Diccionario gitano/Epítome de gramática gitana

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


EPITOME

DE

GRAMÁTICA GITANA.

Francisco de Sales Mayo - Diccionario gitano (1867) pg 11.jpg

(Las cifras entre paréntesis hacen referencia al número de cada párrafo ó regla.)


PRELIMINAR.


En cada país el idioma primitivo que trajeron los gitanos de la India ha venido conservándose en la memoria de las generaciones sucesivas, sin haber sido nunca un lenguaje escrito.

Por eso las modificaciones, que necesariamente habia de sufrir aquel idioma, hubieron de atemperarse al general de cada pueblo donde esas generaciones de gitanos han vivido.

En España, pues, á las peculiaridades gramaticales de la lengua original, han sustituido las reglas de la gramática castellana, tanto en sintáxis como en la conjugacion de los verbos y declinacion de los nombres; pero dominando los vicios de pronunciacion é incorreccion que distinguen especialmente á los habitantes de Andalucía, á más de otros barbarismos de cierto lenguaje espurio arreglado por seudo-literatos no gitanos.

Así el dialecto romanó, el caló, ó sea el lenguaje familiar de los gitanos españoles, tiene la misma escritura, alfabeto, ortografia y demás estructura gramatical que el castellano, salvas las diferencias que vamos á señalar en este Epítome. Las reglas de gramática—general ó castellana— que ignorare el lector, deberá éste aprenderlas en otros Tratados dispuestos para la edad infantil.


CAPITULO PRIMERO.

DEL ARTICULO.


1. El artículo, lo mismo que en castellano, es masculino y femenino, tiene singular y plural; pero, efecto de las diversas inflexiones de pronunciacion en cada provincia, se expresa en caló de más de una manera:

Singular masculino. Or, O (sin acento) el
Plural » Os, Ler los
Singular femenino. A (sin acento) la
Plural » As, Ar las

2. La contraccion del artículo con la preposicion de es común á ámbos géneros y números:

Singular masculino. Ye del
Plural » Es de los
Singular femenino. Ya de la
Plural » Yas de las

3. El llamado artículo neutro lo no existe en gitano. Le suple el masculino:

O baró, lo grande.
Or amaró, lo nuestro.


CAPITULO II.

DEL SUSTANTIVO.


4. El género del nombre sustantivo aparece en caló con dos caracteres distintos: uno conservado de su orígen índico, y otro adquirido del castellano. 5. Los nombres primitivos indostanes, ó formados por analogía, terminan su singular masculino en consonante ó vocal acentuada, excepto la í, tambien acentuada, que es la vocal distintiva que constituye el femenino:


SUSTANTIVOS MASCULINOS.

Bear, viento. Consonante.
Crally, rey. »
Jeriá, pierna. Vocal á.
Cotoré, pedazo. » é.
Chirricló, pájaro. » ó.
Manú, hombre. » ú.


SUSTANTIVOS FEMENINOS.


Pañí, agua. Vocal í.
Rachí, noche. » »

6. Los nombres derivados ó formados del castellano guardan la misma estructura, esto es, son del género masculino cuando su singular termina en consonante ó en las vocales no acentuadas e, o, u, y son del femenino cuando termina en las vocales no acentuadas a, i:

SUSTANTIVOS MASCULINOS.


Inerin, enero. Consonante.
Aljor, yeso. »
Bruje, real. Vocal e.
Ampio, aceite. » o.
Beou, higo. » ú.
Hay alguna rara excepcion, como: baste, mano, que es femenino.

SUSTANTIVOS FEMENINOS.


Cornicha, cesta. Vocal a.
Begai, vez. » i.

7. Todos los nombres, cualquiera que sea el género á que pertenezcan, si terminan en vocal no acentuada ó en á, é con acento, forman el plural tomando una s:

SINGULAR. PLURAL.
Aricata, parte, aricatas
Gole, voz, goles.
Dai, madre, dais.
Nao, nombre, naos.
Beou, higo, beous.
Romá, esposo, romás.
Gresé, tiempo, gresés.

a. De las rarisimas voces, que en caló terminan con u sin acento, gau (lugar) forma su plural en es: gaues.

b. Alguno que otro nombre, cuyo singular termina en é acentuada, por razon de su origen etimológico forma irregularmente el plural: chibé, dia; chibeses, dias.

8. Todos los nombres terminados en la vocal í con acento forman su plural con as:

SINGULAR. PLURAL.
Buchí, cosa, buchías.
Tatí, fiebre, tatías.

a. El uso admite que, para evitar la cacofonía de muchas aa seguidas, sobre todo en poesía, el plural de í se forme tambien con s sólo: Puñí, pena, puñís. b. Por razón del orígen, algunos nombres en í tienen plural irregular: Lirí, ley, liríses.

9. Todos los nombres que terminan en la vocal acentuada ó tienen el plural en és:

SINGULAR. PLURAL.
Chaboró, niño, chaborés.
Quiribó, vecino, quiribés.

10. Los nombres que terminan en la vocal acentuada ú, ó en consonante, no siendo y griega, forman su plural con es:

SINGULAR. PLURAL.
Burú, buey, burúes.
Chuquel, perro, chuqueles.
Carlochin, corazón, carlochines,
Jundunar, soldado, jundunares.

a Algunos nombres en ú por razón de estilo sólo toman una s en el plural: Orquidú, ánima, orquidús.

b. Otros por su orígen etimológico tienen el plural en ces: Batú, padre, batuces.

c. Y por razón contraria, la de corruptela, baras es el plural irregular de bar, piedra.

11. Los nombres terminados en y griega precedida de consonante tienen el plural en ís: Bajaly, profeta, bajalís.

Por razon del orígen se cuenta alguna excepcion: Crally, rey, crallises.

a. Si terminan en ay, el plural es áes: Arajay, fraile, arajáes.

b. Si en oy, el plural es ayes: Mancloy, príncipe, manclayes.

c. Si en uy el plural es úes: Ardujuy, asesino, ardujúes.

CAPITULO III.

DEL ADJETIVO.


12. El nombre adjetivo sigue en todo las mismas reglas que el sustantivo.

13. Las voces de origen índico ó formadas por analogía, cuyo masculino termina en consonante ó en las vocales acentuadas á, é, ó, ú, y el femenino en í (5), sufren las modificaciones siguientes:

a. La c, la g, la l, la n, antepuestas á la vocal final del masculino, y la n final, afirman su sonido en el femenino, convirtiéndose en qu, gu, ll, ñ:

MASCULINO. FEMENINO.
Jucó, delgado, juquí.
Langó, cojo, languí.
Barlú, maniaco, barllí.
Oruné, oscuro, oruñí.
Segriton, último. segritoñí.

Por excepcion rara cualcan, cualquiera, es comun de dos.

b. Todos los demás adjetivos masculinos terminados en consonante se convierten en femeninos agregando la vocal í acentuada: Choror, pobre, chororí.

c. Si la consonante final del masculino es y griega precedida de o, esta o se convierte en a para el femenino: Dutoy, luminoso, dutayí.

d. Pero si la y griega va precedida de otra consonante, el adjetivo no cambia, es comun de dos: Moscaby, embelesado, embelesada.

e. Otro tanto se observa si la final del masculino es l. Como en castellano, la terminacion del femenino es la misma: Jil, fresco, fresca. 13. Todos los adjetivos dentados ó formados del castellano siguen las mismas reglas de su origen: los acabados en e no acentuada son comunes de dos, y los que tienen el masculino en o sin acento terminan su femenino en a:

MASCULINO. FEMENINO.
Pernique, inteligente, pernique.
Superbio, soberbio, superbia.
Majarao, bendito, majaráa.

14. Algunos adjetivos en ao convierten el femenino en añí; pero son raras excepciones que suponen más bien la terminacion masculina anó contraida en ao: Pandelao, oprimido, pandelañí.

15. Los plurales de los adjetivos terminan exactamente como los de los sustantivos (7 á 11).

16. En caló no hay comparativos, superlativos ni aumentativos propios.

17. Los comparativos se forman con el adverbio bus ó buter, más:

Lachó, bueno; bus lachó, mejor.

Chorré, malo; bus ó buter chorré, peor.

Baró, grande; buter baró, mayor.

Chinorré, pequeño; buter chinorré, menor.

18. Los superlativos se forman usando el adverbio but, muy, ántes del adjetivo, ó el adverbio baribú, mucho, á continuacion, que es más expresivo:

Lachó, bueno; but lachó ó lachó baribú, buenísimo.

En lenguaje espurio ó estilo vulgar, el uso ha introducido para muchas palabras la terminación castellana ísimo, ísima: Fendísimo, excelentísimo.

19. Los aumentativos se forman con el adjetivo baró ú otros que expresen grandeza: Manú baró, hombron.

20. Los diminutivos, tanto sustantivos como adjetivos, son los únicos que algunas veces puede considerárselos con la terminacion propia en para el masculino y llí para el femenino: Chábolé, chicuelo; cachillí, mujercilla.

21. Tambien en estilo vulgar se usan los diminutivos castellanos ito, ita, ico, ica: Sacaito, ojito; batico, padrecico.

22. Los numerales en caló son los siguientes:

Yaque, uno. Bin y yequé, veintiuno.
Dui, dos. Bin y dui, etc.
Trin , tres. Trianda, treinta.
Ostar, cuatro. Ostardí, cuarenta.
Panche, cinco. Panchardi, cincuenta.
Jobe, zoy, seis. Jobenta, sesenta.
Ester, eftá, siete. Esterdí, setenta.
Otor, ocho. Otordé, otorenta, ochenta.
Nebel, esnia, nueve. Esnete, noventa.
Deque, esden, diez. Greste, ciento.
Yesdeque, once. Duigrés, doscientos.
Duideque, doce. Tringrés, etc.
Trindeque, etc. Nebegrés, novecientos.
Nebedeque, diez y nueve. Milé, jazaré, mil.
Bin, veinte. Tarquino, millon.

23. Los ordinales son los siguientes:

Brotobo, primero. Esnetó, noveno.
Duisquero, segundo. Esdentó, décimo.
Trincheró, tercero. Or yesdeque, undécimo.
Ostaró, cuarto. Or duideque, duodécimo.
Pancheró, quinto. Or bin, vigésimo.
Zobio, sexto. Or trianda, trigésimo.
Esteró, sétimo. Or greste, centésimo.
Otoró, octavo. Or jazaré, milésimo.
CAPITULO IV.

DEL PRONOMBRE.


24. El pronombre en caló ha conservado una forma muy irregular. Los personales en el caso directo son como sigue:

SINGULAR.
Menda, man, yo.
Tucue, tute, tue, tú.
Ó (con acento), él.
Siró, ella.
PLURAL.
Amangue, mu, nosotros, nosotras.
Sangue, vosotros, vosotras.
Junós, ellos.
Sirás, ellas.

a. Además de amangue y de mu, hay jaberés, nosotros, jaberías, nosotras, que expresan más particularmente la primera persona del plural.

b. En el lenguaje espurio hay bros, vos.

25. Los pronombres personales en el caso oblícuo son:

SINGULAR.
Mangue, nu, me; á mangue, me, á mí
Tucue, tute, tue; á tucue, te, á tí.
O, á ó, le, á él.
A, á siró, la. á ella.
PLURAL.
Amangue, mu; á amangue, nos, á nosotros-tras,
Sangue, á sangue, os, á vosotros-tras.
Os, á junós, les, los, á ellos.
As, á sirás, las, á ellas.

La forma primitiva, esto es, el pronombre con preposicion, es la que debe usarse de preferencia después del participio: Terelo dicao á ó; le he visto.

26. El pronombre recíproco sólo existe en caló bajo la forma castellana. Fuera del uso familiar, es preferible la forma primitiva. Hé aquí ámbas;

Se, á ó matejo, se, á si (mismo).
Se, á siró mateja, se, á sí (misma).
Se, á junós matejos, se, á si (mismos).
Se, á sirás matejas, se, á si (mismas).

27. Los posesivos permanecen inalterables ántes como después del nombre, y en ámbas circunstancias concuerdan con él en número y género:

Minrió, minrí, mi, mio, mia.
Minrés, minrías, mis, mios, mias.
Tiró, tirí tu, tuyo, tuya.
Tires, tirías, tus, tuyos, tuyas.
Desqueró, desquerí, su, suyo, suya.
Desquerés, desquerías, sus, suyos, suyas.
Amaró, amarí, nuestro, nuestra.
Amarés, amarías, nuestros, nuestras.
Jiré, jirí, vuestro, vuestra.
Jirés, jirías ó jiresías, vuestros, vuestras.

Ejemplo. Desquerés jayeres, on buter e sinar desquerés, sinelan jirés y minrés: sus bienes, á más de ser suyos, son vuestros y mios.

En el lenguaje espurio hay tambien:

Nonrio, nonria, nuestro, nuestra.
Nonrios, nonrias, nuestros, nuestras.
Bos, vuestro, vuestros.
Bruas, vuestra, vuestras.

28. El uso ha introducido, derivándolos del castellano, los posesivos siguientes:

Men, mi; tun, tu; sun, su.

Lo mismo que en castellano, sólo preceden al nombre: Men dadá, mi padre; tun chindai, tu madre; sun chaboró, su hijo.

29. Los demostrativos son los siguientes:

Ocona, este, esta.
Oconas, estos, estas.
Ocono, esto.
Ocola, aquel, aquella.
Ocolas, aquellos, aquellas.
Ocolo, aquello.

a. Según el sentido se emplea indistintamente ocona ú ocola para el pronombre intermedio castellano, ese, esa.

b. El pronombre neutro lo castellano se expresa frecuentemente en caló con el demostrativo ocono: ¿Sata pincharé ocono? ¿cómo lo conoceré?

30. Son tambien pronombres demostrativos:

Caba, andoba, tal, aqueste, aquesta.
Andobas, andobales, tales, aquestos, aquestas.
Asirió, asirí, aquel, aquella.
Asiriós, asirías, aquellos, aquellas.

31. En algunas composiciones espurias se encuentran los demostrativos que siguen, con formas silábicas más ó ménos variadas:

Ondolé, él, esotro.
Ondoleya, andoya, ella, esotra.
Ondoleyes, andayos, ellos, esotros.
Ondoleyas, andoyas, ellas, esotras,
Andalló, ello, eso.

32. Los relativos son:

Coin, coines, quien, quienes,
Sos, que, cual, cuales,
Ma, lo que, lo cual.

El relativo coin se aplica con más especialidad á las personas, raramente á las cosas.

33. Los nombres que tienen carácter de pronombres indefinidos son:

Yeque, uno, alguno.
Ondola, una, alguna.
Necauté, necautí, ninguno, ninguna.
Caique, nadie.
Aver, averí, otro, otra.
Cata, cada.
Andoba, tal.
Buchí, algo.
Frimé, frimí, mucho, mucha,
Butré, butrí, poco, poca,
Saró, sarí, todo, toda,
Chí, nada.


CAPITULO V.

DEL VERBO.


34. El verbo ha sufrido en el caló de España una modificacion notable. Se ha asimilado por completo á la forma castellana en todos sus modos, tiempos, voces, números y personas.

35. Pero sólo ha adoptado la conjugación en ar, y esto de una manera absolutamente regular, salvo en el habla vulgar, en que por causa de pronunciacion ó rudeza los verbos han llegado á ser defectivos en modos y tiempos.

36. Sin embargo, de su orígen oriental ha preservado un accidente que constituye una de las bellezas del dialecto. Todos los verbos admiten la derivacion elar por ar para expresar con mayor energía la acción que comprenden.

Así, chinar es cortar, y chinelar es segar;

Querar es simplemente hacer, y querelar es ejercer, obrar;

Chibar es poner, posar, echar, y chibelar es aposar, meter, incluir.

37. En el lenguaje espurio de los seudo-eruditos no gitanos se hace uso de diferentes formas de verbos auxiliares que no deben ocupar lugar en una gramática séria. Los auxiliares propiamente genuinos son:

Sinar ó sinelar, ser, estar.
Terelar ó aisnar, haber.

38. En caló, como en muchos idiomas europeos, no hay diferencia entre ser y estar. Cuando estar significa accion por sí, se traduce por socabar ó socabelar, permanecer, existir.

39. Terelar es tambien verbo activo, en cuyo caso significa tener, poseer.

40. Aisnar se usa poco, y regularmente en la forma interrogativa, pues indica más bien que la accion á que alude no está todavia ejecutada: ¿Presás ne aisnas chalao? ¿por qué no has ido?

41. Aunque en rigor no es necesario dar al lector que sabe castellano el modelo de conjugacion, le daremos sin embargo por ser único en caló, y perfectamente regular, tanto en los verbos auxiliares, como

en los activos, neutros y recíprocos (35).

MODELO DE CONJUGACION.


INFINITIVO
Presente. Terelar, haber.
Gerundio. Terelando, habiendo.
Participio. Terelao, habido.
INDICATIVO
PRESENTE.
Menda terelo, yo he.
Tucue terelas, tú has.
O terela, él ha.
Siró terela, ella ha.
Amangue terelamos, nosotros hemos.
Sangue terelais, vosotros habeis.
Junós terelan, ellos han.
Sirás terelan, ellas han.
IMPERFECTO.
Terelaba, habia.
Terelabas, habias,
Terelaba, habia.
Terelábamos, habiamos.
Terelabais, habiais.
Terelaban, habian.
PRETÉRITO.
Terelé, hube.
Terelaste, hubiste.
Tereló, hubo.
Terelamos, hubimos.
Terelásteis, hubísteis.
Terelaron, hubieron.
FUTURO.
Terelaré, habré.
Terelarás, habrás.
Terelará, habrá.
Terelaremos, habremos.
Terelaréis, habréis.
Terelarán, habrán.
CONDICIONAL.
Terelaria, habria.
Terelarias, habrias.
Terelaria, habria.
Terelariamos, habriamos.
Terelariais, habriais.
Terelarian, habrian.
IMPERATIVO.
Terela tucue, hé tú.
Terele ó, haya él.
Terelad sangue, habed vosotros.
Terelen junós, hayan ellos.
SUBJUNTIVO
PRESENTE.
Terele, haya.
Tereles, hayas.
Terele, haya.
Terelemos, hayamos.
Tereleis, hayais.
Terelen, hayan.
IMPERFECTO.
Terelara, terciase, hubiera, hubiese.
Terelaras, terelases, hubieras, hubieses.
Terelara, terelase, hubiera, hubiese.
Tereláramos, terelásemos, hubiéramos, hubiésemos.
Terelárais, tereláseis, hubiérais, hubiéseis.
Terelaran, terciasen, hubieran, hubiesen.
FUTURO.
Terelare, hubiere.
Terelares, hubieres.
Terelare, hubiere.
Tereláremos, hubiéremos.
Terelareis, hubiéreis.
Terelaren, hubieren.

42. En el anterior modelo el participio tiene la terminación en ao en vez de ado, que es la propia del castellano. En efecto, algunos pocos gitanos pronuncian la d en el participio; pero esto, que deberia constituir la regla, es hoy dia una mera excepcion.

43. De tal suerte la manera de pronunciar ha ido alterando el carácter del verbo (35), que se hace á veces muy difícil comprender el habla familiar; por lo que damos el siguiente modelo de la conjugacion vulgar, que recuerda por su sencillez el verbo regular trilitero de la lengua vulgar arábiga.

CONJUGACION VULGAR.


INFINITIVO
Presente. Pen-ar, hablar.
Participio. Pen-ao, hablado.
INDICATIVO Y SUBJUNTIVO
PRESENTE Y FUTURO.
Pen-o, hablo, hablaré.
Pen-a, hablas, hablarás.
Pen-a, habla, hablará.
Pen-amo, hablamos, hablaremos.
Pen-ai, hablais, hablareis.
Pen-a, hablan, hablarán.
PRETÉRITO.
Pen-é, hablaba, hablé, hablase.
Pen-ae, hablabas, hablaste, hablases.
Pen-ó, hablaba, habló, hablase.
Pen-emo, hablábamos, hablamos, hablásemos.
Pen-ae, hablábais, hablásteis, habláseis.
Pen-ao, hablaban, hablaron, hablasen.
IMPERATIVO.
Pen, habla, hablad.

44. En el verbo auxiliar sinar el presente de indicativo vulgar es como sigue:

Sis, soy. Símo, somos.
Sisle, eres. Sai, sois.
Sin, es. Sen, son.

45. Hay tres modismos ó palabras verbales que vienen á ser una especie de verbos impersonales:

Jomte, es menester.
Astis, se puede.
Nastis, es imposible.
46. El impersonal hay, habia, no existe en caló.

Se traduce segun la forma regalar: Unga terela buchí si hay algo; sata terelaban butrés, como habia muchos.

47. Los verbos más usuales, todos perfectamente regulares (41), son los siguientes:

Abillar, venir. Chingarar, reñir.
Alachar, hallar. Chiotar, escupir.
Anacar, acontecer. Chitar, colocar.
Ardiñar, subir. Chobelar, lavar.
Asaselar, alegrar. Chorar, robar.
Asparabar, romper. Chupendar, besar.
Aspasar. saludar. Darañar, turbar.
Astisar, poder. Debisar, deber.
Bestelar, sentar. Deterelar, detener.
Bichabar, enviar. Dicar, ver.
Bichotar, parecer. Diñar, dar.
Bigorear, llegar. Diquelar, mirar.
Binelar, vender. Enjallar, recordar.
Bucharar, echar. Ertinar, perdonar.
Butanar, derramar. Garabar, enterrar.
Camelar, querer. Garlar, charlar.
Canguelar, recelar. Girelar, burlar.
Caquerar, maltratar. Guiyabar, cantar.
Catanar, juntar. Golar, vocear.
Costunar, levantar. Hetar, llamar.
Curarar, castigar. Jabillar, comprender.
Chalabear, mover. Jachar, quemar.
Chalar, ir. Jalar, jamar, comer.
Chamullar, hablar. Jilar, refrescar.
Chanar, saber. Jinar, contar.
Chanelar, entender. Jonjabar, engañar.
Chapescar, escapar. Jonjanar, defraudar.
Chibar, poner. Julabar, aparejar.
Childar, preparar. Junelar, oir.
Chinar, cortar. Lanar, traer.
Chindar, parir. Libanar, escribir.
Lillar, tomar. Pinchar, conocer.
Limbidiar, volver. Pindrabar, abrir.
Lirenar, leer. Pirelar, andar.
Listrabar, librar. Piyar, beber.
Luarar, colgar. Plasarar, pagar.
Lliguerar, llevar. Plastañar, seguir.
Machorar, pescar. Prestisarar, prestar.
Mamisarar, mamar. Pucanar, publicar.
Mangar, pedir. Puchabar, preguntar.
Marar, matar. Quelar, bailar.
Mecar, dejar. Querabar, asar.
Melalar, medir. Querar, hacer.
Mucar, cesar. Querelar, ejercer.
Mulabar, ajusticiar. Quinar, comprar.
Nacar, pasar. Randar, hurtar.
Nacicar, moler. Randiñar, trabajar.
Najabar, perder. Romandiñar, casar.
Najar, marchar. Rudelar, responder.
Nicabar, quitar. Saplar, sentenciar.
Nicobar, apartar. Sicobar, sacar.
Nichobelar, salir. Sobelar, reposar.
Orobar, llorar. Socabar, habitar.
Orotar, buscar. Sonsibelar, callar.
Ostinar, despertar. Sornar, dormir.
Pachibelar, creer. Sustilar, parar.
Pajabar, tocar. Tasabiar, tardar.
Pandar, atar. Trajatar, molestar.
Pandelar, oprimir. Trajelar, engullir.
Parbarar, criar. Ucharar, cubrir.
Paruguelar, traficar. Ujarar, esperar.
Pejar, bajar. Urdiflar, encender.
Penar, decir. Urjiyar, sufrir.
Perar, caer. Vear, confesar.
Perelar, llenar. Zermañar, blasfemar.
Pesquibar, probar. Zibar, maravillar.
CAPITULO VI.

DEL ADVERBIO.


48. El adverbio en caló no tiene forma ni terminacion especial.

49. Todos los adjetivos masculinos del singular son adverbios respecto al verbo. Así lachó que, unido al sustantivo, significa bueno, unido al verbo significa bien, buenamente. Emposunó, angustiado, se convierte en angustiosamente etc.

50. Todos los sustantivos, anteponiéndoles la preposicion on, adquieren la expresión adverbial: On crugó, alrededor; on sislí, en lo fuerte, súbitamente.

51. Los adverbios de lugar son:

Acoi, aqui, acá. Abrí, fuera.
Oté, allí. Aupré, arriba.
Aotal, allá. Abajiné, abajo.
Sumparal, cerca. Anglal, delante.
Dur, léjos. Palal, detrás.
Duque, donde. Empersó, encima.
Anduque, adonde. Ostelé, debajo.
Enrun, dentro.

52. Los de tiempo son:

Sejonia, hoy, Sigo, pronto.
Acheté, ayer. Nardian, nunca.
Callicó, mañana. Gajere, siempre.
Aocana, ahora. Acana, ya.
Yescotría, luégo. Pur, cuando.
Tasata, tarde. Mirinda, miéntras.

53. Son adverbios de modo:

Mistó, bien. Sata, como.
Choró, mal. Andiar, asi.

54. Los de cantidad son:

Baribú, mucho. Barsamiá, bastante.
Fremita, poco. Trinchí, tanto.
But, muy. Quichí, cuanto.

55. Los de comparacion son:

Buter, bus, más. Tran, tan.
Mendesqueró, ménos.

56. Son de órden:

Brotoboró, primeramente. Andá, después.
An begai, sucesivamente. Segriton, últimamente.

57. Los adverbios de afirmacion son:

Unga, si. Aromalí, verdaderamente.
Chachipé, cierto.

58. Los de negacion son:

Nanai, no. Chi, nada.
Na, ó ne, no, ni.

59. Los de duda son:

Astis, quizá. Pre bají, acaso.
Duá, apenas.


CAPITULO VII.

DE LA PREPOSICION.


60. La preposicion se rige lo mismo que en castellano; las preposiciones en caló son las siguientes:

A, á. Mamuí, contra.
Andiar, según. On, andré, en.
Anglal, ante. Opré, sobre.
Bi, sin. Palal, hácia, tras.
Disde, hasta. Pre, por.
E, de, desde, Sat, sar, con.
Enré, entre, Somia, para.

61. En buen caló, cuando la preposicion e marca el ablativo, se reemplaza siempre con otra que indique el mismo sentido: Perelaló sat mol, harto (con) de vino.

CAPITULO VIII.

DE LA CONJUNCION.


62. Las conjunciones copulativas son:

Y, ó ta, y. Sos, que.
Na, ó ne, ni.

63. Las disyuntivas son:

O, ó. Ácana, ya, ora.

64. Las adversativas son:

Tami, pero, mas. Ansos, aunque.
Pur, cuando.

65. Son las condicionales:

Unga, si. Sata, como.
Unga na, si no.

66. Son las causales:

Presas, porque. Sosque, pues que.

67. Las continuativas son:

Mirinda, miéntras Andiar sos, así que.

68. Las comparativas son:

Andiar, así. Andiar sata así como.
Sata, como.

69. Las finales ó motivales son:

Somia sos, para que. Presas, porque.


CAPITULO IX.

DE LA INTERJECCION.


70. Las interjecciones principales son:

Isna, ay, guay. Meclí, vaya.
Orí, hola. Bullatí, cáspita.

Hay otras muchas interjecciones ó frases exclamatorias que no pueden encontrar cabida en este Epítome.

CAPITULO X.

DE LA FORMACION DE LAS PALABRAS.


71. En todos los idiomas hay un cierto número de partículas que, antepuestas ó pospuestas á las palabras primitivas ó raíces, constituyen otras palabras de significacion modificada ó diferente. Cada una de esas partículas expresa una idea accesoria, y conocida esta idea, es fácil descubrir la nueva forma que adquiere la raíz original.

72. Las partículas prefijas ó iniciales del caló pueden reducirse á tres principales, bien caracterizadas: es, ne, pas.

73. Es, des ó de, expresa privacion, separacion, dispersion; corresponde en un todo á su análoga en castellano:

Pandar, atar; espandar, desatar.

Terciar, tener; deterelar, detener.

74. Ne indica oposicion, negacion:

Abelar, poseer; nabelar, carecer.

Baró, grande; nebaró, reducido, pequeño.

75. Pas significa reduccion, inferioridad en la cualidad ó manera de ser; es la contraccion de la palabra paque, que quiere decir medio, mitad:

Batú, padre; pasbatú, padrastro.

Beschí, isla; pasbeschí península.

Chibé, día; paschibé, mediodía.

Pilé, borracho; paspilé, achispado.

76. Las partículas finales ó terininaciones son aún más definidas y generales que las prefijas, y ellas constituyen, por decirlo así, la clave del lenguaje, puesto que sirven para formar todas las palabras derivadas de cada raíz primera. Sin las modificaciones de pronunciacion se reducen propiamente á cinco: ró, arí, oy, ipen, elar. 71. expresa el agente, la persona que ejecuta una accion; asi sirve para convertir en sustantivos, no sólo los verbos, sino los nombres de cosas inanimadas ó abstractas, y corresponde a las terminaciones castellanas or, ero, ante:

VERBOS HECHOS SUSTANTIVOS.


Chanar, saber; chañaró, sabedor.

Chingarar, guerrear; chingararó, guerrero.

Guiyabar, cantar; guiyabaró, cantor.

Libanar, escribir; libanaró, escritor.

Piyar, beber; piyaró, bebedor.

Randiñar, trabajar; randiñaró, trabajador.

SUSTANTIVOS DE OTROS SUSTANTIVOS.


Berdó, barco; berdoró, barquero.

Cascarobó, caldero; cascaroberó, calderero.

Cibo, milagro; ciboró, milagrero.

78. es la misma partícula que modificada por la pronunciacion, y corresponde las más veces á la terminación ante castellana:

VERBOS HECHOS SUSTANTIVOS.


Araquerar, parlar; araqueranó, parlante.

Cholarar, cazar; cholaranó, cazador.

Dicabelar, vigilar; dicabelanó, vigilante.

SUSTANTIVOS DE OTROS SUSTANTIVOS.


Bajirina, canasta; bajirinanó, canastero.

Boquí, hambre; boquinó, hambriento. 79. Or, ero, son las mismas terminaciones castellanas de las palabras derivadas ó formadas á imitacion del castellano, equivalentes á las del caló ró; nó:

Parbarar, criar; parbaraor, criador.

Chon, barba; chonero, barbero.

Deben preferirse las terminaciones genuinas en ó en .

80. Arí denota accion, movimiento ó manera de obrar; convierte al verbo en sustantivo, y equivale principalmente á las terminaciones castellanas cion, miento.

VERBOS HECHOS SUSTANTIVOS.


Aspasar, saludar; aspasarí, salutacion.

Caquerar, escarnecer; caquerarí, escarnecimiento.

Mangar, pedir; mangarí, peticion.

Najabar, perder; najabarí, perdicion.

Parabelar, romper; parabelarí, rompimiento.

Plastañar, seguir; plastañarí, seguimiento.

81. Añí es la misma partícula que arí modificada por la pronunciacion, y preferible por lo general:

Asparabar, partir; asparabañí, particion.

Pajabar, tocar; pajabañí, tocamiento.

Quirindar, propender; quirindañí, propension.

82. Oy indica aptitud, tendencia, similitud respecto á la cualidad ó manera de ser; asi, no sólo sirve para convertir en adjetivos muchos sustantivos, sino otros adjetivos tambien y los verbos en general; equivale á las terminaciones en oso, ivo, ble, rio del castellano:

SUSTANTIVOS HECHOS ADJETIVOS.


Discandí, vista; discandoy, vistoso.

Dut, dutoy, luminoso.

Flacha, ceniza; flachoy, cenizoso.

ADJETIVOS DE OTROS ADJETIVOS.


Bardry, Verde; bardroy, verdoso.

Nasaló, enfermo; nasaloy, enfermizo.

VERBOS HECHOS ADJETIVOS.


Darañar, temer: darañoy, temeroso.

Jabillar, comprender; jabilloy, comprensible.

Penchabar, pensar; penchaboy, pensativo.

Saplelar, condenar; sapleloy, condenatorio.

88. Hay muchos sustantivos acabados en oy, cuya terminacion indica ya que por lo general significan similitud ó tendencia al objeto de un verbo:

Chindar, parir; chindoy, parto.

Jinglar, oler; jingloy, olfato.

Pajabar, tocar; pajaboy, tacto.

84. Ipen significa carácter, cualidad ó manera de ser; es terminacion propia de muchos sustantivos primitivos, y convierte tambien los adjetivos en sustantivos; equivale generalmente á las terminaciones castellanas dad, tad, anza, encia, eza:

ADJETIVOS HECHOS SUSTANTIVOS.


Balbaló, rico; balbalipen, riqueza.

Chorré, perverso; chorripen, perversidad.

Jindó, inmundo; jindipen, inmundicia.

Lachó, bueno; lachipen, bondad.

Majaró, bienaventurado; majaripen, bienaventuranza.

85. Iben es la misma partícula que ipen modificada por la pronunciacion: Fronsaperar, esperar; fronsaperiben, esperanza.

86. Elar es terminacion propia de los verbos, y sirve para corroborar, para dar energia especial a las accion que expresan. Ya hemos hecho mencion de esta partícula al hablar del verbo (36).

87. Loa verbos formados del castellano se distinguen generalmente por la terminacion isarar ó isarelar:

Ayunisarar, ayunar. Sirvisarelar, servir.

88. Además de las partículas con que se forman las voces derivadas, hay várias palabras que en composicion cambian la acepcion primitiva, como baro, querar, ficar, jañar.

89. Baró, grande; es de un uso muy general, creando palabras enteramente diferentes:

Barolaeró, grande siervo; mayordomo.

Barojil, grande fresco; frió.

Chinobaró, corte grande, gran cortador; barrachel.

Eraipebaró, clérigo grande; canónigo.

Pañibaró, agua grande; océano.

90. Querar significa hacer, y añadido á los nombres forma verbos activos:

Chimoquerar, chico hacer; achicar.

Planoquerar, hermano hacer; hermanar.

91. Ficar, tomado del castellano, es lo mismo que querar: Chimuclanificar, glorificar.

92. Jañar significa originar, producir: Orsojañar, fuerza originar, forzar; acometer.

93. Igualmente se forman muchas palabras compuestas, combinando juntas dos radicales, de las cuales una califica á la otra, precediendo aquella á ésta, la palabra calificadora á la calificada:

Eraipe-julañí, cura-ama; ama de cura.

Jorpoi-Chuquel, lana-perro; perro de lanas.

Jaquestaró-siscundé, cenicero-miércoles; miércoles de ceniza.

Molchibé, vino dia, dia de beber; fiesta de Navidad. 94. Para complemento demostrativo de la manera como se derivan las palabras de su raíz respectiva, terminamos este Epítome gramatical con la siguiente

CLAVE PARA LA FORMACION DE LAS VOCES DERIVADAS.


raiz. Jin, cifra, número.
a cosa. Jina, cuenta.
o Jino, cuento.
ar verbo. Jinar, contar, numerar.
aró agente. Jinaró, contador, numerador.
añí accion. Jinañí, numeracion.
oy aptitud. Jinoy, contable, numeroso.
ipen carácter. Jinipen, cantidad.
Jinoyipen, contabilidad.
elar energía. Jinelar, recontar.

95. Si se agregan á las reglas anteriores las que hemos dado respecto al género y número de los nombres (5 á 20), conjugacion del verbo (35 á 44), y construccion del adverbio (49 y 50), se tendrá el cuadro completo de la formacion de las palabras derivadas en caló.

FIN DEL EPÍTOME.