Diario Oficial de El Salvador/Tomo 39/Número 306

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

página 1969


REPÚBLICA DEL SALVADOR—CENTRO-AMÉRICA 1969

DIARIO OFICIAL


TOMO 39 San Salvador, lunes 30 de diciembre de 1895 NUM. 306


Sección Oficial[editar]

SECCIÓN OFICIAL

Poder Ejecutivo[editar]

PODER EJECUTIVO

Secretaría de Hacienda, Crédito Público, Fomento y Beneficencia[editar]

SECRETARIA DE HACIENDA, CREDITO
PUBLICO, FOMENTO Y BENEFICENCIA.

CARTERA DE HACIENDA

Palacio del Ejecutivo:  
San Salvador, diciembre 27 de 1895.

Habiendo fallecido el señor General don Adán Mora, Administrador de la Aduana de El Triunfo, el Poder Ejecutivo acuerda: nombrar para que desempeñe interinamente aquel empleo, al señor don Luis F. Mathies, quien rendirá la fianza respectiva y disfrutará del sueldo de ley.—Comuníquese.

(Rubricado por el señor Presidente.)

El Secretario del Ramo,
Lemus.

CARTERA DE BENEFICENCIA

Palacio del Ejecutivo:  
San Salvador, diciembre 24 de 1895.

Debiéndose renovar la Junta de Caridad de la ciudad de San Vicente, y en vista de la propuesta respectiva, el Poder Ejecutivo acuerda: organizar aquella Junta, para el año próximo entrante, de la manera siguiente: Hermano Mayor, señor don Carlos M. Prieto; Consiliarios propietarios, señores don Lázaro López, don Vicente Samayoa, don Juan Ulloa y don Octavio Miranda; Síndico, doctor don Rodolfo Alfaro; Tesorero, Coronel don David Barros; Consiliarios suplentes, señores don Pedro Valencia y don Manuel Antonio Arévalo; Secretario, don Manuel A. Morán, y Prosecretario, señor don Jacinto Artiga.—Se rinden las gracias á los miembros salientes por los servicios que han prestado.—Comuníquese.

(Rubricado por el señor Presidente.)

El Subsecretario del Hacienda, en-
cargado del Despacho de Beneficencia,

Rodríguez.

Secretaría de Guerra y Marina[editar]

SECRETARIA DE GUERRA Y MARINA.

CARTERA DE GUERRA

Palacio del Ejecutivo:  
San Salvador, diciembre 28 de 1895.

Habiendo fallecido el General de División don Adán Mora que desempeñaba el empleo de Comandante y Capitán del puerto de El Triunfo, el Poder Ejecutivo acuerda: nombrar interinamente, para el desempeño de aquel puesto, al Coronel don Luis F. Mathies, quien devengará el sueldo de su antecesor desde el 24 del corriente mes, en cuya fecha se hizo cargo del citado empleo.—Comuníquese.

(Rubricado por el señor Presidente.)

El Secretario del Ramo,
Castro.

Documentos Oficiales[editar]

DOCUMENTOS OFICIALES.

Inauguración de los trabajos del ferrocarril de La Unión á la Capital[editar]

Inauguración de los trabajos del ferrocarril de La Unión á la Capital.

El 14 del corriente se dirigió á La Unión el señor Presidente de la República General don Rafael A. Gutiérrez, acompañado de algunos altos funcionarios y otros empleados del Gobierno, á inaugurar los trabajos del ferro-carril de aquel puerto á esta capital; y el 16 del propio mes, se verificó la ceremonia inaugural, en medio de una inmensa concurrencia de gente de todas las clases sociales.

Las frases pronunciadas por el Jefe del Ejecutivo en aquel acto solemne, son una prenda segura de que la obra principiada será dentro de poco tiempo una realidad, y que los pueblos del Oriente se unirán con los del Centro y el Occidente del país, para emprender todos, en unísono consorcio, la marcha de la civilización.

El Gobierno, por su parte, está dispuesto á que la importante mejora de que se trata, se construya bajo las mejores condiciones para el Estado; y solo falta el concurso de los buenos salvadoreños para llevar á feliz término el ferro-carril.

Los trabajos comenzados el 16 del mes que corre, continúan con actividad, bajo la dirección de un cuerpo respetable de Ingenieros.

La Comisión últimamente llegada de Londres, ha dado comienzo á sus operaciones de revisión del trazo hecho de La Unión á San Miguel; y seguirá el estudio del trayecto que debe traer la línea hasta esta Capital.

El primer paso se ha dado. Que pronto el silbido de la locomotora anuncie á la Sección Oriental, que es llegad ala hora del progreso!

Publicamos en este número del "Diario" la alocución del señor Presidente General Gutiérrez, y después daremos publicidad á los otros discursos que fueron pronunciados con motivo de la inauguración de los trabajos del ferro-carril.


Alocución dirigida por el Señor Presidente de la República[editar]

Alocución dirigida por el Señor Presidente de la República, General Don Rafael Antonio Gutiérrez, en el acto de la inauguración de los trabajos del ferrocarril de La Unión á la Capital, el día 16 de diciembre de 1895.
Señores:

El creciente desarrollo de la agricultura y del comercio del país, ha venido imponiendo la necesidad, cada vez más imperiosa y manifiesta, de establecer vías de comunicación que por su comodidad y baratura, faciliten el tráfico y permitan derelleno á las demás exigencias de la vida social.

El Occidente y el Centro de la República, donde aquella necesidad era notoria, están próximos á ver realizados sus deseos, en este sentido, por medio del ferrocarril que ha de unirlos entre sí y con los puertos de Acajutla y La Libertad. Solo faltaba el Oriente en el concierto de este progreso nacional, y, por tal motivo, venimos hoy á iniciar los trabajos del ferrocarril, que, partiendo de este amplísimo puerto, ha de ir á conectar con los demás en la capital de la nación, completando así el vínculo más poderosos y eficas de las tres grandes secciones de nuestra República.

No quiero detenerse á considerar los beneficios múltiples que de esta obra han de reportar todos los pueblos; pero sí debo proclamar en esta solemne ocasión, que el Gobierno actual, desde sus primeros días, ha venido ocupándose con el mayor interés, en dar impulso á los gérmenes de progreso que encontró en esta rica sección. No ha sido otro objeto con que se abrió al comercio del mundo el puerto del Triunfo: igual mira ha llevado el Gobierno en la apertura de las nuevas carreteras que conducen al mismo puerto, en conexión con la zona cafetalera; y no es menos maniefiesta la intención con que se está realizando en nuestros días la antiquísima y nunca cumplida promesa del puente en el Lempa, obra que reclamaba con sobrado justicia el tráfico general, y que fue iniciada hace poco más de un año, cuando aún estaba en penuria nuestro Tesoro y en dificultades nuestro crédito.

Sin embargo, todo esto era todavía insuficiente en concepto del Gobierno para llenar la necesidad del Oriente; y de aquí la iniciativa para hacer por cuenta del Estado esta obra que hoy inauguramos. No faltará quien califique adversamente el arrojo de la Administración al dedicarse á tal empresa. Tampoco faltará quien propale que la obra del ferro-carril es una vana promesa, como lo ha sido en anteriores gobiernos. No importa: á todos esos espíritus prevenidos ha de contestar la realidad del hecho, y el pito de la locomotora despertará la fe y el entusiasmo de los que yacen en las tinieblas del excepticismo y de la animadversión. Entre tanto, señores, tengamos el firme convencimiento de que los trabajos iniciados son una prenda de los que en seguida van á ponerse ne ejecución, y debemos todos contribuir á que esta empresa corresponda á los deseos del país, manifestados en el decreto de la Asamblea Nacional, y, particularmente, á las necesidades que todos conocemos. Nada de temores, nada de vacilaciones: un sólo espíritu debe guiarnos, y es el de poner hoy nuestro óbolo en esta obra, de la cual mañana reportaremos utilidades incalculables, siendo una de ellas, la primera de todas, la aproximación de nuestros pueblos y la creación de relaciones personales y mercantiles hasta hoy tan dificiles, tan onerosas entre nosotros.

Bajo estas prendas y seguridades, doy á nombre de la República por iniciados los trabajos del ferro-carril de este puerto á la ciudad de San Salvador; y excito á las autoridades y vecinos del país, á concurrir en la medida de sus facultades á la realización de esta magna obra: en especial hago un llamamiento á los pueblos de esta Sección, para que, secundando las intenciones del Gobierno, acojan la empresa como cuya y como especialmente dedicada á su beneficio y mejora.

Señor Director: dad principio á los trabajos que el Gobierno ha puesto á cargo página 1970 de vuestra reconocida pericia y honradez: poned en manos de vuestros colaboradores y operarios los instrumentos del trabajo, y contad con el apoyo del Gobierno y del país para llevar á cabo vuestra labor.

Señores: quedan inaugurados los trabajos de este ferro-carril.


Sección Editorial[editar]