Discurso: 11 de agosto de 2007

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<< Discursos del Presidente George W. Bush


Buenos Días. En Estados Unidos se considera que agosto es un mes lento para las noticias. Pero en la guerra contra el terror, Estados Unidos y nuestros aliados permanecemos en la ofensiva contra nuestros enemigos. Y este mes hemos tenido unas noticias alentadoras tanto de Afganistán como de Irak.

A principios de esta semana tuve una buena reunión con el Presidente Karzai de Afganistán en Camp David. Él me puso al día sobre el trabajo que su gobierno está haciendo para ayudar a construir un futuro de mayor esperanza para el pueblo afgano. Me dijo que oficiales superiores y líderes tribales de Afganistán y Pakistán se están reuniendo para discutir cómo ocuparse de los extremistas que tienen a sus dos países como blanco. Y explicó porqué él confía que su gobierno prevalecerá contra los vestigios del Talibán que siguen lanzando ataques a través de su país.

El Presidente Karzai lo expresó así: "El Talibán plantea peligros para nuestro pueblo inocente. Pero no constituyen ninguna amenaza al gobierno de Afganistán, no constituyen ninguna amenaza a las instituciones de Afganistán o al fortalecimiento de las instituciones de Afganistán." Continuó diciendo: "El Talibán es una fuerza derrotada y está actuando cobardemente matando a niños que van a la escuela". En otras palabras, los combatientes del Talibán aún pueden lanzar ataques contra los inocentes - pero no pueden detener la marcha de la democracia en Afganistán.

En Irak estamos trabajando para ayudar a poner al gobierno de Irak sobre el mismo camino. El aumento de tropas que el General Petraeus y nuestras tropas están llevando a cabo está diseñado para ayudar a ofrecer seguridad al pueblo iraquí - especialmente en Bagdad - y ayudar al surgimiento de un gobierno iraquí que pueda proteger a su gente, proporcionar servicios básicos para todos sus ciudadanos, y servir como aliado en la guerra contra el terror. Nuestra nueva estrategia está dando buenos resultados, y nuestros comandantes recientemente informaron más buenas noticias.

Un desarrollo alentador fue un ataque aéreo por la Coalición que mató a un terrorista llamado al-Badri a principios de este mes. Al-Badri fue el cerebro detrás del bombardeo de la Mezquita de Oro en Samarra - uno de los templos más sagrados del Islam Shia. Ese bombardeo motivó la intensificación de la violencia sectaria que vimos en 2006. Al-Badri fue el comandante al-Qaeda más notorio en Samarra, dio refugio a terroristas extranjeros y fue responsable por ataques que cobraron muchas vidas inocentes. Su muerte es una victoria para un Irak libre - y una señal de que Estados Unidos y el gobierno iraquí no entregarán el futuro de Irak a asesinos despiadados.

Al-Badri es apenas uno de los muchos líderes al-Qaeda y otros extremistas que están cada vez más bajo ataque fulminante en todo Irak. Hace apenas un año, al-Qaeda gobernaba en lugares como Ramadi aterrorizando a la población local e intimidando a las autoridades locales. Hoy en día al-Qaeda en gran medida ha sido expulsado de estas ciudades, los mercados y las escuelas están reabriendo y la vida normal está regresando. Y desde enero, cada mes hemos matado o capturado un promedio de más de 1,500 terroristas al-Qaeda y otros enemigos del gobierno iraquí electo.

Nuestro aumento de tropas le está arrebatando la iniciativa al enemigo y entregándosela al pueblo iraquí. Y los iraquíes están respondiendo. Los residentes locales se hacen presente con consejos que están ayudando a las fuerzas estadounidenses e iraquíes a descubrir terroristas que se esconden entre la población. A pesar de que el progreso político ha sido más lento de lo que hubiéramos deseado, el parlamento iraquí aprobó más de 50 proyectos de ley en su sesión más reciente. Aprobó un presupuesto de 41 mil millones de dólares, creó una comisión electoral y tribunales militares y sentó las bases para inversión por el sector privado en la producción de gasolina y combustible diesel. Al mismo tiempo, las fuerzas Iraquíes han asumido responsabilidad por la seguridad en varias áreas. Están sufriendo bajas a un nivel mucho más elevado que nosotros. Y están haciendo estos sacrificios voluntariosamente - puesto que están decididos a ver a sus hijos vivir en libertad.

El enemigo en Irak aún es peligroso y el aumento de tropas aún está en sus etapas iniciales. Cambiar condiciones en el terreno es una labor difícil. Pero nuestras tropas están probando que puede lograrse. Están llevando a cabo su misión con habilidad y honor. Están logrando grandes cosas para el futuro de nuestra Nación, y para el futuro de un Irak libre.

Gracias por escuchar.


Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.