Discurso: 13 de enero de 2007

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<< Discursos del Presidente George W. Bush


Buenos Días. El miércoles por la noche hablé a la Nación desde la Casa Blanca para detallar una nueva estrategia que ayudará al gobierno democrático de Irak a lograr el éxito.

La nueva estrategia de Estados Unidos viene después de un año difícil en Irak. En el 2006, los terroristas e insurgentes lucharon por dar marcha atrás a los extraordinarios logros democráticos que los iraquíes han logrado. En febrero, los extremistas bombardearon una santa mezquita shia en un esfuerzo deliberado por provocar represalias que hubieran desencadenado un conflicto sectario. Lo lograron. Y la violencia sectaria actual, especialmente en Bagdad, está dificultando cualquier otro progreso.

Solo los iraquíes pueden poner fin a la violencia sectaria y traer seguridad a su pueblo. Sus líderes comprenden esto y están tomando medidas para hacerlo. Pero necesitan nuestra ayuda, y está en nuestro interés proporcionar esa ayuda. Los cambios en nuestra estrategia ayudarán a los iraquíes en cuatro áreas principales:

Primero, ayudaremos a los iraquíes a llevar a cabo su plan agresivo para hacer segura su capital. Ochenta por ciento de la violencia sectaria en Irak ocurre dentro de 30 millas alrededor de Bagdad. El nuevo plan para asegurar a Bagdad soluciona los problemas que evitaron que operaciones anteriores fueran exitosas. Esta vez habrá fuerzas iraquíes y estadounidenses adecuadas para sostener las áreas que han sido despejadas - incluyendo más fuerzas iraquíes y cinco brigadas adicionales de tropas estadounidenses comprometidas a Bagdad. Esta vez, fuerzas iraquíes y estadounidenses tendrán luz verde para entrar a barrios donde radican aquellos que estimulan la violencia sectaria - el Primer Ministro Maliki ha prometido que no se tolerará la interferencia política o sectaria con las operaciones de seguridad.

Segundo, Estados Unidos redoblará la lucha contra al Qaeda en su base principal en Irak - la provincia de Anbar. Nuestras fuerzas militares en Anbar están matando y capturando a líderes de al Qaeda - y protegiendo a la población local. Recientemente, líderes tribales locales han comenzado a mostrar su voluntad de enfrentar al Qaeda. Como resultado, nuestros comandantes creen que tenemos una oportunidad de asestar un golpe serio a los terroristas. Por lo tanto he ordenado que se aumenten en 4,000 tropas las fuerzas estadounidenses en la provincia de Anbar. Estas tropas trabajarán con fuerzas iraquíes y tribales para aumentar la presión sobre los terroristas. Los hombres y mujeres estadounidenses en uniforme desmantelaron el refugio seguro de al Qaeda en Afganistán - y no les permitiremos re-establecerlo en Irak.

Tercero, Estados Unidos esperará que el gobierno de Irak respete los puntos de referencia que ha anunciado. Estos incluyen asumir responsabilidad por la seguridad en todas las provincias de Irak para Noviembre... aprobar legislación para que los ingresos petrolíferos sean compartidos por todos los iraquíes... y gastar 10 mil millones de dólares de su propio dinero en proyectos de reconstrucción que crearán nuevos empleos. Estos son compromisos fuertes. Y el gobierno iraquí sabe que debe cumplirlos - o perder el apoyo del pueblo iraquí y estadounidense.

Cuarto, Estados Unidos ampliará sus esfuerzos militares y diplomáticos para reforzar la seguridad en Irak y proteger a los intereses estadounidenses en el Medio Oriente. Enfrentaremos el problema de que Irán y Siria permitan a terroristas e insurgentes usar sus territorios para entrar y salir de Irak. Alentaremos a países como Arabia Saudita, Egipto, Jordania, y los Estados del Golfo para que aumenten su ayuda económica a Irak. La Secretaria Rice ha ido a la región para continuar la urgente diplomacia necesaria para traer la paz al Medio Oriente.

Mi equipo de seguridad nacional actualmente está presentando nuestro caso en el Congreso. Reconocemos que muchos miembros del Congreso están escépticos. Algunos dicen que nuestro enfoque realmente es apenas más tropas para la misma estrategia. De hecho, tenemos una nueva estrategia con una nueva misión - ayudar a asegurar la población, especialmente en Bagdad. Nuestro plan pone a los iraquíes a la cabeza.

A otros les preocupa que estemos persiguiendo una solución puramente militar que hace menos probable una solución política. En efecto, la violencia sectaria es el principal obstáculo a una solución política - y la mejor forma de ayudar a los iraquíes a llegar a esta solución es ayudándolos a eliminar esta violencia.

Los miembros del Congreso tienen derecho de expresar sus puntos de vista - y de expresarlos energéticamente. Pero aquellos que se niegan a dar a este plan una oportunidad de tener éxito tienen la obligación de ofrecer una alternativa que tenga mejor chance de lograrlo. Oponerse a todo sin proponer nada es irresponsable.

Cualesquiera que sean nuestras diferencias en cuanto a estrategia y táctica todos tenemos el deber de asegurar que nuestras tropas tengan lo que necesiten para lograr éxito. Miles de hombres y mujeres jóvenes se están preparando para unirse a una misión importante que en gran medida serán determinada por el desenlace en Irak. Nuestras valientes tropas no deberían tener que preguntarse si sus líderes en Washington les darán lo que necesiten. Les pido a los miembros del Congreso cumplir con sus responsabilidades, hacer conocer sus puntos de vista, y siempre apoyar a nuestros hombres y mujeres que se encuentren en situaciones de peligro.

Gracias por escuchar.


Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.