Decadente

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Decadente


 ¡Oh vírgenes desnudas!
 ¡Oh cabelleras de color de otoño!
 ¡Oh rocío inocente
 Que luce en la sonrisa de los ojos,
 Ojos silvestres, ágiles y nuevos,
 Los más dulces de todos!
 ¡Oh pies desnudos, caricia de la tierra,
 Pies que besa el arroyo
 Temblando! ¡Oh senos en capullo, dond,
 El sol hace bailar sus manchas de oro
 Debajo de las hojas! ¡Oh muchachas!
 Jugad. Os reconozco,
 Tropel de mis lejanas primaveras...
 Dejadme contemplaros. Ya no corro
 Con mi pasado a cuestas tras vosotras,
 Y a la sombra que baja me abandono.
 Huisteis, maliciosas, con las alas
 De mi propia ilusión, dejando plomo
 En mis plantas cansadas, y en mi vida
 Amargura sin fondo...
 ¡Oh vírgenes desnudas!
 ¡Oh cabelleras de color de otoño!