Coplas de Nochebuena

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Coplas de Nochebuena


 De frío tiritando   
 Jesús niño está,    
 demostrando al mundo    
 su santa humildad.    
 
 Su tierna cabeza     
 quiere recostar    
 en un vil pesebre    
 do pajas están.    

 Los palacios deja,    
 porque quiere dar    
 al género humano    
 lección de humildad.    

 A grandes ciudades,    
 ved como no va,    
 prefiriendo a ellas   
 un pobre portal.    

 Almas puras, ¿qué os detiene    
 para venir con fervor    
 a los campos de Belén    
 a ver nacer esta flor?   

 Todos le llevan al niño,    
 yo no tengo qué llevarle;    
 le llevo mi corazón,    
 que le sirva de pañales.    

 Entre pajas nació Dios,    
 que tanto amó la pobreza.    
 Pues si el mismo Dios la amó,    
 ¿quién de ser pobre se queja?    

 La Virgen María    
 su pelo tendió;   
 hizo una cadena    
 que al cielo llegó.    

 La Virgen María    
 va pisando nieve,    
 pudiendo pisar     
 rosas y claveles.    

 ¡Viva la Virgen pura,    
 viva la Nazarena,    
 viva nuestra alegría,    
 viva la Nochebuena!  

 Los Reyes Magos vinieron    
 guiados por una estrella,    
 y yo, Señora, he venido    
 guiado por tu luz bella.    

 La Virgen va caminando  
 por los montes de Judea;    
 Santa Isabel la recibe    
 en su casa, placentera,    

 y San Juan Bautista,    
 que en su vientre estaba,   
 se hincó de rodillas,    
 y a Dios adoraba.