Discurso: 24 de noviembre de 2001

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<Discursos del Presidente George W. Bush


Buenos días.

Este año el día de Acción de Gracias - Thanksgiving - llega 72 días después de un terrible shock nacional - un acto de malicia que causó y continúa causando tanto sufrimiento. Sin embargo, el mal que los terroristas querían hacer ha resultado en un bien que ellos nunca se esperaron. Y en esta temporada de festejo, los Estadounidenses tenemos mucho que agradecer.

Agradecemos el carácter de nuestros conciudadanos que están volando las banderas y haciendo contribuciones caritativas, y consolando a aquellos que están afligidos. Los estadounidenses han ayudado a las familias de las víctimas - y a los niños hambrientos de Afganistán al otro lado del mundo. Este país tiene un corazón bueno y bondadoso.

Agradecemos la decencia del pueblo Estadounidense, que ha representado la tradición Americana de la tolerancia y la libertad religiosa - una tradición que ha acogido y protegido a generaciones de inmigrantes de todas las religiones y todas las culturas.

Estamos agradecidos por nuestros nuevos héroes - policías y bomberos y trabajadores de emergencia - que han renovado nuestro respeto por el servicio público y han demostrado lecciones duraderas de valentía.

Estamos agradecidos por los hombres y las mujeres de nuestras fuerzas armadas, que defienden nuestras vidas y nuestra libertad con tanta habilidad, honor y éxito.

Este año, con aún mayor intensidad, estamos agradecidos por nuestras vidas y por nuestras familias y por el amor de los que nos rodean. Los Estadounidenses estamos recordando lo que realmente importa - estrechando a nuestros hijos más cerca, y dándoles más de nuestro tiempo.

Y agradecemos a Dios, que del sufrimiento nos da fuerza, del dolor nos da gracia. Dar gracias en medio de una tragedia es una tradición Americana - quizás porque en momentos de prueba, nuestra dependencia en Dios es tan evidente. Los peregrinos dieron las gracias, aún después de tantas muertes durante un amargo invierno. Abraham Lincoln proclamó días de Acción de Gracias nacionales aún durante una sangrienta Guerra Civil. Lincoln le pidió a Dios que "cerrara las heridas de la nación y la regresara lo más pronto que fuera consistente con los propósitos Divinos al pleno regocijo de la paz, la harmonía, la tranquilidad..."

Rezamos por esta meta - y nos esforzamos por lograrla. En los Estados Unidos, las bendiciones se deben compartir, y nuestra acción de gracias se demuestra en nuestra preocupación por los demás. En esta temporada, Laura y yo deseamos que ustedes encuentren caminos para extender la mano y compartir sus bendiciones y talentos, en sus propias comunidades. Enseñar o ser mentor de un niño. Ser voluntario en un hospital. Apoyar a nuestras tropas mediante actividad en el USO. Consolar a aquellos que tienen miedo. Mostrar su bondad hacia un vecino musulmán. Ayudar a alguien que necesite albergue o alimento o palabras de esperanza.

Y continuamos rezando por América. Nos esperan por delante tiempos difíciles. La lucha que hemos empezado no terminará rápida ni fácilmente. Nuestros enemigos se esconden y conspiran en muchos países. Son despiadados e implacables. Pero confiamos en la justicia de nuestra causa, lucharemos el tiempo que sea necesario y venceremos. Que Dios nos dé paciencia, resolución y sabiduría en todo lo que está por venir.

Feliz Día de Acción de Gracias (Happy Thanksgiving).

Gracias por escuchar.



Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.