Conde Lucanor:Ejemplo 36

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Conde Lucanor - Ejemplo XXXVI


Exemplo XXXVIº - De lo que contesçió a un mercadero cuando falló su muger et su fijo durmiendo en uno[editar]

Un día fablava el conde Lucanor con Patronio, estando muy sañudo por una cosa quel’ dixieron, que tenía él que era muy grand su desonra, et díxole que quería fazer sobrello tan grand cosa et tan grand movimiento, que para siempre fincasse por fazaña.

Et cuando Patronio lo vio assí sañudo tan arrebatadamente, díxole:

-Señor conde, mucho querría que sopiéssedes lo que contesçió a un mercadero que fue un día conprar sesos.

El conde le preguntó cómo fuera aquello.

-Señor conde -dixo Patronio-, en una villa morava un grand maestro que non avía otro ofiçio nin otro mester sinon vender sesos. Et aquel mercadero de que ya vos fablé por esto que oyó, un día fue veer aquel maestro que vendía sesos et díxol’ quel’ vendiesse uno daquellos sesos. Et el maestro díxol’ que de cuál presçio lo quería, ca segund quisiesse el seso, que assí avía de dar el presçio por él. Et díxole el mercadero que quería seso de un maravedí. Et el maestro tomó el maravedí, et díxol’:

-Amigo, cuando alguno vos convidare, si non sopiéredes los manjares que oviéredes a comer, fartadvos bien del primero que vos traxieren.

El mercadero le dixo que non le avía dicho muy grand seso. Et el maestro le dixo que él non le diera presçio que deviesse dar grand seso. El mercadero le dixo quel’ diesse seso que valiesse una dobla, et diógela.

El maestro le dixo que, cuando fuesse muy sañudo et quisiese fazer alguna cosa arrebatadamente, que se non quexasse nin se arrebatasse fasta que sopiesse toda la verdat.

El mercadero tovo que aprendiendo tales fabliellas podría perder cuantas doblas traía, et non quiso comprar más sesos, pero tovo este seso en el coraçón.

Et acaesçió que el mercadero que fue sobre mar a una tierra muy lueñe, et cuando se fue, dexó a su muger en çinta. El mercadero moró andando en su mercaduría tanto tiempo, fasta que el fijo que nasçiera de que fincara su muger en çinta avía más de veinte años. Et la madre, porque non avía otro fijo et tenía que su marido non era vivo, conortávase con aquel fijo et amávalo como a fijo, et por el grand amor que avía a su padre, llamávalo marido. Et comía sienpre con ella et durmía con ella como cuando avía un año o dos, et assí passaba su vida como muy buena mujer, et con muy grand cuita porque non sabía nuebas de su marido.

Et acaesçió que el mercadero libró toda su mercaduría et tornó muy bien andante. Et el día que llegó al puerto de aquella villa do morava, non dixo nada a ninguno, fuesse desconoçidamente para su casa et escondióse en un lugar encubierto por veer lo que se fazía en su casa.

Cuando fue contra la tarde, llegó el fijo de la buena muger, et la madre preguntól’:

-Di, marido, ¿ónde vienes?

El mercadero, que oyó a su mujer llamar marido a aquel mançebo, pesól’ mucho, ca bien tenía que era omne con quien fazía mal, o a lo mejor que era casada con él; et tovo más: que fazía maldat que non que fuese casada, et porque el omne era tan moro. Quisiéralos matar luego, pero acordándose del seso que costara una dobla, non se arrebató.

Et desque llegó la tarde assentáronse a comer. De que el mercadero los vio assí estar, fue aun más movido por los matar, pero por el seso que conprara non se arrebató.

Mas cuando vino la noche et los vio echar en la cama, fízosele muy grave de sofrir et endereçó a ellos por los matar. Et yendo assí muy sañudo, acordándose del seso que conprara, estido quedo.

Et ante que matassen la candela, començó la madre a dezir al fijo, llorando muy fuerte:

-¡Ay, marido et fijo! Señor, dixiéronme que agora llegara una nabe al puerto et dizían que vinía daquella tierra do fue vuestro padre. Por amor de Dios, id allá cras de grand mañana, et por ventura querrá Dios que sabredes algunas buenas nuebas de’l.

Cuando el mercadero aquello oyó, et se acordó como dexara en çinta a su muger, entendió que aquél era su fijo.

Et si ovo grand plazer, non vos marabilledes. Et otrosí, gradesçió mucho a Dios porque quiso guardar que los non mató como lo quisiera fazer, donde fincara muy malandante por tal ocasión, et tovo por bien enpleada la dobla que dio por aquel seso, de que se guardó et que se non arrebató por saña.

Et vós, señor conde, como quier que cuidades que vos es mengua de sofrir esto que dezides, esto sería verdat de que fuéssedes çierto de la cosa; mas fasta que ende seades çierto, conséjovos yo que por saña nin por rebato, que vos non rebatedes a fazer ninguna cosa (ca pues esto non es cosa que se pierda por tiempo en vos sofrir), fasta que sepades toda la verdat, et non perdedes nada, et del rebatamiento podervos íades muy aína repentir.

El conde tovo este por buen consejo et fízolo assí, et fallóse ende bien.

Et teniéndolo don Johan por buen enxiemplo, fízol’ escrivir en este libro et fizo estos viessos que dizen assí:


Si con rebato grant cosa fazierdes,
ten que es derecho si te arrepentieres.


Et la istoria deste enxiemplo es ésta que se sigue: