Discurso: 24 de septiembre de 2005

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<< Discursos del Presidente George W. Bush


EL PRESIDENTE: Buenos Días, Este fin de semana visitaré el Comando del Norte de Estados Unidos en Colorado donde estamos siguiendo el progreso del Huracán Rita. A medida que el huracán sigue su camino de destrucción, el pueblo de Estados Unidos puede saber que hombres y mujeres valientes y dedicados están respondiendo a nuestros ciudadanos necesitados. Estamos reuniendo recursos del gobierno Federal para salvar vidas y propiedad, y traer consuelo a aquellos que han sido evacuados por causa de esta tormenta.

Durante la última semana, los gobiernos federal, estatales y locales han estado coordinando estrechamente sus esfuerzos para el Huracán Rita. El Departamento de Seguridad Nacional y la FEMA anticiparon alimentos, agua, hielo y equipos de respuesta a emergencias - y ayudaron con las evacuaciones en Texas y Luisiana. También fueron pre-colocadas unidades militares para que pudieran ser destacadas inmediatamente que pase la tormenta. En estos momentos se encuentran en la región los siguientes navíos de la marina: el Iwo Jima, el Shreveport, el Tortuga, el Grapple, el Patuxent y el Comfort. La Guardia Nacional de Texas ha activado a sus miembros - cerca de 3,500 hasta el momento, con un mayor número en alerta en caso de ser necesitados. Barcos pequeños, aviones y helicópteros de las Guardacostas están listos para rescatar, evacuar y trasladar a civiles atrapados por la tormenta. Y tripulaciones aéreas y aviones adicionales de las Guardacostas están llegando de todas partes del país. También hemos organizado e identificado voluntarios civiles - incluyendo más de 200 médicos y más de 400 enfermeras acreditadas. Y la Cruz Roja Americana está preparada para entregar cientos de miles de comidas al día. Nuestro gobierno está tomando todos los pasos posibles para proteger la vida y traer consuelo a los afectados.

Al responder al Huracán Rita, estamos continuando nuestros esfuerzos para ayudar a los ciudadanos de la Costa del Golfo a recuperarse del Huracán Katrina - una tormenta que ha causado destrucción sin precedentes en toda una región entera. La recuperación de Luisiana, Alabama y Mississippi es una obligación del pueblo de Estados Unidos - y en este esfuerzo, todos los estadounidenses tienen que desempeñar un rol.

En el esfuerzo de recuperación, el Gobierno federal tiene un rol fundamental - y cumpliremos con nuestro deber. Ayudaremos a reconstruir caminos, puentes, escuelas, sistemas de agua y otras infraestructuras en la zona del desastre. Y eliminaremos los trámites burocráticos en Washington - para poder agilizar el trabajo de reconstruir y reestablecer la región de la Costa del Golfo.

En el esfuerzo de recuperación, los líderes estatales y locales tendrán un rol fundamental al elaborar sus planes y su visión para el futuro de sus comunidades. A principios de esta semana, me reuní con líderes comunitarios y oficiales locales de la región para escuchar sus ideas sobre la reconstrucción y la recuperación. Les dije que la visión de una Nueva Orleáns revitalizada debería venir de la gente de Nueva Orleáns - y la visión de una nueva Costa del Golfo de Luisiana, Mississippi y Alabama debería venir de la gente de estos estados. Haremos todo lo posible para guiar el esfuerzo de recuperación y ayudarlos a realizar su visión - para que las comunidades a lo largo de la Costa del Golfo sean mejores y más fuertes de lo que eran antes de la tormenta.

En el esfuerzo de recuperación, el sector privado jugará un rol fundamental. Para reconstruir vidas y comunidades necesitamos fomentar el crecimiento de los pequeños negocios en esa región - con alivio tributario inmediato y otros incentivos para inversiones que creen empleos. La empresa privada es el motor para crear nuevos empleos en Estados Unidos - y será el motor que impulsará la recuperación de la Costa del Golfo.

En el esfuerzo de recuperación, el pueblo de Estados Unidos tendrá un rol fundamental. Esta semana Laura visitó Texas para agradecer a líderes de grupos basados en la fe que se han movilizado para ayudar a sus vecinos en Luisiana que tienen una necesidad apremiante. Las organizaciones caritativas y templos, así como hombres y mujeres idealistas a lo largo de Estados Unidos han abierto sus hogares, sus carteras y sus corazones a las víctimas de Katrina. Y con la llegada de otra tormenta violenta, nuestros vecinos en la Costa del Golfo necesitarán ayuda continua. Nuestros conciudadanos en las regiones afectadas pueden saber que cuentan con los buenos corazones del pueblo de Estados Unidos.

Las últimas tres semanas han puesto a prueba a nuestra Nación - y han revelado la fortaleza y la resistencia de nuestro pueblo. Los estadounidenses tienen la determinación y la voluntad para vencer cualquier reto del hombre o de la naturaleza. El espíritu valiente de Estados Unidos nos ayudará a soportar cualquier tormenta - y el alma compasiva de nuestra Nación nos ayudará a reconstruir.

Gracias por escuchar.


Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.