Declaraciones del Presidente Sobre Energía (18 de junio de 2008)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<< Autor: George Walker Bush

Declaraciones del Presidente Sobre Energía[editar]

Rose Garden

10:30 A.M. EDT


EL PRESIDENTE: Buenos días. Deseo agradecerles al secretario Kempthorne y al secretario Bodman por acompañarnos. Para muchos estadounidenses, no existe inquietud más urgente que el precio de la gasolina. Se han visto particularmente afectados los camioneros y agricultores y dueños de pequeñas empresas. Todos los estadounidenses que conducen al trabajo, compran comida o transportan un producto han sentido el impacto. Y familias en todo el país esperan una respuesta de parte de Washington.

El alto precio del petróleo es la raíz del alto precio de la gasolina. Y detrás de ese precio está la ley básica de oferta y demanda. En años recientes, la demanda mundial de petróleo ha aumentado considerablemente. Mientras tanto, la oferta de petróleo ha aumentado más lentamente. Como resultado, el precio del petróleo ha aumentado vertiginosamente, y ese aumento se ha visto reflejado en las gasolineras de Estados Unidos. Ahora, gran parte del petróleo que se consume en Estados Unidos proviene del extranjero; eso es lo que ha cambiado drásticamente durante las últimas dos décadas. Parte de esa energía proviene de regiones inestables y regímenes con los que tenemos diferencias. Esto nos hace más vulnerables a las alteraciones en la oferta y aumentos pronunciados en el precio, que están fuera de nuestro control, y eso pone en peligro tanto a nuestra economía y como nuestra seguridad.

A largo plazo, la solución es reducir la demanda de petróleo al promover la tecnología de energía alternativa. Mi gobierno ha colaborado con el Congreso para invertir en tecnología que ahorra gasolina, como baterías avanzadas y pilas de combustible de hidrógeno. Hemos dispuesto un gran aumento del uso de combustibles alternativos. Hemos aumentado los estándares de eficiencia en el uso de combustible a nuevos y ambiciosos niveles. Con todos estos pasos, estamos haciendo que se aproxime el día en que Estados Unidos pueda dejar de ser adicto al petróleo, lo que nos permitirá ser mejores custodios del medio ambiente.

A corto plazo, la economía estadounidense continuará dependiendo mayormente del petróleo. Y eso significa que debemos aumentar el suministro, particularmente aquí dentro del país. Por lo tanto, mi gobierno ha instado repetidamente al Congreso a que aumente la producción de petróleo. Desafortunadamente, los demócratas en el Capitolio han rechazado prácticamente todas las propuestas, y ahora los estadounidenses están pagando las consecuencias de esta obstrucción cuando compran gasolina. El Congreso debe enfrentar una difícil realidad: A no ser que sus miembros estén dispuestos a aceptar el penoso precio de la gasolina de la actualidad, o incluso más alto, nuestro país debe producir más petróleo. Y debemos comenzar ahora mismo. Por lo tanto, esta mañana, les pido a los líderes demócratas en el Congreso que avancen con cuatro pasos para aumentar la producción de petróleo y gasolina en Estados Unidos.

En primer lugar, debemos aumentar la producción de petróleo en Estados Unidos aumentando el acceso a la Plataforma Continental Exterior. Los expertos consideran que la plataforma produciría aproximadamente 18,000 millones de barriles de petróleo. Eso sería suficiente para, durante casi diez años, producir una cantidad equivalente a la que Estados Unidos produce actualmente. El problema es que el Congreso ha restringido el acceso a aspectos clave de la plataforma desde comienzos de la década de los ochenta. Desde entonces, avances en la explotación petrolera de plataforma han hecho posible tecnología que no está a la vista, que preserva los arrecifes de coral y ecosistemas, y protege contra derrames de petróleo. Con estos avances -y un aumento considerable en el precio del petróleo- las restricciones del Congreso a la exploración en la plataforma se han vuelto anticuadas y contraproducentes.

Los republicanos en el Congreso han hecho varias propuestas con promesa de suspender la prohibición legislativa a la exploración en la plataforma. Insto a la Cámara de Representantes y al Senado a que aprueben una buena ley lo antes posible. Esta ley debe darles a los estados la opción de disponer de los recursos en su plataforma costera, establecer la manera en que el gobierno federal y los estados compartan nuevas ganancias derivadas de los derechos de explotación y asegurar que se proteja nuestro medio ambiente. También hay una prohibición ejecutiva contra la exploración en la plataforma. Cuando el Congreso suspenda la prohibición legislativa, yo suspenderé la prohibición ejecutiva.

En segundo lugar, debemos aumentar la producción de petróleo al aprovechar el gran potencial del petróleo de esquisto bituminoso. El petróleo de esquisto bituminoso es un tipo de roca que puede producir petróleo cuando se expone al calor y otros proceso[s]. En un gran yacimiento -la cuenca del río Green en Colorado, Utah y Wyoming- hay una cantidad equivalente a aproximadamente 800,000 millones de barriles de petróleo recuperable. Eso supera más de tres veces las reservas petrolíferas comprobadas de Arabia Saudita. Y se puede extraer en su totalidad. y si se puede extraer en su totalidad, equivaldría al petróleo que actualmente se proyecta que se importe durante más de un siglo.

Durante muchos años, el alto costo de extraer petróleo de esquisto bituminoso era mayor que los beneficios. Pero ahora la ecuación está cambiando. Las empresas han invertido en tecnología para hacer la producción de esquisto bituminoso más económica y eficiente. Y aunque el costo de extraer petróleo de esquisto bituminoso aún es mayor que el costo de la producción tradicional, también es menor al precio actual del petróleo en el mercado. Esto hace del esquisto bituminoso un recurso que promete muchísimo.

Desafortunadamente, los demócratas en el Congreso están obstaculizando el camino a mayor desarrollo. El año pasado, los líderes demócratas insertaron una cláusula en el proyecto de presupuesto general, que bloqueaba contratos de explotación de petróleo de esquisto bituminoso en tierras federales. Esa cláusula puede ser eliminada tan fácilmente como fue insertada y el Congreso debe hacerlo inmediatamente.

En tercer lugar, debemos expandir la producción de petróleo en Estados Unidos permitiendo la exploración en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico (Arctic National Wildlife Refuge o ANWR). Cuando se creó el ANWR, en 1980, el Congreso reservó específicamente una porción para el desarrollo energético. En 1995, el Congreso aprobó una ley que permitía producción petrolera en una pequeña fracción de los 19 millones de acres del ANWR. Con una huella ambiental de menos de 2,000 acres, menos del 1% de esta remota zona en Alaska, Estados Unidos podía producir un estimado de 10,000 millones de barriles de petróleo. Eso equivale aproximadamente a dos décadas de petróleo importado de Arabia Saudita. Sin embargo, mi predecesor vetó este proyecto de ley.

Desde entonces, el precio del petróleo ha aumentado 700% y el precio de la gasolina estadounidense se ha triplicado. En el ínterin, los científicos han desarrollado técnicas innovadoras para explotar el petróleo del ANWR prácticamente sin ningún impacto ambiental o en la vida silvestre local. Exhorto a los miembros del Congreso para que permitan que esta remota región brinde enormes beneficios al pueblo estadounidense.

Y finalmente, necesitamos expandir y mejorar nuestra capacidad de refinamiento. Las refinerías son un enlace crucial entre el petróleo crudo y la gasolina y diesel con que los conductores llenan sus tanques. Cambios recientes en la composición de nuestro suministro de petróleo requieren mejoras urgentes en nuestra capacidad de refinamiento. Sin embargo, han pasado casi 30 años desde que nuestro país construyó una nueva refinería, y la expansión o modificación de refinerías existentes se ha vuelto sumamente costosa debido a juicios y barreras burocráticas. El resultado es que ahora Estados Unidos importa millones de barriles de gasolina totalmente refinada del extranjero. Esto impone costos innecesarios para los consumidores estadounidenses. Priva a los trabajadores estadounidenses de buenos empleos. Y esto debe cambiar.

Así que hoy estoy proponiendo medidas para acelerar el otorgamiento de permisos para refinerías. La reforma que propongo exige que los reclamos por permisos a refinerías y otros proyectos energéticos deben ser interpuestos ante la Corte de Apelaciones del Circuito de Washington D.C. dentro de los 60 días de emitido el permiso. El Congreso también debe otorgar facultades al secretario de Energía para establecer plazos legales para el otorgamiento de permisos a fin de asegurarse de que los varios niveles de aprobación actúen dentro de los plazos requeridos por el proceso de otorgamiento de permisos a refinerías.

Gracias a estos cuatro pasos, con el tiempo habrá menos presión sobre los precios de la gasolina por la expansión del monto de petróleo y gasolina producido en Estados Unidos. Fortaleceremos nuestra seguridad nacional al reducir nuestra dependencia de petróleo extranjero. Beneficiaremos a los trabajadores estadounidenses al mantener la competitividad de nuestro país en la economía global y al crear buenos empleos en construcción, ingeniería, refinamiento, mantenimiento y muchas otras áreas.

Tomará años para que las propuestas que he descrito tengan pleno impacto. No hay excusa para demorarlo, de hecho, es razón para actuar rápidamente. Sé que los líderes demócratas se han opuesto a algunas de estas medidas en el pasado. Ahora que su oposición ha ayudado a llevar los precios de la gasolina a niveles récord, les pido que reconsideren su posición. Si los líderes del Congreso se retiran para el receso del 4 de julio sin tomar acción, deben explicar por qué el galón de gasolina a $4 no es suficiente incentivo para impulsarlos a actuar. Y los estadounidenses, con todo derecho, preguntarán cuánto petróleo… cuánto más deben subir los precios del petróleo para que el Congreso controlado por demócratas haga algo al respecto.

Sé que estos son tiempos difíciles para nuestras familias, pero nuestro país ha enfrentado épocas similares antes y las hemos superado juntos… y podemos hacerlo de nuevo. Con fe en el espíritu innovador de nuestro pueblo y el compromiso de Washington a lograr resultados, resolveremos los retos energéticos que se presenten y nuestra economía seguirá siendo la más sólida, la más dinámica y la más promisoria del mundo.

Gracias por su tiempo.

END 10:42 A.M. EDT


Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.