Declaración de Principios del Partido Agrario Laborista

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.


PARTIDO AGRARIO LABORISTA

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS

1947

El Partido Agrario Laborista es una organización integrada por hombres de trabajo que aspiran a la obtención del bien común por medio de una democracia perfeccionada. En consonancia con su finalidad y el medio indicado, declara como postulados fundamentales de su acción:

En lo Político: El Partido Agrario Laborista aspira a la instauración de una democracia funcional de tipo económico, fundamentada en el respeto de la personalidad humana y los principios que informan la más amplia justicia social. El Partido Agrario Laborista entiende como función la actividad que cada individuo desarrolla para satisfacer las necesidades individuales y colectivas, dentro de su órbita de acción. Los grupos funcionales de la Nación deben participar en la acción del estado. Junto a una Cámara Política representativa exclusivamente de los anhelos políticos debe existir una Cámara Funcional que represente los intereses activos económico - gremiales de la sociedad.

En lo Económico: Aspira a una economía autodirigida, es decir, una organización que sea el resultado de la colaboración de las fuerzas de la producción, formando parte integral del cuerpo del Estado; por eso abrogamos el antiguo concepto de lucro reemplazándolo por el de función social como finalidad de la actividad económica.

En lo Social: Rechaza la necesidad de la lucha de clases superándola por la integración de todas las fuerzas del trabajo de un Estado que asegure la existencia permanente y sin atenuación de la justicia y bienestar sociales.

En lo Económico: Propugna la complementación de la producción y consumo de los Estados Iberoamericanos a fin de crear una economía de tipo continental que sirva fundamentalmente para la expresión política posterior de la Confederación Iberoamericana, que se producirá en razón del común origen y destino histórico – cultural de nuestros pueblo

DESARROLLO DEL POSTULADO SOBRE POLÍTICA INTERNACIONAL

Problema Mundial: En un mundo dividido entre sistemas llamados democráticos y comunistas, cuyas sedes directivas residen en Washington y Moscú, respectivamente, nuestras posiciones son anticomunistas, como integrantes de América y de la Cultura Europea - Cristiana - Occidental.

Problema Continental: Aceptando los deberes que nos impone la realidad geográfica, solidarizamos con los EEUU. En toda acción que implique defensa de la Cultura Occidental frente a los desbordes del comunismo asiático, pero sin que ello implique sometimiento alguno a ninguna presión militar, política, ni económica, por cuanto sostenemos la vigencia del principio de autodeterminación de los pueblos, reclamamos la existencia de dominaciones políticas extrañas en los territorios de Iberoamérica y solidarizamos con todos los pueblos y razas oprimidas del mundo.

Confederación Iberoamericana: Ante la lucha de sajones y eslavos, herederos directos del espíritu y fuerza de las potencias latinas de Europa, hoy aparentemente en receso, sostenemos como una urgencia histórica para obtener el equilibrio exacto de las fuerzas de la humanidad la necesidad de una nueva expresión mundial de la latinidad mediante la cesación del absurdo histórico representado por el parcelamiento de nuestra América. Esto se conseguirá solamente por la integración de nuestras patrias en la Gran Confederación Iberoamericana.

Concecuencialmente: El 2º Congreso Nacional del Partido Agrario Laborista reafirma su postulación doctrinaria de luchar por la Unión de los Pueblos Hispanoamericanos.