerca de Ramón Lull, afirmando que fué sin duda una ventaja que éste desconociese la técnica teológica que comportaba la educación de su tiempo, que "hauría ofegat la llibertat de la seva ment, refredat el dalit del seu esperit", y que esa disciplina teológica habría sido mejor que la escuda de sensualidad en que creció; "més aquesta li deixa la ment oberta á simpatías novas, a grans serveis, a concepcións de una frescor deliciosa", todo lo cuál "l'escolacisme migeval hauría aturat severament" (Cuaderno de Diciembre de 1916, página 211); prescinden de la hipótesis del origen divino del lenguaje, enseñando, en cambio, las materialistas y racionalistas (Cuaderno de Enero de 1917, páginas 208 y siguientes); aceptan la tesis, "recoger y desarrollar la cual puede ser una buena obra", de que "res es la metodología del pedagogs contemporanis, que no vingui de la pedagogía de Dewey. Res en la pedagogía de Dewey, que no vingui de la psicología de Dewey. Res en la psicología da Dewey que no vingui de la filosofía de Fichte", afirmándose que ella dará "un sentit históric, l’únic que pot donar als esperits per damunt la llissó de la ciencia feta, la llissó de la ciencia que's fa", terminándose con este párrafo, en cuyo alcance que por su generalidad no admite excepción alguna, y en cuya obscura intención y finalidad no queremos entrar: "Barbarie no vol dir precisament absenciat el llibre. Sense el llibre, un esperit sá pot apendre i tot, de la contemplació dels objectes, moralitats molt fines. Barbarie es imperi exclusiu d'un sol llibre. D'un sol llibre que detura á la vegada de cercar la ciencia en els altres llibres i de cercarla en la pura realitat" (Cuaderno de Febrero de 1917, páginas 94 y 95).

 Por lo que respecta á las conferencias de vulgarización, el espíritu á que nos venimos refiriendo queda patente, por ejemplo, en ciertos cursillos agrícolas, en los cuales se recomendó á los Sindicatos (como lo hizo el Sr. Valls, director de la Escola de Agricultura en algún pueblo de la diócesis de Gerona), que no fuesen confesionales.

 Séptimo.—Las manifestaciones hechas por el leader del catalanismo aplaudiendo el programa anticlerical de Canalejas y defendiendo la separación intersocial y absoluta de la Iglesia y el Estado en España, añadiendo que: "La dificultad está en que sólo unos pocos sacerdotes inteligentes comprenden sus ventajas" (interviú del Sr. Cambó con el New York Herald, publicada en La Veu de Catalunya, número 4.120, correspondiente al 24, tarde, y 25, mañana, de Octubre de 1910), y estableciendo que: "No encuentro diferencia entre el sacerdote inculto que dice que no hay que preocuparse de las cosas de la vida, sino del cielo, y aquellos revolucionarios que todo lo fían de un suceso futuro é incierto: la revolución". (Conferencia del mismo Sr. Cambó en la Casa del Pueblo de Madrid, dada el día 2 y publicada en La Veu de Catalunya el día 3 de Julio de 1916, nú­mero 6.167, edición de la mañana, y 6.168, edición de la tarde); así como la campaña realizada en las columnas del mismo diario contra el clero del Ampurdán y los Obispos de Gerona (artículo "Epíleg", publicado por el Sr. Bofill y Matas en los números 5.462 y 5.463 de La Veu de Catalunya, correspondientes al 21 de Julio de 1914).

 Octavo.—Las palabras del indicado leader en el banquete del Tibidabo (1916) contrarias á la libertad de la Iglesia en el nombramiento de Obispos, y la más reciente actuación del catalanismo, pretendiendo imponer su criterio al excelentísimo señor Obispo de Barcelona, en el uso de la lengua catalana en los actos religiosos; sin olvidar el último discurso del mismo Sr. Cambó en el que se afirma que ya no preocupa á nadie que los entierros sean civiles.

  Dalmacio IGLESIAS


Fuente[editar]