Declaraciones del Presidente Bush y el Presidente Lugo de Paraguay tras Reunión (27 de octubre de 2008)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<< George Walker Bush


Declaraciones del Presidente Bush y el Presidente Lugo de Paraguay tras Reunión[editar]

Oficina Oval

11:55 A.M. EDT


PRESIDENTE BUSH: Bienvenido, señor Presidente, a la Casa Blanca. Es un honor para mí que esté aquí para visitarme en la Casa Blanca. Tuvimos una conversación muy importante... una conversación del tipo que es de esperar entre personas que tienen un profundo deseo de servir a sus respectivos pueblos.

Señor Presidente, me ha impresionado su corazón grande. Se interesa muchísimo por la gente de su país. Y he podido sentir esa compasión.

Le dije al Presidente que Estados Unidos quiere ayudar. Queremos ayudar con la educación y atención de salud. Nos interesa muchísimo que la gente pueda trabajar. Nuestro... creemos en un plan para la justicia social. Considero que... que es importante que Estados Unidos esté en la posición de ayudar a influir en la vida de los ciudadanos que simplemente quieren un día más promisorio. Y señor Presidente, me hace sentir muy bien saber que usted sea una persona con la que podemos trabajar.

Me impresiona el hecho de que desea adoptar una posición firme ante la corrupción. No hay nada más desalentador que el gobierno le robe su dinero al pueblo.

Y, entonces, lo respaldamos. Es... tiene usted un trabajo difícil. Lo comprendo. Pero tiene el espíritu acertado para esta labor. Y entonces, deseo... deseo darle la bienvenida a la Casa Blanca, y gracias por su conversación.

PRESIDENTE LUGO: En primer lugar, muchas gracias por la invitación. Para nosotros es motivo de alegría y de compromiso, al mismo tiempo, poder profundizar las históricas relaciones con los Estados Unidos.

Muchos se han preguntado, ¿por qué en este momento? Y yo creo, con mucha más razón cuando el Presidente Bush está dejando el poder administrador de este país, porque creemos en la institucionalidad de la democracia, y porque creemos también que las personas pasamos, escribimos páginas, quizá no tan importantes en la historia política de nuestros respectivos pueblos.

En Paraguay hemos entrado en la política para cambiar la historia de nuestro país. No entramos en la política para beneficiarnos de la industria sin humo, que significa la política como manera de enriquecerse rápidamente. Entramos en la política con la convicción cristiana de ejercer el poder pero como servicio a los más humildes, los más olvidados de nuestros pueblos. Y estamos hoy, como Presidente de Paraguay, acogiendo con serenidad todos los desafíos que se nos presentan para rehacer la historia de nuestro pueblo.

Nos duele cómo vive nuestro pueblo, nos duele el hambre, la ignorancia, la migración de los jóvenes, los desocupados, los sin techo. Nos duele profundamente en el alma. Pero ese dolor también está impregnado de valentía, de coraje y de decisión. Hemos afirmado desde el inicio de nuestro gobierno que si habrá una característica que le dé el sello a nuestro gobierno, sería la solidaridad internacional.

Nunca olvido que un campesino en mi pueblo me había dicho que necesitan que les llegue el pan, no importándole que sea de la mano de la izquierda o la mano de la derecha, con tal que llegue ese alimento. Por eso estamos como Presidente en Paraguay, porque hemos tenido la confianza de la mayoría de la ciudadanía, que desea que Paraguay también recobre la dignidad como nación.

Le decía al Presidente Bush que teníamos muchos sueños, sobretodo el sueño colectivo y también el sueño personal. Y nuestro sueño es que Paraguay sea conocido no por su corrupción sino por su honestidad y por su transparencia administrativa en la gestión de gobierno. Y creemos y estamos convencidos de que lo lograremos.

Muchas gracias.

PRESIDENTE BUSH: Sí. Gracias, señor. Gracias, señor. Gracias.

END 12:02 P.M. EDT


Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.