De la profesión que hizo en la Orden del Amor

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

De la profesión que hizo en la Orden del Amor
de Jorge Manrique


I

	   Porque el tiempo es ya pasado 		
	y el año todo cumplido, 		
	después acá que hube entrado 		
	en Orden de enamorado 		
	y el hábito recibido, 		
	   porque en esta religión 		
	entiendo siempre durar, 		
	quiero hacer profesión 		
	jurando de corazón 		
	de nunca la quebrantar. 		


II

	   Prometo de mantener 		
	continuamente pobreza 		
	de alegría y de placer; 		
	pero no de bien querer 		
	ni de males ni tristeza, 		
	   que la regla no lo manda 		
	ni la razón no lo quiere, 		
	. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 		
	que quien en tal Orden anda, 		
	se alegre mientras viviere. 		



III

	   Prometo más: obediencia 		
	que nunca será quebrada 		
	en presencia ni en ausencia, 		
	por la muy gran bienquerencia 		
	que con vos tengo cobrada; 		
	   y cualquier ordenamiento 		
	que regla de amor mandare, 		
	aunque traiga gran tormento, 		
	me place y soy muy contento 		
	de guardar mientras durare. 		


IV

	   En lugar de castidad, 		
	prometo de ser constante; 		
	prometo de voluntad 		
	de guardar toda verdad 		
	que ha de guardar el amante; 		
	   prometo de ser sujeto 		
	al Amor y a su servicio; 		
	prometo de ser secreto. 		
	y esto todo que prometo, 		
	guardarlo será mi oficio. 		


V

	   Fin será de mi vivir 		
	esta regla por mí dicha, 		
	y entiéndola así sufrir, 		
	que espero en ella morir 		

	si no lo estorba desdicha; 		
	   mas no lo podrá estorbar 		
	porque no tendrá poder, 		
	porque poder ni mandar 		
	no puede tanto sobrar 		
	que iguale con mi querer. 		


VI

	   Si en esta regla estuviere 		
	con justa y buena intención, 		
	y en ella permaneciere, 		
	quiero saber, si muriere, 		
	qué será mi galardón; 		
	   aunque a vos sola lo dejo, 		
	que fuisteis causa que entrase 		
	en orden que así me alejo 		
	de placer, y no me quejo 		
	porque de ello no os pesase. 		


VII

FIN

	   Si mi servir de sus penas 		
	algún galardón espera, 		
	venga ahora por estrenas 		
	-pues mis cuitas son ya llenas- 		
	antes que del todo muera; 		
	   y vos recibid por ellas 		
	-buena o mala- esta historia, 		
	porque viendo mis querellas, 		
	pues que sois la causa de ellas, 		
	me dedes alguna gloria.