Discurso: 13 de agosto de 2005

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<< Discursos del Presidente George W. Bush


Buenos Días. Esta semana me reuní en Tejas con la Secretaria de Estado Rice, el Secretario de Defensa Rumsfeld, y el resto de mis asesores principales en materia de política extranjera y defensa. Discutimos los eventos recientes en Irak, incluyendo el progreso político que ese país está logrando. A pesar de los actos de violencia de los enemigos de la libertad, los líderes electos de Irak están terminando de elaborar una constitución democrática. Más adelante este año, esa constitución será presentada al pueblo iraquí para su aprobación.

El establecimiento de una constitución democrática es un paso crítico en el camino hacia la auto-dependencia Iraquí. Los iraquíes están tomando control de su país - construyendo una nación libre que podrá gobernarse, sostenerse y defenderse por sí misma. Y nosotros estamos ayudando a los iraquíes a lograrlo. Estamos persiguiendo a los terroristas y entrenando a las fuerzas de seguridad de un Irak libre - de modo que los iraquíes puedan defender su propio país. Nuestro enfoque puede resumirse de la siguiente manera: a medida que los iraquíes salgan adelante, nosotros nos haremos hacia atrás. Y cuando termine la misión de derrotar a los terroristas en Irak, nuestras tropas regresarán a casa a una nación orgullosa y agradecida.

La reciente violencia en Irak es un recuerdo nefasto de la naturaleza brutal del enemigo que enfrentamos en la guerra contra el terror. Nuestra misión en Irak es dura puesto que el enemigo sabe muy bien lo que está en juego. Los terroristas saben que un Irak libre en el corazón del Medio Oriente sería un golpe devastador para su ideología odiosa.

Es por eso que nuestra labor en Irak es una parte vital de la guerra contra el terror que estamos librando alrededor del mundo. Esta guerra contra el terror llegó a nuestro país el 11 de Septiembre, 2001. Desde ese día, los terroristas han seguido matando - en Madrid, Estambul, Yakarta, Casablanca, Riyadh, Báli, Bagdad, Londres y otras partes. El enemigo sigue

resuelto a hacer más daño.

Los terroristas matan indiscriminadamente, pero con un propósito claro: están tratando de quebrantar nuestra voluntad. Quieren obligar a las naciones libres a retirarse para que puedan derrocar a gobiernos en todo el Medio Oriente . establecer regímenes tipo Talibán en su lugar. y convertir al Medio Oriente en un trampolín para ataques contra pueblos libres.

Los terroristas fracasarán porque estamos combatiendo su ideología asesina con una estrategia clara. Seguimos en la ofensiva en Irak, Afganistán y otros frentes en la guerra contra el terror - combatiendo a los terroristas en el extranjero para no tener que enfrentarlos aquí en casa. Cuando los terroristas pasan día y noche luchando para evitar la muerte o la captura, son menos capaces de armarse y entrenarse y de planear nuevos ataques contra Estados Unidos. También estamos sembrando la esperanza de la libertad a lo largo de un Medio Oriente más amplio, ya que las sociedades libres son sociedades pacíficas. Al ofrecer una alternativa de esperanza a la ideología de odio y temor de los terroristas, estamos sentando las bases de la paz para nuestros hijos y nuestros nietos.

En la guerra contra el terror, nuestras tropas están sirviendo con valentía y dedicación - y su valor está inspirando a otros a unirse a ellos. El mes pasado, todos nuestros servicios cumplieron o excedieron sus metas de reclutamiento para servicio activo - y las tropas más cercanas a la lucha se siguen re-inscribiendo en número impresionantes El Ejercito, la Marina, la Fuerza Aérea, y la Infantería de Marina todos esperan cumplir o exceder sus metas de re-inscripción para el año. Nuestras tropas saben lo que está en juego en esta guerra - y los estadounidenses pueden enorgullecerse de y confiar en nuestras fuerzas donde todos son voluntarios.

En los últimos días hemos visto nuevamente que el camino hacia la victoria en la guerra contra el terror tendrá momentos difíciles. Nuestra Nación lamenta la muerte de cada hombre y mujer que perdemos en combate, y nuestros corazones están con los seres queridos que los lloran. Pero aún en nuestra tristeza, podemos confiar en el futuro - ya que la oscuridad de la tiranía no se compara con el poder brillante de la libertad.

Los terroristas no pueden derrotarnos en el campo de batalla. La única manera en que podrán ganar es si nosotros perdemos nuestro valor. Eso no ocurrirá mientras yo sea Presidente. Retirar nuestras tropas de Irak en forma prematura sería traicionar al pueblo iraquí - y haría que otros duden del compromiso de Estados Unidos a propagar la libertad y ganar la guerra contra el terror. De modo que rendiremos tributo a los caídos completando la misión por la cual dieron sus vidas - y al hacerlo, nos aseguraremos que la libertad prevalezca.

Gracias por escuchar.


Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.