Discurso: 17 de mayo de 2003

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<Discursos del Presidente George W. Bush


Buenos días.

El 17 de mayo es el Día de las Fuerzas Armadas - cuando Estados Unidos rinde tributo a los hombres y mujeres que sirven en cada rama del servicio militar. Aquí en la Oficina Oval, me acompañan varios estadounidenses distinguidos - ocho militares que lucharon con valentía durante la Batalla de Irak. Todos fueron heridos en el campo de batalla, y se están recuperando de sus heridas. Todos se han ganado el respeto y la gratitud de nuestra Nación.

Los estadounidenses estamos orgullosos de cada hombre y mujer que ha enfrentado los riesgos de la guerra por la causa de la libertad. Muchos todavía enfrentan servicio peligroso en Irak y Afganistán, trayendo el orden y la estabilidad a países liberados. Muchos están luchando en otros frentes en la guerra contra el terror. Y algunos estadounidenses valientes han dado sus vidas para proteger a nuestro país y mantener la paz. Nuestra Nación entera rinde homenaje a su memoria, y nuestros pensamientos y oraciones están con los seres queridos que dejaron atrás.

El mundo ha visto la poderosa habilidad de las fuerzas armadas de los Estados Unidos. Con excelentes aliados a nuestro lado, soldados, marinos, aviadores e infantes de marina estadounidenses se valieron de tecnología avanzada para lograr victorias históricas en Irak y Afganistán. Aviones no tripulados Predator efectuaron misiones profundas de bombardeo dentro de las líneas del enemigo, de este modo manteniendo a salvo a nuestros pilotos. Satélites a gran distancia de la tierra, a cualquier hora día y noche, proporcionaron imágenes detalladas de blancos individuales y de campos de batalla enteros. Por lo menos las dos-terceras partes de las bombas empleadas por las fuerzas de coalición en Irak fueron guiadas a precisión por láseres o por satélites de posicionamiento global - comparado con apenas 13 por ciento de las bombas que usamos en la Guerra del Golfo en 1991.

Sin embargo, a pesar de todas las contribuciones de la tecnología, las Batallas de Irak y Afganistán fueron ganadas por la habilidad y la valentía de hombres y mujeres bien entrenados y altamente motivados. En la reciente lucha, infantes de marina y soldados se lanzaron sobre Bagdad atravesando 350 millas de terreno hostil en uno de los avances más rápidos de armas pesadas que se haya visto en la historia. Los pilotos volaron en medio de tormentas de arena donde apenas podían ver. los soldados y los infantes de marina se enfrentaron a balaceras - a veces ignorando sus propias heridas - para salvar a camaradas heridos. fuerzas de operaciones especiales efectuaron emboscadas audaces para capturar campos aéreos y puestos lanzamisiles. Cada rama del servicio funcionó con un propósito unido, y mostró las normas más altas de profesionalismo y honor.

Con la liberación de Irak y Afganistán, hemos desplazado a aliados de al-Qaida, hemos aislado a las fuentes de financiamiento de los terroristas y nos hemos asegurado que ninguna red de terroristas obtendrá armas de destrucción masiva del régimen de Saddam Hussein. Estas dos batallas fueron victorias importantes en la guerra más grande contra el terrorismo.

No obstante, los ataques terroristas esta semana en Arabia Saudita, que mataron a civiles inocentes de más de media docena de países - incluyendo el nuestro - nos dejan un recordatorio brutal de que la guerra contra el terror continúa. Los enemigos de la libertad no descansan, pero nosotros tampoco. Nuestro gobierno está tomando medidas sin precedentes para defender nuestro territorio nacional. Y de Pakistán a las Filipinas, hasta el África, estamos persiguiendo a los asesinos al-Qaida. Hasta la fecha, cerca de la mitad de los agentes de rango elevado de al-Qaida han sido capturados o muertos. Y continuaremos persiguiéndolos hasta que todos hayan sido traídos ante la justicia.

Esta nación acepta las responsabilidades de mantener la paz. Y la mejor manera de mantener la paz es asegurando que nuestras fuerzas armadas no sean segundas a ninguna otra. En este Día de las Fuerzas Armadas, expresamos nuestra gratitud a todas las personas que sirven y que se sacrifican como miembros del Ejército, la Marina, los Guardacostas, la Fuerza Aérea y la Infantería de Marina de los Estados Unidos.

Gracias por escuchar.



Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.