Discurso: 19 de noviembre de 2005

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<< Discursos del Presidente George W. Bush


EL PRESIDENTE: Buenos días. En este momento estoy viajando en Asia en una gira por Japón, Corea del Sur, China y Mongolia. Estoy conversando con amigos y aliados en la región para abordar asuntos vitales para el futuro de todos los estadounidenses.

Una cuestión importante para los trabajadores, empresarios, negocios y agricultores de los Estados Unidos es el acceso a los mercados para nuestros bienes, servicios y productos agrícolas. En la Reunión de Cooperación Económica de Asia-Pacífico en Corea del Sur, presentamos el argumento de los Estados Unidos a favor del comercio libre y bajo condiciones equitativas. Los líderes de 20 otras economías afiliadas de Asia y el Pacífico se sumaron a los Estados Unidos en una declaración firme dirigida a hacer que avancen las negociaciones de la Rueda de Doha en la Organización Mundial de Comercio. Al promover una conclusión exitosa de las conversaciones sobre el comercio, los líderes del Pacífico y Asia colaboran con nosotros hacia el objetivo de un sistema comercial mundial más libre y equitativo que beneficiará a los Estados Unidos y otras naciones del mundo.

También estoy planteando el asunto del comercio más libre y equitativo en mis reuniones individuales con otros líderes. En mis conversaciones con el Primer Ministro Koizumi de Japón, lo insté a que levante la prohibición de la carne de los Estados Unidos en su país. El primer ministro me aseguró que estamos alcanzando logros positivos al respecto. La Comisión de Seguridad Alimenticia de Japón ha determinado que la carne de res de poca edad de los Estados Unidos está libre de riesgos. Cuento con que el gobierno de Japón cumpla con las recomendaciones de la comisión, para que el sector productor de carne vacuna y los ganaderos de Estados Unidos tengan acceso a un mercado que no ha estado a su alcance durante casi dos años.

También plantearé temas comerciales importantes el domingo durante mi reunión con el Presidente Hu en Pekín. El acceso a los mercados estadounidenses ha desempeñado una función importante en el desarrollo económico de China, y es necesario que China ofrezca condiciones equitativas a los agricultores y negocios de los Estados Unidos que deseen acceso al mercado chino. Estados Unidos respaldó la incorporación de China a la Organización Mundial de Comercio porque creemos que se promueve la causa del comercio libre y equitativo si China cumple con las mismas condiciones internacionales que los demás.

Cuando me reuní con el Presidente Hu en Nueva York anteriormente este año, dijo que China crearía condiciones comerciales más equitativas y protegería los derechos de propiedad intelectual. Recibí con beneplácito esos compromisos, así como acogí el anuncio de China en julio que implementaría un sistema de cambio flexible y basado en el mercado. Pero es necesario que China tome medidas para garantizar que estos objetivos sean implementados plenamente. El acuerdo textil que nuestras dos naciones suscribieron recientemente muestra que con mucho esfuerzo y determinación, podemos resolver juntos los difíciles problemas comerciales. El acuerdo les da más certeza y previsibilidad a los negocios en tanto Estados Unidos como China. Estoy ansioso por tener conversaciones francas el domingo con el Presidente Hu sobre nuestra necesidad de encontrar soluciones a nuestras diferencias comerciales con China.

Estados Unidos es impulsado por el comercio, los valores y la historia a ser parte del futuro de Asia. El extraordinario crecimiento económico de la región de Asia y el Pacífico ha resultado en prosperidad para millones de personas y ha creado muchas nuevas oportunidades para los trabajadores, agricultores y negocios de los Estados Unidos. Nuestra nación se fundó en base a la idea del libre intercambio, y sabemos que el comercio libre y equitativo beneficia a todas las partes. También sabemos que los trabajadores estadounidenses pueden competir con cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar cuando las reglas son justas.

Al abrir mercados nuevos, crearemos más empleos buenos en los Estados Unidos. Al garantizar el acceso equitativo para los bienes y servicios estadounidenses, y al proteger los derechos de propiedad intelectual, crearemos condiciones equitativas para nuestros trabajadores, agricultores y negocios. Y al trabajar a favor del comercio libre y equitativo, ayudaremos a crear una vida mejor para todos los estadounidenses y promover la causa de la paz y prosperidad en el mundo.

Gracias por escuchar.


Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.