Cuando te miro, oh fresno, así al helado

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
​Cuando te miro, oh fresno, así al helado​ de Francisco de Rioja

Cuando te miro, oh fresno, así al helado
soplo del Aquilón, calvo la frente,
y al tibio y blando soplo de Occidente
de purpúreo verdor la cima ornado,

alegre vuelvo a mi anterior estado
y esfuerzo así mi corazón doliente:
"Espera, no importunes al luciente
cielo con voces y con llanto airado.

Tiempo será que tan crecida pena
acabe, y tu luz goces, si oprimido
yaces ahora en tan profundo hielo.

Y si el volver del incansable cielo
da a un mudo tronco el verde honor perdido,
¿cómo a ti no tu pura luz serena?"