Discurso: 19 de abril de 2008

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<< Discursos del Presidente George W. Bush


Buenos Días.

La próxima semana seré el anfitrión de la Cumbre de Líderes Norteamericanos en Nueva Orleáns. Este evento me dará una oportunidad de juntarme con Stephen Harper, Primer Ministro de Canadá, y Felipe Calderón, Presidente de México, para discutir algunos de los temas más importantes que enfrentan nuestro hemisferio y el mundo.

Uno de los temas que estaré discutiendo con estos tres líderes es la importancia de ampliar el comercio en nuestro hemisferio. Recientemente envié al Congreso un acuerdo que ampliaría el acceso de Estados Unidos a mercados en Colombia. Desafortunadamente, la Presidenta de la Cámara de Representantes ha decidido bloquear el acuerdo de libre comercio con Colombia en lugar de darle un voto sí o no al que se comprometió el Congreso. Su acción es sin precedentes y extremadamente inoportuna. Espero que la Presidenta cambie de parecer. Si no lo hace, el acuerdo estará muerto. Y esto será malo para los trabajadores estadounidenses y malo para la seguridad nacional de Estados Unidos.

Y explico porqué. Hoy en día, casi todas las exportaciones de Colombia a los Estados Unidos ingresan libre de aranceles. Pero las 9,000 pequeñas empresas estadounidenses que exportan a Colombia - incluyendo cerca de 8,000 empresas pequeñas y medianas - enfrentan aranceles considerables sobre sus productos. La situación es completamente unilateral. Nuestros mercados están abiertos a productos colombianos - pero persisten barreras que dificultan la venta de bienes estadounidenses en Colombia. Sin embargo, de implementarse el acuerdo de libre comercio, la mayoría de los aranceles colombianos sobre bienes estadounidenses serían eliminados inmediatamente.

Existe también un imperativo estratégico para aprobar el acuerdo. Al obstruir este acuerdo, el Congreso está enviando una señal a un hemisferio atento de que no se puede confiar en que Estados Unidos apoyará a sus amigos. En los últimos seis años, el Presidente Uribe de Colombia ha sido un aliado firme de los Estados Unidos. Ha transformado su país de un estado casi fracasado en una democracia estable con una economía creciente.

Junto con Estados Unidos han luchado contra las drogas y el terror. Y se ha dirigido a prácticamente todas las inquietudes del Congreso, incluso revisando el acuerdo de libre comercio para que incluyera algunas de las protecciones laborales y ambientales más rigurosas en la historia. Ha hecho todo esto mientras su país está bajo agresión violenta de una organización de terroristas, y enfrentando intimidación constante por parte de regímenes anti-estadounidenses en la región. Como ha dicho el Primer Ministro Harper de Canadá, "Si Estados Unidos le da la espalda a sus amigos en Colombia, esto retrasará nuestra causa mucho más de lo que cualquier dictador latinoamericano podría esperar lograr".

Los líderes en el Congreso han cometido un grave error, pero no es demasiado tarde para corregirlo. Esta semana una larga lista de oficiales principales de administraciones demócratas así como demócratas de Congresos anteriores firmaron una carta instando al Congreso a aprobar el acuerdo este año. Escribieron, y cito, "pensamos que el tratado debe considerarse lo más pronto posible y que cualquier obstáculo debe resolverse sin demora y amigablemente". Yo estoy firmemente de acuerdo. Creo que si la Presidenta permite un voto sobre los méritos del acuerdo comercial, una mayoría de la Cámara de Representantes lo aprobará. Por lo tanto, insto a los líderes en el Congreso a reconsiderar su posición. reconocer lo que está en juego. y aprobar el acuerdo con Colombia lo más pronto posible.

Gracias por escuchar.


Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.