David

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda



¿Quién eres, ¡oh mujer!, que aunque rendida    
al parecer, al parecer postrada,   
no estás sino en los cielos ensalzada,   
no estás sino en la tierra preferida?   
 

Pero, ¿qué mucho, si del Sol vestida,    
qué mucho, si de estrellas coronada,   
vienes de tantas luces ilustrada,   
vienes de tantos rayos guarnecida?   
 

Cielo y tierra parece que, a primores,   
se compitieron con igual desvelo,  
mezcladas sus estrellas y sus flores;   
 

para que en Ti tuviesen cielo y tierra,   
con no sé qué lejanos resplandores   
de flor del Sol plantada en el Carmelo.