Discurso: 19 de octubre de 2007

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<< Discursos del Presidente George W. Bush


Buenos Días. Este fin de semana, me uniré a millones de estadounidenses en uno de nuestros pasatiempos nacionales favoritos: la pesca. Voy a estar en la Bahía de Chesapeake.

Para quienes aman la pesca, lo más importante no es el tamaño de lo que uno pesca sino disfrutar de la gran naturaleza. Cada año, millones de estadounidenses toman sus equipos de pesca y se dirigen a sus lugares de pesca preferidos. No importa donde echen sus sedales de pesca, construyen recuerdos que duran toda una vida. Y en el proceso contribuyen miles de millones de dólares a nuestra economía.

Mi Administración está comprometida a proteger el medio ambiente del cual dependen nuestros deportistas. Consideramos que para enfrentar los retos ambientales del siglo 21, debemos juntar a conservacionistas, deportistas, líderes locales y oficiales federales, estatales y tribales en un espíritu de cooperación. A esto yo llamo “conservación cooperativa”. En lugar de los viejos debates ambientalistas que oponen a un grupo contra el otro, estamos encaminando a nuestro país hacia un sistema donde los ciudadanos y el gobierno puedan juntarse para lograr resultados significativos para nuestro medio ambiente.

Una manera en la cual practicamos conservación cooperativa es a través de nuestros esfuerzos para conservar nuestras pesquerías. Hace casi tres años yo anuncié un plan de Acción para los Océanos para promover una ética de administración responsable que hará a nuestras vías fluviales más limpias, más sanas y más productivas. El año pasado me sentí orgulloso de establecer un área de conservación marítima en las islas del Noroeste de Hawai. Esta es el área de conservación individual más grande en la historia de nuestra Nación – y el área marina protegida más grande del mundo. También estamos trabajando para limpiar escombros marinos y ocuparnos de prácticas de pesca perjudiciales en aguas internacionales que destruyen corales y otros hábitats vitales. Más temprano este año sancioné una ley que ayudará a terminar con la sobrepesca y creará reglamentos basados en el mercado para volver a llenar nuestras reservas pesqueras – para poder mantenerlas fuertes para las generaciones futuras.

Antes de mi viaje de pesca, firmaré una orden ejecutiva que ayudará a conservar dos de los peces recreativos más populares de nuestra Nación – la lobina rayada y la corvina o tambor rojo. Estas dos especies alguna vez eran abundantes en las aguas de Estados Unidos, pero sus reservas han sido sobrepescadas. La orden ejecutiva que yo firmaré protegerá a la lobina rayada y la corvina pescadas en aguas federales moviendo hacia la prohibición de su venta comercial. Promoverá registros científicos más precisos sobre los niveles de población de los peces. Y ayudará al gobierno federal a trabajar con oficiales estatales y locales para encontrar formas innovadoras para asegurar la conservación de estas dos especies para generaciones futuras.

Al esforzarnos para proteger las pesquerías de nuestra Nación, también estamos trabajando para que las aves migratorias prosperen. Cada año, más de 800 especies de aves se dirigen hacia el Sur para el invierno, y luego vuelven a casa a sus zonas de reproducción la primavera siguiente. Su capacidad para sobrevivir estos largos viajes depende del hábitat de descanso. Desafortunadamente, algunas áreas donde las aves alguna vez se detenían y descansaban en sus grandes migraciones han sido perdidas al desarrollo. Por lo tanto estamos trabajando para proteger a estas especies – restaurando o reemplazando sus hábitats de descanso.

Una forma clave en la que estamos haciendo esto es ampliando nuestros Refugios Nacionales de Vida Silvestre, creando nuevos refugios, y restaurando y mejorando cientos de miles de acres de hábitat para aves migratorias. Al mismo tiempo, estamos juntando a agencias federales, estatales y tribales para trabajar con grupos privados y corporaciones para mejorar el hábitat en tierras privadas. El Departamento del Interior también está trabajando con ciudades a lo largo de nuestra Nación para construir hábitats de descanso en áreas urbanas. Y este fin de semana estoy anunciando nuevas políticas – incluso nuevos esfuerzos con México – para fomentar una mayor conservación del hábitat para las aves migratorias.

Los Parques Nacionales de Estados Unidos también juegan un papel vital en nuestros esfuerzos de conservación. A principios de esta semana, Laura habló en la Cumbre de Liderazgo inaugural de la Fundación Nacional de Parques. Ella discutió la Iniciativa del Centenario de los Parques Nacionales – una asociación pública-privada para recabar fondos para el aniversario de los 100 años del sistema de parques en 2016. Esta iniciativa apoyará a muchos proyectos vitales para mejorar el hábitat para la vida silvestre local – incluyendo algunos que directamente beneficiarán a las aves.

Como estadounidenses, hemos recibido un bello país donde vivir – y tenemos la obligación de ser buenos administradores del medio ambiente. Con las políticas de conservación cooperativa que hemos establecido, mostramos nuestro compromiso hacia la preservación del patrimonio de nuestra Nación. Escogiendo opciones responsables hoy, aseguraremos que nuestros hijos y nuestros nietos disfrutarán de un medio ambiente más limpio y más vibrante. Gracias por escuchar.


Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.