Declaraciones del Presidente sobre el Plan de Rescate Económico (30 de septiembre de 2008)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<< Autor: George Walker Bush


Declaraciones del Presidente sobre el Plan de Rescate Económico[editar]

Diplomatic Reception Room

8:45 A.M. EDT


EL PRESIDENTE: Buenos días. Ayer, la Cámara de Representantes llevó a votación el plan de rescate financiero que había sido negociado por mi gobierno y por líderes del Congreso pertenecientes a ambos partidos. Desafortunadamente, la medida fue derrotada por un estrecho margen. Estoy decepcionado con el resultado, pero les aseguro a nuestros ciudadanos y a los ciudadanos del mundo que éste no es el fin del proceso legislativo.

La aprobación de una ley es complicada, y el proceso puede ser contencioso. Importa poco qué vía toma un proyecto de ley hasta su promulgación. Lo que importa es que tengamos una ley. Nos encontramos en un momento crítico para nuestra economía y necesitamos una ley que resuelva de forma decisiva el problema de los activos que actualmente están causando un embotellamiento en el sistema financiero, una ley que ayude a los prestamistas a reanudar el flujo de crédito a los consumidores y empresas, y que permita que la economía estadounidense se vuelva a poner en marcha.

Reconozco que éste es un voto difícil para los miembros del Congreso. A muchos de ellos no les gusta el hecho de que nuestra economía haya llegado a este punto, y lo comprendo. Pero la realidad es que, si no actuamos, la urgencia de la situación en que nos encontramos y sus consecuencias empeorarán día a día. La drástica caída de la bolsa de valores que vimos ayer tendrá un impacto directo sobre las cuentas para la jubilación, los fondos de pensiones y los ahorros personales de millones de nuestros ciudadanos. Y si nuestro país continúa por este rumbo, el perjuicio económico será doloroso y duradero.

Y sé que muchos estadounidenses están particularmente preocupados por el costo de esta ley. El proyecto de ley que se sometió a consideración de la Cámara de Representantes asigna hasta 700,000 millones de dólares para la adquisición de activos problemáticos de bancos y otras instituciones financieras. Sin lugar a dudas, se trata de una gran suma de dinero. También tenemos entre manos un gran problema. Pero para ponerlo en perspectiva, la caída de la bolsa de valores ayer representó más de un billón de dólares en pérdidas.

Además, tanto la Oficina de Presupuesto del Congreso (Congressional Budget Office), organismo no afiliado a ningún partido, como la Oficina de Administración y Presupuesto (Office of Management and Budget) han calculado que el costo final para el contribuyente será bastante menor a 700,000 millones. Ya que el gobierno estaría comprando activos problemáticos y los vendería una vez que el mercado se recupere, es probable que muchos de los activos se hayan revalorizado con el tiempo. De hecho, prevemos que, con el tiempo, gran parte del dinero de los contribuyentes que invirtamos -si no todo- será devuelto.

Por más que nuestro mayor deseo sea que la situación fuese otra, la decisión que nuestro país enfrenta no está entre que el gobierno tome medidas al respecto y el funcionamiento eficiente del libre mercado. Tenemos que decidir entre tomar medidas y la posibilidad real de dificultades económicas para millones de estadounidenses. Y por el bien de la seguridad económica de todo estadounidense, el Congreso debe actuar.

Mi gobierno continuará trabajando estrechamente con los líderes de ambos partidos en el Capitolio. Les agradezco por sus esfuerzos decididos. Mientras el Congreso esté de receso hoy debido a la fiesta judía, mi gobierno hablará con líderes del Congreso en el transcurso del día sobre formas en que podemos hacer que la legislación avance cuando los congresistas comiencen a regresar al Capitol mañana. Nuestra economía depende de medidas decisivas por el gobierno. Cuanto antes abordemos el problema, más pronto podremos retomar la vía del crecimiento y la generación de empleo. Esto es lo que los líderes electos le deben al pueblo estadounidense, y estoy seguro de que cumpliremos. Gracias.

END 8:49 A.M. EDT


Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.