Declaraciones del Presidente Sobre Energía y la Economía (29 de julio de 2008)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<< Autor: George Walker Bush

Declaraciones del Presidente Sobre Energía y la Economía[editar]

Lincoln Electric Company
Euclid, Ohio

3:46 P.M. EDT


EL PRESIDENTE: Gracias a todos. George D. … (risas)… presenta a George W. … (risas)… en Lincoln Welding. Gracias. Me enorgullece estar aquí con "los expertos en soldadura".

Deseo hablar un poquito sobre nuestra economía y la importancia de la energía, pero antes de hacerlo, quiero darles las gracias a todos por su hospitalidad. Quiero darles las gracias a los trabajadores aquí por su arduo trabajo. Éste es un lugar productivo. Éste es un lugar que prueba que con buena inversión y buena educación y una compañía que trata bien a sus trabajadores, Estados Unidos puede competir con cualquiera, en cualquier momento, en cualquier lugar. Eso es lo que este país… (aplausos.)

Le agradezco al alcalde Cervenik por venir aquí de Euclid. Gracias por venir, señor alcalde. Aprecio que haya venido. A menudo digo que su trabajo es más difícil que el mío: usted tiene que tapar baches. (Risas.) Le agradezco que haya venido.

Dos miembros del Congreso de Estados Unidos, Steve LaTourette y Pat Teeberry, de aquí mismo, del estado de Ohio, nos acompañan. Gracias a todos por venir. Es un orgullo que estén aquí. (Aplausos.)

Laura les envía saludos: la madre de la novia y una gran Primera Dama. Siento que John no esté con nosotros. Está en Colombia. ¿No es interesante? Está en Colombia tratando de asegurarse de que Lincoln Welding pueda vender más productos allá. Uno de los asuntos que durante tiempos de incertidumbre económica… y éstos son tiempos de incertidumbre, no hay duda… Son tiempos inciertos porque están pagando precios altos en la gasolinera. Son inciertos porque están leyendo en los diarios sobre el problema de vivienda. Son tiempos de incertidumbre.

Y en tiempos de incertidumbre, deberíamos estar haciendo uso de nuestras ventajas e implementando una política con sentido común. Bueno, una de nuestras ventajas está aquí mismo en esta compañía. Son buenos en la fabricación de un producto que la gente quiere. La gente lo quiere aquí en Estados Unidos de Norteamérica, y cuando la gente alrededor del mundo lo conoce, también lo quiere.

Por lo que John está allá tratando de conseguir nuevos pedidos. El problema es que la política de nuestro gobierno con relación a un país como Colombia está al revés. No sé si lo sepan o no, pero la mayoría de los bienes producidos en Colombia ingresan libres de impuestos a nuestro país. El Congreso de Estados Unidos, como resultado de lo que se denomina la Ley de Preferencias Comerciales Andinas (Andean Trade Preference Act), ha aprobado una ley que dice que pueden vender en nuestros mercados, lo que, francamente, es bueno para nuestros consumidores. Mientras más productos haya para escoger, mejor para ustedes. Por otro lado, los productos que van a Colombia desde Estados Unidos están sujetos a tarifas, aranceles, impuestos. En otras palabras, los productos hechos en Estados Unidos que ingresan a ese mercado cuestan más debido a los impuestos que el gobierno colombiano impone.

Pienso que tiene sentido que el Congreso de Estados Unidos cree condiciones equitativas, para decir, "Los tratamos de una manera, ustedes nos tratan de otra manera". Por lo tanto, hemos negociado un tratado que dijo: "En Estados Unidos de Norteamérica todo lo que queremos es ser tratados equitativamente por Colombia. No queremos nada especial. No creemos que deben exagerar; simplemente trátennos de la forma en que nosotros los tratamos.

La mayoría de sus productos ingresan libres de aranceles. Queremos que nuestros productos, como los fabricados aquí mismo en Euclid, Ohio, entren al mercado colombiano sin ser gravados con un impuesto extraordinario.

Y el Congreso debe aprobar esa medida comercial. Sería buena para los trabajadores de aquí, de esta planta, y bueno para los trabajadores en todo Estados Unidos. Este gobierno debería dedicarse a facilitar que ustedes vendan productos. Porque si venden un producto, se logra que la gente aquí trabaje en puestos estables. (Aplausos.)

Pero realmente quiero hablar sobre energía. Comprendo lo que significa para nuestras familias y nuestras pequeñas empresas y la gente aquí en esta sala… lo que significa pagar el alto precio de la energía, el alto precio de la gasolina, a manera de impuesto. Me he esforzado muchísimo para mantener bajos sus impuestos. Nuestra política de energía no ha cumplido bien su función de mantener bajo el precio de su gasolina, y por lo tanto es como pagar un impuesto. Toda mi filosofía de gobierno, por cierto, es, sí, obviamente tenemos ciertas necesidades en Washington, D.C.; la principal es asegurarnos de que los que llevan el uniforme tengan el pleno respaldo del gobierno de Estados Unidos de Norteamérica. (Aplausos.)

Pero considero que tiene sentido que el gobierno les confíe su propio dinero. ¿Ven? Prefiero que ustedes gasten su propio dinero a que el gobierno gaste su dinero. (Aplausos.) Confío… prefiero que ustedes decidan qué es lo mejor para su familia en vez de que nosotros les digamos lo que es mejor para sus familias. Y, entonces, por lo tanto, realmente he trabajado arduamente para mantener bajos sus impuestos a nivel federal. El nivel estatal o el nivel local están fuera de mis manos, pero puedo ayudarlos con el nivel federal. El problema es que el precio de la gasolina ha invalidado gran parte de esos recortes tributarios. Y, entonces, es… nuestra economía enfrenta incertidumbre. Y deseo hablarles de lo que podemos hacer sobre el alto precio de la energía.

En primer lugar, permítanme decirles, no existe una solución rápida. Alguien dijo, ¿qué está haciendo sobre el precio de la gasolina? Dije, si tuviese una varita mágica, la usaría. Nos tomó un tiempo llegar a esta situación, y va a tomar un tiempo salir de ella.

Obviamente, lo primero que puede contribuir es la conservación. Pero lo que es interesante es que la gente sabe mucho sobre cómo conservar [energía]. Están decidiendo si quieren conducir un poco más o no quieren conducir un poco más. Nuevamente, es la sabiduría colectiva del pueblo estadounidense lo que realmente determina las mejores medidas de conservación.

Pero el gobierno puede ayudar, por ejemplo, trabajando en estándares de más alta eficiencia de combustibles para automóviles, de manera que con el tiempo, los automóviles usen el combustible más eficientemente. Recorrerán más galones… millas por galón de lo que harían normalmente.

Es interesante señalar que muchos de nuestros consumidores, sin embargo, ya tomaron la decisión de cambiar de automóvil, como las camionetas deportivas, que consumen muchísima gasolina, por autos más pequeños. ¿Por qué? Porque son inteligentes. Saben cómo hacerse cargo de sus propios asuntos. Entonces, la conservación ayuda, y el gobierno puede ayudar a promover la buena conservación.

El motivo por el cual el precio de su gasolina está alto es porque la demanda de petróleo es mayor que la oferta de petróleo. La demanda mundial de petróleo ha aumentado más rápido que la oferta de petróleo. ¿Por qué? Bueno, una razón es porque hay nuevas economías emergentes. China, por ejemplo, tiene miles de millones de pobladores; más y más personas pueden comprar autos. Entonces, la demanda de crudo está aumentando. Lo mismo pasa en India. No sé si lo saben o no, pero hay 350 millones de personas en India que pertenecen a la clase media. Eso es más que la población total en Estados Unidos. Entonces, estas economías están comenzando a crecer, y hay más demanda.

La materia prima de la gasolina es el petróleo. Entonces, cuando oyen "el precio de mi gasolina está aumentando", deben comprender que la razón principal es porque el precio del petróleo está aumentando. Y el motivo –nuevamente, quisiera repetírselo– es que la demanda mundial del petróleo está aumentando más rápido que la oferta mundial de petróleo. Entonces, parece que deberíamos averiguar cómo encontrar más petróleo aquí en Estados Unidos, si nos preocupa… (aplausos.) Si nos preocupa el precio de su gasolina y reconocemos que es alto debido al precio del crudo, es posible encontrar más petróleo aquí mismo en Estados Unidos para que no tengamos que enviar nuestro dinero al extranjero… ¿no tiene sentido tratar de encontrar petróleo? Pienso que sí. Y he aquí algunos lugares donde podemos hacerlo. (Aplausos.)

Un lugar donde hay un… donde los expertos dicen que hay una fuente abundante de petróleo, quizá hasta el equivalente a 10 años con la actual tasa de consumo, es la Plataforma Continental Exterior. Esto es, en alta mar en Estados Unidos. Un dato interesante sobre el cual quiero que piensen es cómo la tecnología ha cambiado la manera en que podemos encontrar petróleo y gas de formas que preserven el medio ambiente. Ustedes lo saben mejor que nadie. A eso se dedican en parte, a hacer productos que, preservando el medio ambiente, facilitan el traslado de petróleo y gas en condiciones difíciles, desde regiones remotas del mundo a los mercados. A eso se dedican. Y por cierto, lo hacen realmente bien.

El pueblo estadounidense debe comprender que la nueva tecnología hace que sea más fácil, por ejemplo, proteger los arrecifes de coral cuando perforamos en alta mar; que la nueva tecnología nos permite explorar en busca de petróleo y gas de maneras que no eran posibles hace 20 años. Pueden tener una plataforma y perforar en cierta dirección desde esa plataforma. Por lo tanto, promulgué un decreto ejecutivo que dijo, por qué no exploramos en busca de petróleo y gas en alta mar. Si tenemos el problema de que no tenemos suficiente petróleo, busquemos petróleo aquí mismo en Estados Unidos de Norteamérica de formas que preserven el medio ambiente.

Existía un decreto ejecutivo que lo bloqueaba. Promulgué un decreto ejecutivo que lo derogó. Ahora está en manos del Congreso de Estados Unidos decidir si continuamos enfrentando o no el alto precio de la gasolina al llenar el tanque, o si Estados Unidos debe enviar o no un mensaje claro al mundo: Estamos cansados de depender del petróleo extranjero; encontrémoslo aquí mismo en Estados Unidos de Norteamérica. (Aplausos.)

Me gustaría que la gente pudiera ver los productos que fabrican aquí. Lo que es interesante es que no sólo enviamos el mensaje claro de que vamos a poner de nuestra parte para aumentar el suministro, sino que también existe una correlación directa entre inversión y empleo. ¿Cómo lo sé? Acabo de ver una soldadora –en realidad, fui yo el que presionó el botón– (risas)… en la soldadora que está haciendo equipos para ductos de vanguardia a fin de poder trasladar el gas natural al mercado. Mientras más activos seamos aquí en Estados Unidos para encontrar nuestras propias reservas de petróleo, habrá más oportunidades de negocios para empresas como la suya.

Entonces, ahora hay un doble… se obtienen dividendos: hay más petróleo aquí en Estados Unidos, lo cual disminuye la presión sobre el precio de la gasolina; y siguen habiendo empleos buenos en empresas como Lincoln Electric.

También hay otras cosas que podemos hacer. Hay mucho esquisto bituminoso en la región oeste del país… muchísimo. Y está surgiendo una nueva tecnología que, esperamos, haga que el esquisto bituminoso pase a producir más crudo aquí. Y sin embargo, leyes estadounidenses han excluido esas tierras de exploración potencial; el Congreso debe cambiarlas.

Tenemos un problema energético aquí. No se debe a la falta de energía; se debe a que hay leyes que prohíben que encontremos esa energía u obtengamos esa energía. En Alaska, en una zona muy pequeña de ese gran estado, existe el potencial de encontrar muchísimo petróleo y gas. Y lo podemos hacer de manera que no dañe las manadas de caribú o la tundra. Sin embargo, el Congreso se rehúsa a permitir que haya exploración en esa región del mundo. Y es necesario que cambien la ley. Si realmente les preocupa el precio que están pagando ustedes por la gasolina, es necesario que cambien la ley.

¿Saben que no hemos construido una nueva refinería en Estados Unidos de Norteamérica desde comienzos de los años setenta? ¿Saben también que obtenemos gran parte de nuestro producto refinado, la gasolina, del extranjero? En mi opinión, no tiene sentido que el Congreso no permita que se construya refinerías en bases militares abandonadas y se facilite la construcción de dichas refinerías sin un montón de normas innecesarias, de manera que podamos llevar más gasolina al mercado para disminuir la presión sobre el precio.

Entonces, he aquí ciertas soluciones de sentido común al problema que están enfrentando. La gente dice, bueno, no va a cambiar el problema instantáneamente. Están en lo correcto, no lo va a cambiar. No existe una varita mágica. Pero de hecho, enviará una señal clara a los mercados de que Estados Unidos ya no se va a sentar cruzado de brazos, que vamos a usar nuestra nueva tecnología para encontrar hidrocarburos aquí en el territorio continental de Estados Unidos. Y, ¿adivinen quién va a hacer los productos para ayudar a trasladar ese producto al mercado? Ustedes. Ustedes se van a beneficiar por ello, y también Estados Unidos de Norteamérica. (Aplausos.)

Creo que estamos en un periodo de transición de una era de hidrocarburos a nueva tecnología. Y el asunto es, ¿cuán difícil va a ser para el consumidor estadounidense?

Pero no se equivoquen, estamos camino a una nueva era. Estados Unidos de Norteamérica debe comprender que si realmente nos preocupa el medio ambiente y queremos asegurarnos de continuar haciendo que nuestra economía crezca, debemos aumentar la energía nuclear. Y, ¿adivinen quiénes hacen muchos de los productos que van a plantas de energía nuclear? Ustedes. Entonces, cuando me oigan hablar sobre asegurarnos de que tengamos electricidad a un precio razonable, simplemente tengan en mente que hay tecnología disponible que me permite decir con toda seguridad que la energía nuclear es segura, porque comprendo que los productos que se usan en las plantas de energía nuclear son hechos por algunos de los mejores soldadores de Estados Unidos de Norteamérica.

Hay mucha [energía] eólica… En Washington, D.C., donde no sólo hay mucha energía eólica sino que también hay mucho aire caliente [1], deberían tener el parque eólico más grande. (Risas y aplausos.)

La energía solar y eólica deben ser parte de la mezcla… parte de la mezcla. Pero cuando se oye a alguien decir, caramba, todo lo que necesitamos son muchos molinos de viento para poder hacer que marche nuestra economía… simplemente no comprende la complejidad de la economía estadounidense. Pero también podemos usar la energía eólica eficazmente. Y ustedes conocen la nueva tecnología que se ha destinado a las turbinas eólicas. Es más, están fabricando algunas aquí en Lincoln.

Y luego va a haber formas diferentes… y carbón, por cierto. Tenemos aproximadamente, no sé, unos 250, 300 años de carbón. Me parece que deberíamos estar decidiendo cómo usarlo y ser… proteger nuestra economía. Por eso soy un gran partidario de la tecnología de carbón limpio.

Pienso que van a usar baterías en sus automóviles dentro de un tiempo razonable. Y su automóvil no va a parecer un carrito de golf. (Risas.) La tecnología de baterías está entrando en uso, lo cual hará que nos sea más fácil decir que vamos a poner de nuestra parte para conservar; que no estamos usando tanto petróleo como… como solíamos.

Creo firmemente en hacer que nuestros agricultores cultiven cosechas que se pueden convertir en combustible. Prefiero pagarles a los agricultores estadounidenses por el combustible que a gente en el extranjero por nuestro combustible. Entonces, por eso tengo tanta fe en el etanol. También comprendo la presión que eso está ejerciendo en nuestros criadores de pollos y criadores de cerdos; la presión que… por el precio del maíz. Y por lo tanto, estamos gastando muchísimo de su dinero –creo que está bien gastado– para encontrar posibilidades de etanol celulósico. Eso significa madera… es una forma elegante de decir trocitos de madera o pasto aguja… todo con el propósito… lo que les quiero decir es… que estamos pasando a una nueva era.

No existe una única solución para hacernos menos dependientes del petróleo. Hay muchas soluciones. Y estoy seguro que para cuando mis nietos conduzcan –y por cierto, estamos dando un paso en ese sentido… llamado matrimonio– (risas)… que existirá una gama totalmente diferente de fuentes de energía. El gobierno gasta miles de millones de dólares para fomentar la investigación y el desarrollo con ese fin. El sector privado está gastando miles de millones de dólares en investigación con ese fin.

Pero estoy aquí para hablar sobre el periodo de transición, el ínterin, el aquí y ahora. Y si a Estados Unidos de Norteamérica le interesa cuánto la gasolina… el precio de la gasolina, entonces, más nos vale que salgamos a encontrar fuentes de petróleo y gas. Y he aquí tres maneras prácticas de hacerlo, e insto a los líderes demócratas en el Congreso de Estados Unidos a que aprueben una buena ley a favor de los consumidores de Estados Unidos de Norteamérica. (Aplausos.)

Y, entonces, es por eso que he venido. También para agradecerles. Les agradezco su patriotismo. Les agradezco su trabajo arduo. Les agradezco que velen por sus familias.

Y ahora me gustaría contestar algunas de sus preguntas, si tienen alguna. Tras siete años y medio, si no puedo ingeniármelas para evitarlas, no debo… (Risas.) Si no tienen preguntas, les puedo contar muchas anécdotas interesantes. (Risas.)

Bueno, les contaré una anécdota. Yo estaba en Bucarest, Rumania. Había 200… más de 200,000 personas allí en la plaza principal, que habían ido a escuchar al Presidente de Estados Unidos decir las siguientes palabras: "Un ataque contra uno es un ataque contra todos". Sucede que ése es el artículo quinto del Tratado de la OTAN. Este país había resurgido del comunismo, había sido admitido en la OTAN, y estaban deseosos de ver al Presidente decir, básicamente, que éramos aliados y que nos protegeríamos mutuamente de cualquier peligro.

Esta plaza era una plaza muy oscura, porque estaba lloviendo. Pero había un balcón muy bien iluminado y le pregunté a alguien que caminaba por allí y le dije: ¿Qué es ese balcón? Y me dijo: "Ése es el balcón desde donde el tirano Ceausescu pronunció su último discurso". Y él y su esposa eran personas terribles. Eran verdaderos tiranos. Y estaba iluminado porque la gente quería recordar siempre la diferencia entre la libertad y la tiranía, así que es un tipo de monumento a ese último discurso.

El Presidente Iliescu me presentó, caminé hacia el podio, y todo el cielo se iluminó con un arco iris. Y estamos hablando de un arco iris con todo el espectro. Y fue un momento prodigioso, por lo que me volví hacia Laura, que estaba sentada detrás de mi y le dije: "Mira eso". Y por supuesto, 200,000 cabezas se volvieron al unísono para mirar también. Y yo estaba tan asombrado que empecé mi discurso… lo primero que se me vino a la mente fue decir: "Dios le está sonriendo a Bucarest", porque el arco iris terminaba exactamente detrás del balcón donde el tirano había pronunciado su último discurso.

Ahora bien, lo pueden interpretar de la manera que quieran. Les diré cómo lo interpreté yo. Lo vi como un signo de que la libertad es hermosa, que la libertad trae paz. La libertad no sólo nos pertenece a nosotros, sino que la libertad es universal.

Y al mundo le conviene, y a Estados Unidos de Norteamérica le conviene luchar para tratar de aliviar la tiranía de la enfermedad. Y por eso mañana voy a firmar un proyecto de ley que compromete a Estados Unidos a combatir el VIH/SIDA en el continente africano y a combatir la malaria. No hay nada más desesperanzador que alguien vea a su bebé morir por la picadura de un mosquito.

La tiranía del gobierno… si ustedes creen en la universalidad de la libertad como yo, entonces no les debería sorprender que cuando se da la oportunidad, gente de todas las esferas hace todo lo necesario para vivir en una sociedad libre.

Hoy nos encontramos en un conflicto ideológico entre la gente que usa el homicidio como un arma para imponer su ideología contra quienes creemos en los derechos humanos y la dignidad humana y en el derecho de todos a practicar su religión como mejor les parezca. Y la manera de derrotar una ideología de odio es con una ideología de esperanza. Y no hay ideología de mayor esperanza que la que se basa en la libertad.

Somos una nación que tiene la bendición de ser libre. Somos una nación que tiene la bendición de comprender que hay responsabilidades en este mundo. Y cuando vi ese arco iris, dije que era el afortunado… el hombre más afortunado por ser el Presidente de este fabuloso país. Y en la medida de mis posibilidades, lo protegeré de cualquier peligro. Y la manera duradera de hacerlo es ayudando a los demás a hacer realidad las bendiciones de vivir en libertad.

Es un enorme honor estar hoy aquí con ustedes. Es un enorme honor representar a nuestro país. Que Dios los bendiga y que Dios siga bendiciendo a los Estados Unidos de Norteamérica. (Aplausos.)

END 4:12 P.M. EDT


  1. Juego de palabras: También significa fanfarronearía.
Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.