Coplas a una beoda que tenía empeñado un brial en la taberna

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Coplas a una beoda que tenía empeñado un brial en la taberna
de Jorge Manrique


 
I

	   Hanme dicho que se atreve 		
	una dueña a decir mal, 		
	y he sabido cómo bebe 		
	continuo sobre un brial; 		
	   y aun bebe de tal manera 		
	que, siendo de terciopelo, 		
	me dicen que a chico vuelo 		
	será de la tabernera. 		


II

	   Está como un serafín 		
	diciendo ya: -«¡Ojalá 		
	estuviese San Martín 		
	adonde mi casa está!» 		
	   De Valdiglesias se entiende 		
	esta petición, y gana 		
	por ser de allí parroquiana 		
	pues que tal vino se vende. 		



III

	   Y reza de cada día, 		
	esta devota señora, 		
	esta santa letanía 		
	que pondremos aquí ahora, 		
	   (en medio del suelo duro 		
	hincados los sus hinojos, 		
	llorando de los sus ojos 		
	de beber el vino puro:) 		


IV

	   -«¡Oh, beata Madrigal 		
	ora pro nobis a Dios!» 		
	«¡Oh, santa Villa Real, 		
	señora, ruega por nos!» 		
	   «¡Santos Yepes, Santa Coca, 		
	rogad por nos al Señor, 		
	porque de vuestro dulzor 		
	no fallezca a la mi boca!» 		


V

	   «¡Santo Luque, yo te pido 		
	que ruegues a Dios por mí; 		
	y no pongas en olvido 		
	de me dar vino de ti!» 		

	   «¡Oh, tú, Baeza beata, 		
	Úbeda, santa bendita, 		
	este deseo me quita 		
	del torontés que me mata!»