Declaraciones del Presidente sobre las Prestaciones para Medicamentos Recetados de Medicare (9 de mayo de 2006)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<< Autor: George Walker Bush


Declaraciones del Presidente sobre las Prestaciones para Medicamentos Recetados de Medicare[editar]

Kings Point Clubhouse
Sun City Center, Florida

11:09 A.M. EDT


EL PRESIDENTE: Gracias por asistir. Sírvanse tomar asiento. Gracias por la cálida bienvenida. Es un gusto estar aquí en Sun City Center. Mi hermano Jeb dijo, si quieres venir a un lugar realmente bueno, ven aquí. (Aplausos.) En primer lugar, creo que es sensacional ser presentado por un hermano... (aplausos)... en particular porque es tan buen gobernador. (Aplausos.) Compartimos la misma asesora política... mamá. (Risas y aplausos.) No sé si mamá aún te dice qué hacer, Jeb, de hecho me dice a mí qué hacer todo el tiempo. (Risas.)

Y ambos nos casamos bien. La Primera Dama de Florida es una mujer fabulosa, como también lo es la Primera Dama de los Estados Unidos. (Aplausos.) Laura les envía saludos. Les manda su cariño. Ayer nos representó en Costa Rica... fue a la toma de posesión de un nuevo Presidente, y mandaron decir, por favor, manden lo mejor de la familia. (Risas.) Por lo que enviamos a Laura.

Estoy muy orgulloso de estar acompañado por el Congresista Adam Putnam. ¿Dónde está? Allá está. Gracias. (Aplausos.) Es un hombre inteligente. Es una persona inteligente y es una buena persona con la cual trabajar, y le agradezco que esté aquí, Adam. Quiero darle las gracias a los líderes y el personal de WCI Communities por invitarme.

Lo que se me ocurrió que haría es pasar un poquito de tiempo hablando sobre el nuevo programa de Medicare. La razón por la cual lo estoy haciendo es porque deseo que las personas se inscriban. Y luego contestaré algunas preguntas si las tienen. Y luego iré a Orlando y haré lo mismo mañana... así como lo acabo de hacer en el sur de Florida. Y la razón por la cual lo estoy haciendo es porque hemos hecho cambios para mejorar el Medicare, pero a veces el cambio crea ansiedad. En otras palabras, la gente dice, bueno, quizá no quiera cambiar. De cierto modo me gusta como están las cosas y... pero tenemos un deber de informar a la gente y darle la oportunidad de ver lo que está a su disposición. Y eso es lo que estoy haciendo. Eso es lo que quisieran que haga su Presidente.

En primer lugar, permítanme ofrecerles algunos antecedentes. Como saben, el Medicare fue promulgado por uno de mis predecesores... que resulta que era del estado de Texas, Lyndon Baines Johnson. Y es un programa vital. Es un programa que ha funcionado. Es un programa necesario. El Medicare es un compromiso por parte del gobierno federal. Y una vez que se hace un compromiso, me parece que tiene sentido hacer que ese compromiso sea un buen compromiso. En otras palabras, uno quiere que funcione. Uno quiere que sea un programa moderno, excelente.

El Medicare ha hecho... ha proporcionado mucho bienestar a muchas personas, pero se estaba poniendo viejo y anticuado, y era necesario reformarlo. Y una razón por la cual era necesario reformarlo es porque no proporcionaba cobertura para medicamentos recetados. Y ustedes lo saben. En otras palabras, el Medicare pagaba una operación, como por ejemplo, una operación de úlceras de $28,000, pero no pagaba $500 para los medicamentos recetados que habrían evitado que la úlcera apareciera. ¿Ven? Los medicamentos habían cambiado con la llegada de los medicamentos recetados, pero el Medicare no. 

Entonces, se me ocurrió que tenía sentido hacer que el Medicare funcionase mejor, para cumplir con nuestra promesa a nuestras personas mayores. Y aprobamos una ley que modernizó el Medicare. Y ahora estamos explicándoles a las personas lo que significa un sistema modernizado. Nadie va a decir, es necesario que se inscriban para esto, pero creo que tenemos el deber de decirles a las personas, considérenlo, por favor. Considérenlo y vean lo que está a disposición.

Lo primero que hay en el nuevo sistema que creo que es importante es que cada persona mayor que ingresa ahora al Medicare puede tener un examen médico de bienvenida al Medicare. Ése no era el caso antes de la reforma. Ahora lo es. Y eso me parece que tiene mucho sentido, decir, aquí tiene un examen médico. La mejor manera de curar las enfermedades es preverlas y prevenir que sucedan para comenzar... es poder detectar las enfermedades oportunamente por medio de pruebas. Parte de una atención moderna, eficaz consiste en fomentar la prevención. Ayudar a prevenir las enfermedades será un aspecto realmente importante de un sistema moderno, independientemente de si es parte del Medicare; independientemente de si es un tipo como yo o si es una persona que reúne los requisitos para el Medicare.

Hay cobertura nueva de medicamentos recetados en el Medicare. Y es importante que las personas lo entiendan. La cobertura de medicamentos recetados, en primer lugar, ayuda a todas las personas mayores a pagar los medicamentos recetados, independientemente de cómo hayan pagado anteriormente. En otras palabras, todos deben echarle un vistazo a la cobertura de medicamentos recetados.

En segundo lugar, lo interesante sobre el nuevo programa es que les ofrece opciones a las personas mayores. ¿Saben? Sabía, cuando presentamos la idea de darles opciones a las mayores, que crearía un poco de confusión entre algunos. Al fin y al cabo, hasta ahora no había habido muchas... muchas opciones en el sistema, y repentinamente, una persona mayor que se siente bastante cómoda con la situación dice, allá va el viejo George W. y Mike Leavitt o Jeb o alguien, que dice, miren, y de buenas a primeras, surgen 46 opciones.

La razón por la cual creímos que era necesario proporcionar opciones es porque queremos que el sistema atienda las necesidades del consumidor. A más opciones, mayores las probabilidades de encontrar un programa que se adecúe a sus necesidades específicas. En otras palabras, algo uniforme no es un programa que tiene en cuenta al consumidor. Y creo en los consumidores, creo que debemos confiar en la gente. Sí, sabía que había cierta preocupación por escoger entre 40 planes diferentes, pero pensé que valía la pena porque sé que 40 planes diferentes aquí en Florida significarán que la persona puede acomodar el plan para que atienda sus necesidades. Y pensé que eso era importante.

Entonces, ¿cómo se manejan 40 programas diferentes? Bueno, animamos a todo tipo de gente a ayudar... la AARP está ayudando; la NAACP está ayudando; los hijos e hijas están ayudando; los programas basados en la fe están ayudando a las personas a analizar los programas para diseñar un programa que atienda sus necesidades. Les soy franco en admitir que algunas personas mayores han dicho, hay tantas opciones, no creo que quiera participar. Mi consejo es que hay mucha ayuda a su disposición.

En tercer lugar, las personas mayores con los costos más altos de medicamentos van a recibir ayuda adicional en este Medicare modernizado. Tenemos protección para casos catastróficos por primera vez. Y eso es importante. Los costos de los medicamentos de más de $3,600 por año serán... 95 por ciento de cualquier costo por encima de eso será pagado por el gobierno federal. Se llama cuidado catastrófico. Parte de la razón por la que se moderniza la medicina de esta manera es para darle a la gente tranquilidad de espíritu. Saben que si se inscriben en el programa y algo serio pasa y sus medicamentos recetados suben mucho, el gobierno está allí para ayudar, después de $3,600. Y eso es importante para las familias y es importante para nuestras personas mayores, tener esa noción de que hay un seguro sustituto, que hay ayuda por encima de ciertos niveles de costos.

Y en tercer lugar... y en cuarto lugar, hay ayuda adicional para las personas mayores de bajos ingresos. Si usted cumple con los requisitos como persona mayor de bajos ingresos... esto es aproximadamente un tercio de las personas mayores aquí en los Estados Unidos... la cobertura de medicamentos recetados incluye una pequeña prima, si acaso, deducibles bajos, cobertura ininterrumpida. En promedio, el gobierno pagará más de 95 por ciento del costo de medicamentos recetados de las personas mayores de bajos ingresos.

Es realmente importante que la gente examine y vea si hay un programa que atiende sus necesidades o no. Muchas personas se están inscribiendo. Hay unas 42 millones de personas que cumplen con los requisitos del Medicare en Estados Unidos, un poquito más de eso. Hasta ahora se han inscrito más de 31 millones. Eso es mucho. En otras palabras, desde enero, la gente ha dicho, creo que voy a examinar y participar en este programa nuevo.

Hay seis millones más que tienen una fuente alternativa de cobertura. En otras palabras, están muy contentas con los planes que tienen. Y este programa... por cierto, nadie fuerza a nadie a hacer nada. ¿Saben? Éste es nuestro país, tienen la opción de escoger. Entonces, estos 37 millones de poco más de 42 millones de personas tienen cobertura, y estamos trabajando duro para inscribir al resto de las personas mayores que tienen derecho a él. Y se están inscribiendo... muchas personas se están inscribiendo, al aproximarse el plazo del 15 de mayo.

Quiero decirles esto muy claramente. Si usted reúne los requisitos para recibir ayuda adicional, si es alguien mayor con bajos ingresos, el plazo del 15 de mayo no se aplica a usted. En otras palabras, usted puede presentarse sin sanción alguna después del 15 de mayo. Y es importante que las personas mayores de bajos ingresos lo comprendan. Queremos que todos se inscriban; queremos que las personas comprendan que hay prestaciones realmente buenas para las personas mayores. La persona mayor promedio ahorrará la mitad de sus costos... la mitad del costo de medicamentos recetados.

Nos reunimos, como dije, en el sur de Florida anteriormente, y algunos de los relatos de las personas que se inscribieron allá eran relatos realmente impresionantes... personas que ahorraban dinero, personas que tenían un poquito de dinero adicional en el bolsillo. El sistema ha sido modernizado y les ahorra dinero. Y eso es lo que queremos. Ahora, hay quienes dicen es demasiado bueno para ser cierto. Si ustedes no han examinado el programa, examínenlo. Examínenlo. Creo que descubrirán que lo que dije es cierto.

La otra cosa interesante que sucedió es... sólo para que la gente por allá que se pregunta si vale la pena o, si tiene sentido hacerlo...en primer lugar, creo que tiene mucho sentido hacerlo. No queremos que las personas mayores escojan entre alimentos y medicinas. Somos una sociedad compasiva. En segundo lugar, debido a que hay competencia por ustedes... en otras palabras, alguien dijo, aquí tiene diferentes opciones, la prima promedio que pagan las personas mayores por la prestación de medicamentos recetados es $25 mensuales... en promedio. Y eso ha bajado de un costo previsto de $37 mensuales. En otras palabras, cuando alguien compite por hacer negocio con ustedes, tiende a ser... ayuda con el precio.

En Florida, la opción de costo más baja es de aproximadamente $10 mensuales. Hay muchos planes de Medicare Advantage sin prima a disposición de nuestras personas mayores. El programa está ahorrándoles a las personas mayores muchísimo dinero. Y como resultado de que la gente compita por hacer negocios con ustedes, estamos ahorrándoles dinero a los contribuyentes. En otras palabras, la gente dijo, bueno, costará X. Bueno, está costando 20 por ciento menos. Es un buen negocio para las personas mayores de Estados Unidos.

Y, entonces, durante la próxima semana, el secretario Leavitt y yo, y otros del gobierno le recordaremos a la gente que existe una buena oportunidad. Y, entonces, les sugeriría si todavía no se han inscrito, si están viviendo en Florida y viendo este programa de televisión --o en cualquier parte del país viendo el programa de televisión, yo llamaría al 1-800-MEDICARE, y hay alguien allí que los ayudará. O si tienen, si saben usar la computadora o tienen un amigo que sabe usar la computadora, vayan a la página web, Medicare.gov y échenle un vistazo... échenle un vistazo a lo que está disponible. Personas mayores a lo largo del país están ahorrando dinero debido a este plan. Es... si es un hijo o hija, y su mamá o papá reúne los requisitos para el Medicare y no se ha inscrito, considero que el hijo o hija tiene el deber de ayudar a mamá o papá a comprender qué hay a su disposición. Eso es lo que se supone que deben hacer los hijos e hijas. Eso se llama amor. Y un hijo o hija cariñoso debe echarle un vistazo y ayudar a sus padres a darse cuenta de lo que es posible, ayudar a diseñar un programa de prestación de medicamentos que atienda las necesidades de su mamá o papá.

Iglesias en todo el país están tendiendo la mano... sinagogas, personas de diferentes credos, comprenden que tiene sentido ayudar a sus feligreses a aprovechar los beneficios de este plan. Mencioné anteriormente que la AARP, la NAACP, grupos en todo el país están tratando de encontrar a las personas que no se han inscrito todavía y animarlas a hacerlo. Y entonces, es por eso que estoy aquí. Estoy aquí cumpliendo con mi labor de Educador en Jefe. (Risas.) Es decirle a la gente de toda esta parte del mundo y a aquéllos que quizá estén mirando por televisión que éste es un buen negocio para las personas mayores estadounidenses. Y es lo que debe hacer el gobierno. Si el gobierno hace una promesa, queremos asegurarnos de cumplir la promesa que les hicimos. Dijimos que íbamos a conseguirles un sistema moderno de atención médica, y lo hemos hecho.

Y de eso he venido a hablar. Será un placer responder a cualquier pregunta que cualquiera tenga en mente sobre cualquier tema. Pero mientras tanto, gracias por permitirme venir y que Dios los bendiga. (Aplausos.)

Está bien, no, no... gracias. Estaré por allá... tomaremos unas cuantas fotos dentro de un rato. Sí, señor.

P Noto que hay una escasez de materiales acerca del programa nuevo. Simplemente no veo panfletos o libros por allí, donde deberían estar.

EL PRESIDENTE: Cierto.

P En segundo lugar, deseo preguntar, si uno se inscribe, y yo no sé de qué se trata, la verdad. Les tengo temor a las computadoras... Y, entonces, no soy... no sé usar la computadora... Y me gustaría saber, si cuando... si me inscribo, ¿puedo renunciar, salirme?

EL PRESIDENTE: Sí puede. (Risas.) Creo que si firma... en primer lugar, ésa es una gran pregunta. Materiales... hay todo tipo de materiales. No puedo responder la pregunta sobre por qué...

P No los he visto...

EL PRESIDENTE: No, lo sé, no hay... usted no los ha visto, todavía, lo sé. Pero trataré de averiguar por qué no ha visto nada por acá. En segundo lugar, no es el único que dice, le tengo temor a usar la computadora. No es la única persona a la que he oído decirlo. Y por lo tanto, una de las cosas que hacen centros como éste es proporcionar ayuda a las personas sin conocimientos de computación. Y es... con personas que explican cómo funciona y qué está viendo, creo que descubrirá que es mucho menos intimidante de lo que piensa.

Y en tercer lugar, no me inscribiría, si fuera usted, a no ser que esté seguro de que le ahorra dinero. Esto es algo adicional al Medicare. Es una parte del Medicare. Se llama la parte D de Medicare. En otras palabras, el resto de Medicare existe, pero lo que hace esto es proporcionar un beneficio adicional. Y como dije, en todo el país, la gente está ahorrando la mitad de sus cuentas de medicamentos recetados. La gente me dice, bueno, me siento bastante saludable, no estoy tomando muchos medicamentos recetados, no me voy a inscribir. Mi consejo es inscríbase, porque no sabe cuándo va a tener que comenzar a tomar medicamentos recetados.

Pero por lo menos, échele un vistazo. Usted parece una persona curiosa, alguien que quiere conocer los hechos, debe haber gente aquí en este centro que lo ayude a averiguar los hechos. Y habrá materiales, espero... ¿Los hay? Mi hermano dijo que hay materiales. Ahora, más vale que haya materiales, porque el hombre... (risas)... el hombre con el sombrero va a salir de aquí, y si no ve ningún material, quedo pésimo. (Risas.) Sombrero atractivo, además.

Sí, señor. Gracias por su pregunta.

P Señor Presidente, mi pregunta tiene que ver con la situación en Irán.

EL PRESIDENTE: Sí.

P Estoy muy preocupado al respecto y no creo que soy el único. Sé que usted y la secretaria Rice y el embajador Bolten están haciendo todo lo posible por unir a la comunidad mundial para persuadir a los iraníes que no les conviene obtener la bomba. E incluso si usted hace que los chinos y rusos a fin de cuentas concuerden sobre sanciones significativas, mi temor es que lo más probable es que tardará tanto que será demasiado poco y demasiado tarde. Por lo que asumo que existe una buena posibilidad, dada su actitud, de que traten de lograr la bomba. Y mi pregunta es, si lo hacen, ¿qué pasa luego?

EL PRESIDENTE: Sí. En primer lugar, es una gran pregunta porque está presentando aquí una cuestión de importancia internacional. Nuestro objetivo no es dejar que obtengan la bomba, en primer lugar. Y soy una persona optimista y, por lo tanto, creo... reformularé su pregunta de otra manera: ¿Cómo va a evitar que la consigan para comenzar?... No, ¿qué hará si la consiguen?

Y el primer objetivo... en primer lugar, todas las opciones... la primera opción y la opción más importante es la diplomacia. Como saben, he tomado la difícil decisión de exponer nuestras tropas estadounidenses al peligro. Es la decisión más difícil que un Presidente puede tomar jamás, pero quiero que sepan que se intentó la vía diplomática... en otras palabras, un Presidente debe poder decirle al pueblo estadounidense que la diplomacia no funcionó. Y por lo tanto, la primera opción, y una opción que creo que va a funcionar con los iraníes, es la diplomacia. Y creo que vamos a tener éxito por medios diplomáticos.

Cualquier esfuerzo diplomático debe tener un objetivo común, y el objetivo común es precisamente lo que usted dijo, señor, que es que los iraníes no deben tener armas nucleares, ni la capacidad de hacer armas nucleares.

Ése no siempre ha sido el caso durante mi presidencia. En otras palabras, la gente se ha puesto de acuerdo en ese objetivo. Y los países que están de acuerdo no son sólo nuestros aliados en Europa, sino que también China y Rusia concuerdan. De modo que el primer paso hacia una buena estrategia diplomática es lograr que diferentes países tengan el mismo objetivo, que es que los iraníes no tengan capacidad nuclear, ni armas nucleares. Entonces, eso es positivo.

En segundo lugar, ahora estamos trabajando en la táctica para convencer a los iraníes por medio de... de que desechen sus ambiciones, presentando un frente común. Y entonces, ustedes pueden ver cómo se desenvuelve el asunto... por cierto, porque vivimos en una sociedad transparente, todo, por supuesto, está en los periódicos, eso es saludable. Pero eso no sucede en el caso de una sociedad que no es transparente.

Entonces, tenemos seis países... Condi estuvo con ellos anoche, sentada alrededor de la mesa diciéndoles cómo íbamos a lograr nuestro objetivo común. Lo que ustedes están viendo es, por supuesto, los pronósticos y las especulaciones sobre las diferentes posiciones de los seis países sentados alrededor de la mesa. Pero creo que si trabajamos duro, vamos a seguir manteniendo a la gente unida, porque hay un interés común en evitar que los iraníes consigan ese armamento. Ellos comprenden... los países comprenden que si los iraníes tienen esa arma, existe un peligro inherente. Comprenden las consecuencias de un Irán nuclearizado, particularmente si se tiene un presidente que está amenazando a gente.

Y estamos en las primeras etapas diplomáticas en este momento. Una de las opciones, por supuesto, es acudir al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Y una vez que estemos ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, vamos a tratar de llegar... lo que dice la resolución. Mi objetivo... y gracias por sus amables palabras sobre Condi y mí, es trabajar mucho para mantener un frente común. Es muy importante que los iraníes sepan que van estar aislados del mundo; que el resto del mundo, la mayor parte del mundo, comparte las mismas exigencias que aquéllos de nosotros que encabezamos... participamos en las negociaciones.

Pero usted tiene razón, es una cuestión muy difícil. Y continuaremos trabajando por medio de canales diplomáticos para que sea muy claro lo que queremos decir. Y obviamente, parte del trabajo diplomático es plantear cuáles serán las consecuencias si los iraníes deciden no escuchar las exigencias racionales del mundo. Y usted mencionó una: sanciones económicas. Pero nosotros... y yo no voy a mencionarlas, porque considero que es muy importante que los buenos negociadores guarden sus cartas celosamente y, luego, en el momento apropiado, aclarar cuáles son nuestras intenciones.

Es una cuestión importante y le dedicamos mucho tiempo, como debe ser. Al final, por supuesto, espero que un presidente estadounidense pueda decirle al pueblo iraní, son libres, y esperamos tener buenas relaciones con ustedes. La libertad tiene una capacidad maravillosa para cambiar el mundo. Le hablo a un grupo de gente que está más consciente de esto que muchos. Durante el transcurso de sus vidas, ustedes han visto que la libertad ha transformado el mundo. Han visto... y la manera en que prefiero explicar los efectos de la libertad y mi creencia en lo que la libertad puede hacer es explicando la relación que tengo con el Primer Ministro del Japón.

Apuesto que hay aquí algunos veteranos de la Segunda Guerra Mundial. Apuesto que hay aquí gente que conoce a veteranos de la Segunda Guerra Mundial. Apuesto que hay aquí gente que conoce a alguien que estuvo en el frente, para luchar contra los japoneses en la Segunda Guerra Mundial. Y yo puedo... les informo que el Primer Ministro de Japón es mi amigo en la tarea de resguardar la paz. Y hay una razón: porque después de la Segunda Guerra Mundial, uno de mis predecesores, Harry S. Truman, creía que Estados Unidos debía ayudar a ese país, nuestro enemigo, a convertirse en una democracia... no al estilo... no una democracia al estilo estadounidense, sino una democracia al estilo japonés. Y gracias a su fe en la capacidad de la libertad para cambiar la forma de pensar de la gente, gracias a su sólida convicción, hoy esa democracia al estilo japonés es amiga de Estados Unidos.

La libertad tiene la capacidad de volver amigos a los enemigos. Y entonces, a la larga, la mejor manera de lidiar con problemas como el problema iraní es alentar a la gente a ser libre. Y la cuestión fundamental es, ¿el pueblo quiere ser libre? Y la piedra angular de mi política exterior es mi sólida convicción en que la libertad es universal. La gente quiere ser libre.

Una de las lecciones que su generación le enseñó a la nuestra es que mantenerse fieles a los valores que Estados Unidos protege... derechos humanos, dignidad humana, la universalidad de la libertad...ha logrado cambios en el mundo de maneras increíbles. Sólo miren a Europa –ésta es una respuesta larga...(risas)... a una pregunta importante. Y la razón por la cual la presento de este modo es que deseo que ustedes comprendan mi convicción sobre la necesidad de establecer una base de paz para que podamos lidiar no sólo con la situación que atañe a su pregunta, señor, sino a otros asuntos que inevitablemente aparecerán en el transcurso del siglo XXI.

Pero la libertad tiene la capacidad de sentar las bases para la paz y no debemos perder de vista los ejemplos históricos. Tomen el ejemplo de Europa. Hubo dos conflictos importantes en Europa, la primera y la segunda guerra mundial. Hoy Europa está unida y libre, y en paz, porque las democracias no hacen la guerra. Ésta es una lección histórica.

Entonces, a corto plazo, en la cuestión que usted describió, mantendremos las negociaciones diplomáticas, trabajaremos conjuntamente de la mejor manera posible con diferentes... con tantas naciones como sea posible... seis en la mesa de anoche en Nueva York, por cierto. Y mientras tanto, es... continuaremos promoviendo el plan a favor de la libertad.

Buena pregunta. Sí, señor

P Gracias. Primero, permítame decir que creo que este programa ayudará a mucha gente.

EL PRESIDENTE: Muchos serán...

P El programa de la parte D de Medicare va a ayudar a mucha gente.

EL PRESIDENTE: Ah, gracias.

P Pero creo que hay serias deficiencias en él y creo que nos gustaría que las comente. El primer tema importante es que, creo que el programa va a ser mucho más caro para el usuario y el contribuyente de lo que debería, porque no le permitimos a Medicare negociar directamente con las empresas farmacéuticas. Esto podría terminar costándoles a los contribuyentes, cientos, si no miles de millones de dólares en los próximos 10 años.

Otra cosa, a las empresas aseguradoras se les permite cambiar la lista de medicamentos no cubiertos una vez que la persona está en el programa; no se permite que la persona se salga hasta que finalice el año. Esto equivale a que las empresas aseguradoras legalmente ofrezcan un producto barato y y luego cambien. No sé cuántas empresas lo están haciendo, pero es un peligro para nuestras personas mayores.

Tercero, tengo un informe aquí de Families USA que indica que este programa afecta a los más pobres, no los ayuda.

EL PRESIDENTE: Bueno, yo sólo...

P No los ayuda... ya sea que no se han inscrito, o que los beneficios no son mejores a los que estaban recibiendo con la combinación de Medicare y Medicaid.

Finalmente, creo que se debe hacer varios cambios importantes en el programa. Número uno, permitir que Medicare negocie con las empresas farmacéuticas. Número dos, impedir el cambio de medicamentos cubiertos. Si hacemos eso, al reducir los costos, creo que es posible reducir el tamaño o incluso eliminar la falta de cobertura en la que pudieran incurrir las personas.

EL PRESIDENTE: Bien, Gracias.

P Y creo... (risas.) Lo último... bien, si no reducimos nuestros costos así, nunca vamos a controlar los costos de salud en Estados Unidos. Y estamos subsidiando a las empresas farmacéuticas y estamos subsidiando los costos de salud en todos los otros países del mundo, porque todos los otros países negocian directamente con las empresas farmacéuticas. (Aplausos.)

EL PRESIDENTE: Sí, con gusto haré algunos comentarios. En primer lugar, si las personas mayores examinan el programa y piensan que no van a ahorrar dinero, no se deben inscribir.

En segundo lugar, con respecto a las personas mayores de bajos ingresos, no conozco el informe que usted cita... la gente cita informes todo el tiempo. Le diré lo siguiente, mucha gente está trabajando para que las personas mayores de bajos ingresos tengan la oportunidad de inscribirse en un programa sumamente beneficioso... incluidala AARP, la NAACP, como lo dije. Me he reunido con sus representantes. Se dan cuenta de que esto les conviene a las personas mayores de bajos ingresos. Pero si su premisa es correcta y que las personas mayores de bajos ingresos no se van a beneficiar con el programa, no se deben inscribir. Pero no estoy de acuerdo en que no es bueno para las personas mayores de bajos ingresos.

Tercero, una de las razones por las cuales... estamos tratando de que las personas mayores puedan decidir individualmente, en lugar de hacer que el gobierno federal tome las decisiones a nombre de las personas mayores. Entonces, la idea de hacer que el gobierno federal negocie los precios coloca al gobierno federal en el centro del programa. Hay una diferencia filosófica, evidentemente, entre usted y yo. Todo lo que le puedo decir es que el programa cuesta menos de lo anticipado y que este programa va a beneficiar a muchas personas mayores porque hay más opciones para las personas mayores.

Ahora, la idea de que... esto no nos va a ayudar a controlar los costos de salud, en primer lugar, no estoy de acuerdo. Considero que cuantas más opciones haya para los consumidores, mejor. En segundo lugar, los costos de salud están aumentando. Mucho tiene relación con las demandas judiciales que están forzando a que los doctores dejen de ejercer o que ejerzan medicina defensiva, lo cual aumenta las primas para los consumidores. Necesitamos modernizar el cuidado de salud, también, al introducir la informática para que ese sistema con archivos escritos a mano, lo que lleva a errores e ineficiencia, se reemplace con un moderno sistema informático. En tercer lugar, necesitamos transparencia en el precio. La gente debe saber lo que está comprando y la calidad de lo que compra, para que los consumidores puedan tomar decisiones más racionales.

En cuarto lugar, el centro del cuidado de salud debe ser la relación doctor-paciente... no la burocracia, ya sea del gobierno o burocracia privada. Por eso creo firmemente en las cuentas de ahorros de salud, que ahora están... que ahora están a disposición de mucha gente en Estados Unidos.

Entonces, creo que usted y yo tenemos una visión diferente del cuidado de salud. Le agradezco que lo haya mencionado, pero mire, si a la gente no le gusta, no tiene que inscribirse. La gente tiene el derecho de escoger lo que desea escoger. Y por lo tanto, creo que usted estaría de acuerdo conmigo en que las personas mayores deben fijarse y ver si cubre o no sus necesidades.

Muchas gracias, señor. Se lo agradezco.

Sí, señora.

P Señor Presidente... (inaudible) en este país y estoy muy orgullosa de ello.

EL PRESIDENTE: Muy bien. ¿Cuál es su país de origen?

P Alemania Oriental

EL PRESIDENTE: Muy bien.

P He pasado por muchas cosas y me siento agradecida con este país. Y también acabo de inscribirme... pertenezco al suplemento de la AARP, y acabo de inscribirme para el cuidado de salud con Medicare Complete Choice RX United que no tiene primas mensuales y estoy ahorrando unos $140 dólares al mes.

EL PRESIDENTE: Muy bien.

P Gracias. (Aplausos.)

EL PRESIDENTE: ¿Cuánto tiempo lleva en este país?

P He vivido en este país más tiempo de lo que viví en Alemania, porque estaba en Alemania Oriental y teníamos muchos problemas. No había libertad de expresión. Arrestaron a mi hermano. Casi arrestaron a mi hermana por opinar. De modo que me fui fingiendo que iba a actuar en el teatro de la ópera en Nuremberg, y rompí mi contrato y me quedé en Alemania Occidental. Vivo aquí desde 1959. Soy ciudadana estadounidense. Y estoy muy orgullosa de ello.

EL PRESIDENTE: Grandioso. Bienvenida. (Aplausos.)

P Gracias.

EL PRESIDENTE: Sí, señora. Por cierto, conocí a la Canciller Angela Merkel el otro día y ella estaba... ella también creció en Alemania Oriental. Es interesante tratar con un líder mundial que creció en un país comunista. Aporta una perspectiva interesante a la idea de que la gente debe ser libre. Lo que quiero decir es que ella comprende la libertad tanto como cualquiera. Y ella va a ser... es una buena aliada y una buena persona. Cuando la vea le diré que la conocí. (Risas.)

P Bienvenido, señor Presidente. Gracias por venir. Una de mis preguntas es, el 15 de mayo, creo, es el plazo para la inscripción.

EL PRESIDENTE: Sí.

P Si alguien no puede decidir para el 15 de mayo, ¿lo sancionarán o habrá otro periodo de inscripción?

EL PRESIDENTE: Depende de si usted es... reúne los requisitos para beneficios adicionales, sólo para las personas mayores de bajos ingresos. No hay sanciones para las personas mayores de bajos ingresos. Pero si no es parte de este grupo, la inscripción debe ser antes del 15 de mayo.

P Ah, bien. Entonces, ¿va a haber o no otra fecha de inscripción?

EL PRESIDENTE: Usted puede continuar con la inscripción, pero no serán los mismos precios que usted podría... los mismos precios que usted obtendría para sus medicamentos recetados antes del 15 de mayo. Los plazos son importantes. Los plazos ayudan a que la gente comprenda que hay una fecha límite, y que la gente necesita preocuparse por esto, ¿saben? Entonces, la idea es que haya un plazo. Ahora, las personas mayores de bajos ingresos, como les mencioné, se pueden inscribir después del 15 de mayo sin ninguna sanción.

A ver... sí, señora.

P Le agradezco todo lo que ha dicho. Creo que usted es grandioso.

EL PRESIDENTE: Gracias. Bueno, dejémoslo allí. (Risas.)

P No, soy como su madre. Le quisiera sugerir, ésta es una comunidad. Nuestro lema es, "Vecinos que ayudan a sus vecinos". Somos voluntarios. Hay muchas personas mayores que necesitan ayuda. Dejado pasar mucho tiempo y finalmente tomamos la decisión de inscribirnos por medio de la AARP, porque siempre se puede cambiar. Y si empiezan a subir los costos, nos cambiaremos. Usted entra, usted puede influir en su proveedor más que si el gobierno lo hiciera. Entonces, le agradezco su estrategia.

Sin embargo, le rogaría, no por mí... sino porque hay mucha congestión, estaban mandando las llamadas directamente a Medicare. Me dieron un número de identidad, mi esposo consiguió, en la tarde, un número de confirmación. Nadie sabe si... esto tiene que registrarse. El Internet estaba tan congestionado que no se podía obtener información, porque todos lo están haciendo a última hora. Ahora, cuando pagamos nuestros impuestos hay un plazo. Pero se puede solicitar una extensión de seis meses. Creo que (risas)...

EL PRESIDENTE: Creo que ya sé a dónde quiere llegar. (Risas.)

P Bien, entonces no tengo que seguir. Podríamos salir y ayudar a nuestros vecinos. Hay un autobús de Medicare –acabamos de enterarnos esta semana– que va a una iglesia católica en Tampa para ayudar a la gente a inscribirse. Hay un autobús de Medicare que va a un hospital en Sarasota, pero no pensamos en conseguir uno que viniera aquí por nuestra gente y necesitamos tiempo para ayudarlos. Gracias.

EL PRESIDENTE: Sí, se lo agradezco, gracias. En otras palabras, lo que usted está diciendo es que hay muchas personas que están viniendo a última hora y teme que no les sea posible obtener acceso al sistema o hacer que sus números y nombres sean inscritos debidamente antes del 15 de mayo. Voy a hablar con la gente local para asegurarnos de que... ver cuál es la estrategia para lidiar con eso.

Sí, señora. Allí tiene.

P ¿Éste es el mismo plan de Medicare...?

EL PRESIDENTE: Lo está haciendo bien, sólo siga aumentando el volumen.

P ¿Éste es el mismo plan de Medicare para las personas con discapacidades?

EL PRESIDENTE: Discapacidades, sí. Se aplica a la gente con discapacidades, también.

P Entonces si soy menor de 65...¿De todos modos tengo que ir e inscribirme?

EL PRESIDENTE: Para la ayuda adicional, sí, señora.

P Para la ayuda adicional. Y también, sólo le quería decir, muchísimas gracias por la manera en que usted lleva el gobierno con las creencias de... con su fe cristiana, sin dejar que los otros... (aplausos)... se impongan sobre usted cuando defiende su fe. Es muy importante. (Aplausos.)

EL PRESIDENTE: Gracias. Sí, señora.

P ... poder decirle desde el mismo punto de vista, que me preocupan mucho los campos de cultivo, los productos que ahora enviamos y traemos de otros países, que han erosionado nuestra propia economía en Estados Unidos, que confiamos demasiado en otros países, en lugar de construir desde el interior. Y es una gran preocupación, porque vivimos en esta zona... que es una zona de cultivo de tomate para el estado de Florida y que sale hacia otros lugares en Florida. Hemos perdido nuestros campos, estamos perdiendo los naranjales. Estamos perdiendo tanto de lo que fue la base sobre la que se construyó este país, y ahora dependemos de carne de Australia, dependemos de frutas y verduras de América del Sur. Ahora esperamos que China venga y complemente a Hewlett Packard y todas estas otras empresas que ahora dicen que no podemos permitirnos el lujo de emplear a estadounidenses. Es una gran preocupación mía, a mi edad, ni qué decir para los jóvenes que me siguen.

EL PRESIDENTE: ¿Saben? Es interesante... es una pregunta muy interesante. Pregunta... declaración. Hay mucha gente que está preocupada por un mundo globalizado en el cual hay una competencia feroz. Mi actitud al respecto es que no creo que debemos temerle a la competencia, creo que la competencia es buena y saludable. Pero creo que debemos lidiar con ella inteligentemente. En otras palabras, una de las opciones para enfrentar el temor a la globalización es encerrarnos entre cuatro paredes, decir que no vamos a aceptar productos, imponer el proteccionismo, es decir que vamos a poner altos aranceles a los productos porque no queremos que otra gente venda sus productos en el mercado estadounidense. Ésa es una manera de enfrentar esta preocupación. Y es... francamente, creo que eso traería problemas económicos al país.

Como ustedes saben, soy una persona que cree en el libre comercio. También creo en asegurarnos de que las compañías nos traten equitativamente, en otras palabras, que podamos competir en igualdad de condiciones. Entonces, tengo algunas ideas sobre cómo hacerlo. Y por cierto, su preocupación la comparte mucha gente. Una pregunta legítima para quienes dictan la política es, ¿Cómo se puede lidiar...? ¿Cómo nos podemos asegurar que continuaremos siendo el líder mundial en economía con semejante competencia?

Bueno, permítanme terminar. Permítanme concluir mi respuesta. Hay que hacer cosas prácticas. La primera, asegurarnos de que nuestros niños tengan la capacitación laboral necesaria... la capacitación laboral necesaria para los trabajos del siglo XXI. Una de las cosas que mi hermano Jeb ha hecho es exigir responsabilidad de las escuelas públicas para asegurarnos de que los estándares sean altos y se evalúe a la gente. Y cuando encontremos fallas, se pueda hacer algo al respecto... para que simplemente pasemos a los muchachos por el sistema.

Y deseo que esos altos estándares y ayuda adicional se extiendan a los estudiantes del Título I, que no llegan a niveles aceptables en matemáticas y ciencias. Porque le voy a decir lo que va a suceder en un mundo globalizado, que si no les damos a nuestros niños la capacitación necesaria para los trabajos del siglo XXI –matemáticas, ciencias, ingeniería, puestos que ayudarán a que este país avance– si no hacemos eso, los trabajos van a irse a otros países. Los trabajos buenos, con sueldos altos, van a irse a otras partes del mundo.

El primer paso es la educación. El segundo paso es asegurarnos de continuar siendo el país líder en innovación, investigación y desarrollo. Y la manera de hacerlo es invertir fondos federales, lo cual vamos a hacer, en ciencias básicas, como también nos aseguraremos de que el crédito tributario por investigación y desarrollo, que incentiva al sector privado a invertir en investigación y tecnología ...– nos aseguraremos de que sea una parte permanente del código tributario. En otras palabras, asegurarnos de que Estados Unidos sea el líder en innovación. Si no somos el país líder en innovación, otros países serán los líderes de la innovación. Hay competencia. Podemos aislarnos para no enfrentarla, pero el mundo seguirá siendo competitivo.

En tercer lugar, debemos hacer algo con respecto a la energía. Los precios de la gasolina, como saben, los están afectando. Han subido. Parte de la razón por la cual han subido es porque el precio del crudo subió, y parte de la razón por la cual el precio del crudo subió es porque la demanda de petróleo crudo es mayor que la oferta. Y no estoy seguro de que la oferta alcance el nivel de la demanda en el corto plazo, de modo que una de las cosas que debemos hacer es encontrar la manera de manejar nuestros autos de manera diferente... se producen combustibles diferentes aquí mismo en... el producto central del que se fabrica se cultiva aquí mismo en Florida.

La segunda manera son los autos híbridos. Y tenemos incentivos en la ley federal que proporciona incentivos para que la gente compre híbridos. Los híbridos funcionan con una combinación de electricidad y gasolina. Y les contaré sobre un interesante adelanto que está por suceder, resultado de investigación por el gobierno federal y el sector privado, que es que vamos a tener baterías que van a durar las primeras 40 millas de manejo. Eso es bueno para las zonas urbanas en Estados Unidos, por ejemplo. Casi nadie maneja 40 millas en un día. Sería muy bueno si pudieran funcionar esas primeras 40 sin usar gasolina.

Debemos manejar la política energética sensatamente. Sucede que yo creo en la energía nuclear. Creo que la energía nuclear... sé que la energía nuclear es renovable y protege el medio ambiente. Debemos asegurarnos de continuar desarrollando tecnología que nos permita quemar carbón de manera que no afecte el medio ambiente. La tecnología solar avanza cada vez más y el gobierno está ayudando en la investigación.

Lo que quiero decirle es que en el frente energético, debemos actuar con inteligencia si queremos competir. Debemos hacer algo sobre las demandas judiciales sin fundamento, que hacen que aquí en Estados Unidos sea difícil competir, no sólo para los profesionales médicos, sino también para el sector empresarial, si queremos competir. Debemos mantener bajos los impuestos si queremos competir. En el futuro, si queremos competir, debemos hacer algo sobre la seguridad social. La seguridad social funciona para ustedes. Ustedes se ven bien. Funciona para mi generación, pero no tanto para la gente que está tratando de pagar por mi generación. Es hora de poner de lado los asuntos... la política en Washington, D.C.... y llegar a una solución para que las generaciones futuras de estadounidenses...(aplausos)... mi respuesta a este país es que no debemos temerle al futuro, sino forjarlo.

Y la alternativa es aislarnos y creo que sería un error. Es realmente interesante cuando vemos lo que pasó en la década de los veinte. Durante ese periodo, el pueblo estadounidense se aisló por una serie de altos aranceles proteccionistas, lo cual, llegado el momento, fue uno de los motivos de la Gran Depresión. Creo que siempre debemos recordar las lecciones de la historia.

De todos modos, excelente pregunta. Gracias por darme la oportunidad... todavía tiene algo que decir, lo escucho. (Risas.) ¿Usted quiere entrar en un debate?

P Hace cuarenta años...

EL PRESIDENTE: Continúe.

P Hace cuarenta años que sabemos que debíamos hacer algo acerca de la escasez de petróleo. Nos dijeron, hagamos algo. Eso fue hace cuarenta años. Se suponía que el futuro estaba en la energía solar. El gobierno participaba y literalmente daba dinero para que la gente instalara energía solar en su hogar. Todo se detuvo. ¿Por qué no continuamos usando esos recursos en lugar de parar a la gente porque no puede llegar a su trabajo...?

EL PRESIDENTE: No, no, dígalo otra vez, ¿usar qué ahora?

P ¿Por qué no continuamos usando estos recursos de energía solar...?

EL PRESIDENTE: Lo estamos haciendo.

P ... las casas por aquí, literalmente, si se pusiera un panel de energía solar, alguien viene y dice, espere, eso no está bien. En Fort Myers lo hicieron hace 20 años, lo aceptaron y está bien. Pero hace 40 años ya sabíamos que esto iba a pasar...

EL PRESIDENTE: Sí.

P ... ¿Por qué desperdiciamos 40 años? Ahora tenemos miedo.

EL PRESIDENTE: No, le agradezco... en realidad, no... no creo que “tener miedo” sea la palabra correcta para describir lo que pienso. Creo que necesitamos enfrentar este desafío. Le recuerdo que unas de las razones es que en 2001 el precio del petróleo crudo era de unos $17 dólares por barril. En otras palabras, eso... el bajo precio del crudo le hizo pensar a la gente de que tal vez las cosas... la oferta iba a ser mayor que la demanda. Pero también hizo la competencia más difícil para las alternativas. No estoy seguro de haberle entendido, que no se incentiva a que la gente ponga paneles solares. Creo que la gente puede poner paneles solares si quiere. Pero lo interesante es que... y estamos invirtiendo dinero en tecnología solar de punta. En otras palabras, no habrá “una sola” respuesta a la necesidad de no depender de fuentes extranjeras de petróleo. Habrá una serie de respuestas en una serie de frentes que le permitirán a este país no depender del petróleo. Es necesario. Estoy totalmente de acuerdo en que es necesario. Y el asunto es, ¿estamos invirtiendo dinero a nivel federal para hacerlo? Y la respuesta es sí, totalmente. Desde que soy Presidente, hemos invertido unos $10 mil millones en maneras de ayudarnos a no depender del petróleo, por medio de la investigación y desarrollo.

Sí, señor.

P Sacamos una patente para controlar huracanes, y se la enviamos al... (risas)... senador Byrd, y pensó que era estupenda y él...

EL PRESIDENTE: Dénle un micro que funcione, por favor. (Risas.)

P Fuimos con el senador Byrd y pensó que era estupenda, y se la dio, según entiendo, a Karl Rove.

EL PRESIDENTE: ¿Ahora qué? No entendí su pregunta, señor.

P Una patente para controlar huracanes.

EL PRESIDENTE: ¿Controlar huracanes?

P Correcto.

EL PRESIDENTE: ¿Dónde estuvo usted el año pasado? (Risas.)

P Bien, estoy aquí este año. Bueno, el senador Byrd pensó que era suficientemente buena para Carolina del Norte y se la dio... según entiendo se la dio a Karl Rove, bueno. Queremos... tratamos de ponernos en contacto con usted, y esperamos que reciba la descripción de esta patente, porque estamos seguros de que es lo único que puede detener huracanes cuando acaban de formarse y son vulnerables. Bueno, los podemos detener y estamos usando lo más frío en el universo para hacerlo. Y aviones... tenemos planeado exactamente cómo hacerlo, desde MacDill o donde sea. Y entonces, esperamos que llegue a leer esto. Se lo di a alguien llamado Ryan aquí, alguien que trabaja con usted y espero que se lo dé.

EL PRESIDENTE: Bien, bien. ¿Cómo se llama?

P Me llamo Luther Hoffman (fonético). Le enviamos una carta, pero tal vez no se la hicieron llegar.

EL PRESIDENTE: Bueno, ¿sabe?... (Risas.) Sí, señor.

P Sí, señor. ¿Me puede escuchar bien?

EL PRESIDENTE: Sí, señor.

P Usted mencionó los precios de la gasolina. Creo que todos comprendemos que es el resultado de factores económicos. Lo que no comprendo, lo que parece ir contra todo sentido común es, ¿por qué las empresas petroleras también están reportando utilidades récord? No me parece bien que la gente se enriquezca con la miseria de otros... con nuestra miseria.

EL PRESIDENTE: Bueno, mi actitud es, que creo en los mercados, creo en el sector privado, pero también creo que la gente debe reinvertir. ¿Saben? No hemos construido una refinería en este país desde principios de los setenta, ni una refinería. Y, ¿adivinen qué?... Cuando se tiene poca oferta y la demanda se mantiene, el precio aumenta. De modo que parte de las razones para estos altos precios de la gasolina es porque el precio del petróleo crudo ha subido.

En parte es porque no hemos aumentado el suministro de gasolina para los consumidores. Entonces, hago un llamado a las empresas de energía para que reinviertan en Estados Unidos, expandan la capacidad de las refinerías y construyan nuevas. Sin embargo, parte del problema es culpa nuestra. Tenemos muchas reglas y reglamentos que impiden que haya... que impiden que la gente invierta capital en la expansión de refinerías. De modo que una de las cosas en las que estoy trabajando con el Congreso es que relajen esos reglamentos.

Digo, si tenemos un problema, hagámosle frente y encontremos el origen del problema. Hay un embotellamiento al momento del papeleo. Y debemos tener menos regulaciones en Estados Unidos para aumentar la oferta de gasolina para nuestra gente.

Tenemos otro problema, porque muchos estados requieren mezclas diferentes de combustible, lo que significa que es difícil... cuando se tiene que cambiar el suministro de gasolina según la estación para conseguir una mezcla especial, hay interrupciones en la oferta. Y los precios aumentan cuando la oferta se interrumpe.

Entonces, no creo que el gobierno federal deba intervenir en las empresas. No creo en eso. Pero sí creo que el gobierno federal debe incentivar a que la gente invierta utilidades en Estados Unidos, para construir oleoductos y aumentar la capacidad por el bien de los consumidores. (Aplausos.)

Sí, señora. Se nos está acabando el tiempo aquí, porque tengo que ir a Orlando. Hermano, tienes que volver al trabajo. Te están pagando mucho dinero y tú estás aquí sentado. (Risas.)

P En primer lugar, señor Presidente, quiero que sepa que lo tenemos presente en nuestras oraciones diariamente.

EL PRESIDENTE: Gracias.

P Oramos por usted y su gabinete. (Aplausos.) En segundo lugar, me gustaría preguntarle sobre el oleoducto de Alaska. Entiendo que la mayoría del suministro no llega a Estados Unidos y me gustaría saber por qué va a otros países en lugar de venir aquí donde se necesita, para que podamos...

EL PRESIDENTE: ¿Usted se refiere al petróleo que transporta el oleoducto?

P Sí, señor.

EL PRESIDENTE: Para serle franco, no sé a dónde va. Lo siento, pero puedo averiguar. (Risas.)

P Bueno. ¿Podría mandarnos un poco en esta dirección, por favor? (Risas.)

EL PRESIDENTE: Pensé que me iba a preguntar por qué todavía no llega el oleoducto hasta acá... porque hay muchas reservas de petróleo y gas allá que se pueden explorar de manera ecológica. Y creo que debemos perforar pozos en la Reserva Natural Nacional de Alaska ... se llama ANWR. Sé que lo podemos hacer y proteger el medio ambiente al mismo tiempo. Y sé que hay reservas de gas que deberíamos transportar por el oleoducto también. No sé a dónde va todo el petróleo que pasa por el oleoducto ahora. Voy a tratar de averiguarlo.

Bueno, la pregunta final, sí, señor.

P Buenos días, señor Presidente.

EL PRESIDENTE: ¿Cómo está usted?

P Soy bombero jubilado de la ciudad de Nueva York.

EL PRESIDENTE: Sí, señor. (Aplausos.)

P En nombre de todas las personas que fallecieron, le agradezco el cariño y afecto que le demostró a la ciudad de Nueva York después del 11 de septiembre...

EL PRESIDENTE: Sí, gracias.

P ...y en nombre de 343 bomberos, mis hermanos bomberos que fallecieron ese día. Creo que está haciendo un trabajo estupendo y siempre lo querremos y respetaremos. (Aplausos.)

Usted dijo antes que le gustaría una solución para el Seguro Social. La tengo aquí en la mano, Señor Presidente.

EL PRESIDENTE: Le puedo dar el alcance allá en esa esquina y me la puede dar.

P Me encantaría. (Risas.)

EL PRESIDENTE: El señór del huracán también puede darme su respuesta allí. (Risas y aplausos.)

P Escribí una solución a la reforma del Seguro Social el año pasado. Se la envié a todos los congresistas, cada senador, cada periodista, cada estación en todo el país. Envié 794 cartas y sólo recibí cinco respuestas. Creo que lo que está pasando con el Seguro Social es el colmo. No nos va a afectar a nosotros, como usted dijo, pero va a afectarnos porque somos los padres de los baby boomers.

EL PRESIDENTE: Correcto.

P Y también somos los abuelos de los hijos de los baby boomers. (Risas.) Y estamos preocupados por ellos.

EL PRESIDENTE: Sí. Le diré una cosa. Tengo que agradecerles a todos y usted, párese allí mismo.

P Gracias, señor Presidente.

EL PRESIDENTE: Y yo... le diré lo que yo...

P Por favor, deme dos minutos para esta carta.

EL PRESIDENTE: Le voy a pedir al fotógrafo que me tome una foto recibiendo su carta.

P Gracias, señor.

EL PRESIDENTE: Así me voy a acordar de quién era usted y dónde me la entregó. (Risas y Aplausos.)

P Yo siempre lo recordaré, señor Presidente.

EL PRESIDENTE: Gracias por ser bombero. Que Dios los bendiga, a todos. Gracias.


{DP-USGOV}}