Discurso: 22 de julio de 2006

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<< Discursos del Presidente George W. Bush


EL PRESIDENTE: Buenos Días. Esta semana regresé de Rusia donde me reuní con líderes mundiales en la cumbre G-8. La cumbre fue una oportunidad para discusiones importantes con estas naciones - y trajo progreso sobre temas claves. Tuvimos discusiones de amplio alcance sobre la economía global. Acordamos nuevos pasos para fortalecer nuestra seguridad colectiva, incluyendo una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre Corea del Norte. Esta resolución condenó los recientes lanzamientos de misiles por parte de Corea del Norte - y pidió que el régimen de Corea del Norte abandonara sus programas nucleares y volviera a las Conversaciones entre las Seis Partes.

Gran parte de nuestro tiempo en la cumbre se dedicó a discutir la situación en el Medio Oriente - especialmente la reciente violencia en Israel y Líbano. La crisis reciente en la región fue provocada por el secuestro de soldados israelitas por el grupo terrorista Hezbollah, y el lanzamiento de cohetes contra ciudades israelitas. Yo considero que las naciones soberanas tienen el derecho de defender a sus pueblos contra ataques terroristas y de tomar la acción necesaria para evitar esos ataques.

También somos conscientes del costo para los civiles inocentes en Líbano y en Israel. Y hemos pedido a Israel que siga ejerciendo el mayor cuidado posible para proteger vidas inocentes. Durante toda esta crisis he hablado con líderes en el Medio Oriente y en todo el mundo. Nuestros esfuerzos para resolver esta peligrosa situación son guiados por un marco internacional ya bien establecido.

En 2004, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas adoptó la Resolución 1559, la cual reconoce la soberanía de Líbano, exige que toda fuerza extranjera se retire de Líbano y pide la disolución y el desarmamiento de todas las milicias. Hezbollah desafió las justas exigencias del mundo entero, manteniendo unidades armadas en la región del sur de Líbano - y atacando a Israel contra la voluntad del gobierno libanés elegido democráticamente.

Le he pedido a la Secretaria de Estado Rice que viaje al Medio Oriente en los próximos días para discutir con líderes de la región las mejores maneras de resolver esta crisis. La Secretaria Rice dejará muy en claro que resolver la crisis exige confrontar al grupo terrorista que lanzó los ataques - y las naciones que lo apoyan.

Por muchos años, Siria ha sido un patrocinador principal de Hezbollah - y ha ayudado a proporcionarle a Hezbollah envíos de armas fabricadas en Irán.

El régimen de Irán también ha desafiado en varias ocasiones a la comunidad internacional con su ambición por armas nucleares y con su ayuda a grupos terroristas. Sus acciones amenazan a todo el Medio Oriente y obstaculizan la resolución de la crisis actual así como el traer la paz duradera a esta región agitada.

También nos preocupa el impacto que tiene el conflicto actual sobre la joven democracia de Líbano. Este es un momento difícil para el pueblo de Líbano. La práctica que tiene Hezbollah de esconder cohetes en barrios de civiles, y sus esfuerzos por socavar el gobierno elegido democráticamente, han mostrado que no es ningún amigo de Líbano. Mediante sus acciones, Hezbollah ha puesto en peligro los tremendos logros de Líbano - y ha traicionado al pueblo libanés.

Durante la semana pasada, naciones como Arabia Saudita y Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos han ofrecido ayuda humanitaria y asistencia al gobierno libanés. Estados Unidos y nuestros aliados nos uniremos a estos esfuerzos. También estamos trabajando para ayudar a ciudadanos estadounidenses que desean dejar Líbano. Personal militar estadounidense y oficiales de la embajada se están esforzando para que esta operación proceda sin problemas y con seguridad. Seguimos rezando por la seguridad de todas las personas en Líbano - estadounidenses, libaneses, y ciudadanos de otros países.

Estados Unidos sigue comprometido a una paz duradera en el Medio Oriente. Estados Unidos y nuestros socios seguiremos buscando un regreso al mapa trazado para la paz en el Medio Oriente, el cual presenta un camino para establecer un estado Palestino viable y democrático que vivirá en paz con Israel. Seguiremos apoyando a líderes moderados como el Presidente Abbas de la Autoridad Palestina. Seguiremos pidiendo a Hamas que termine con sus actos de terror. Y ahora más que nunca los Palestinos necesitan líderes que no se dejen amedrentar por el terror - y que ayudarán al pueblo palestino a ofrecer un futuro a sus hijos basado en la paz y la seguridad regionales.

A largo plazo, esta paz vendrá sólo al derrotar la ideología terrorista del odio y del miedo. La mejor esperanza que tiene el mundo para lograr seguridad duradera y estabilidad en el Medio Oriente es el establecimiento de sociedades libres y justas. Estados Unidos y nuestros aliados actuaremos decisivamente porque sabemos que nuestra seguridad está en juego en este conflicto - y sabemos que la causa de la libertad prevalecerá.

Gracias por escuchar.


Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.