Claroscuro (Acosta)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Claroscuro (1897) de Vicente Acosta

Hay horas en que siento

cansancio de la vida, aburrimiento,

en que en el mar de sombras en que lucho

me echo a pensar que ya he vivido mucho.

Y es que llevo un vacío

en el alma, tan hondo y tan sombrío

como esta inmensidad de mi deseo

que me hace suspirar por cuanto veo.

Y me asombra, me extraña,

bajo este afán eterno hecho montaña,

que aún esté en pie luchando con porfía

sin que haya encanecido todavía.

Pues para un joven viejo

que se ve del pasado en el espejo,

que no ama y de no amar se está muriendo,

la vida no es la bulla ni el estruendo:

algo que está en todo

y no está en nada, con el mismo modo

que, invisible, está el aire por doquiera

é impalpable la luz, vaga y ligera.

No sé si parto o llego,

no sé si en sombras o si en luz me anego,

mas siento, de los años a medida,

que me voy aburriendo de la vida.