Discurso: 20 de septiembre de 2003

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<Discursos del Presidente George W. Bush


Buenos días

Cada día millones de estadounidenses dedican largas horas a crear empresas propias. Su ardua labor fortalece la economía, crea la mayoría de los empleos en Estados Unidos y proporciona la innovación que impulsa nuestra futura prosperidad. Al conmemorar la Semana Nacional de las Pequeñas Empresas, nuestra Nación rinde homenaje a la empresa y al trabajo empeñoso de los dueños de pequeñas empresas y sus empleados.

Las pequeñas empresas son la clave a la movilidad hacia arriba, particularmente para mujeres y minorías. Hay más de 3 millones de pequeñas empresas que son propiedad de minorías en Estados Unidos - y ese número está creciendo. Y los negocios que son propiedad de mujeres ahora emplean a más de nueve millones de estadounidenses.

En beneficio de todos los pequeños negocios y de toda nuestra economía, mi Administración está siguiendo una agenda agresiva, pro-crecimiento y pro- empleos. El alivio tributario que he sancionado desde que asumí la presidencia ahorrará a los pequeños empresarios un promedio de más de 2.800 dólares este año. El alivio de impuestos al ingreso es particularmente útil para los dueños de negocios que pagan sus impuestos comerciales de acuerdo con sus tasas de impuestos al ingreso individual. Hemos reducido la carga de la regulación innecesaria de las pequeñas empresas. Y hemos aprobado incentivos muy necesarios para la adquisición de nuevos equipos, lo cual ayudará a que las pequeñas empresas crezcan y puedan crear empleos altamente remunerados.

Estas políticas están funcionando. Hoy en día, los estadounidenses están comenzando negocios de los cuales son los únicos dueños a una tasa mucho más elevada de lo que hicieron en los años 1990. Una reciente encuesta de pequeñas empresas muestra un optimismo cada vez mayor entre los dueños, evidencia de ventas crecientes, y más planes para invertir y contratar a nuevos empleados. Esta es una buena noticia para nuestras comunidades, y una buena noticia para las personas que buscan trabajo.

Sin embargo, queda mucho por hacer. Yo he propuesto un plan de seis puntos para crear empleos, fortalecer a las pequeñas empresas, y crear confianza entre los empleadores.

Primero, las personas tendrán más probabilidad de encontrar trabajo si podemos controlar los costos de la atención médica. Podemos ayudar permitiendo que las pequeñas empresas se junten y aúnen sus riesgos, de modo que tengan el poder de negociación que tienen las grandes compañías. También, he propuesto límites razonables sobre los juicios que están haciendo subir los costos de la atención médica para todos.

Segundo, necesitamos enfrentar los problemas más amplios de los litigios frívolos. Necesitamos reformas legales eficaces que aseguren que los dineros otorgados en acciones de clase y de otro tipo se destinen a los perjudicados y no a los abogados.

Tercero, necesitamos una política nacional sana de energía. Los negocios crecientes dependen de fuentes de energía económicas y confiables - y de una red eléctrica moderna para que podamos evitar apagones devastadores. Hace dos años sometí un proyecto de ley energética al Congreso y es hora de que el Congreso lo apruebe para que yo lo pueda firmar como ley.

Cuarto, debemos continuar reduciendo la carga de reglamentos innecesarios sobre los empleadores. La política de mi administración es la de asegurar que ningún reglamento propuesto implique una carga indebida sobre las pequeñas empresas de Estados Unidos.

Quinto, estamos fomentando el comercio abriendo mercados para nuestros productos y servicios. Cuando las reglas son justas y se hacen cumplir, y las condiciones son iguales para todos, nuestros trabajadores, agricultores, granjeros y dueños de pequeñas empresas pueden competir con cualquiera en el mundo.

Sexto, debemos asegurarnos que el alivio tributario sea permanente. Los negocios y las familias necesitan tener la confianza de que todos los beneficios del alivio tributario no vayan a desaparecer en los años venideros. Y los dueños de pequeñas empresas, los granjeros y los agricultores quieren que el impuesto por defunción se elimine definitivamente.

En los últimos dos años, los estadounidenses han enfrentado pruebas en su territorio nacional y en el extranjero. Pero nuestra confianza y nuestro optimismo nunca han flaqueado. Estamos defendiendo la paz del mundo. Estamos creando la prosperidad de nuestro país. Y estamos dando rienda suelta a la gran energía y empresa de una de las grandes fuerzas de esta Nación: la dedicación y la determinación de nuestros empresarios.

Gracias por escuchar.



Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.