Discurso: 25 de octubre de 2003

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<Discursos del Presidente George W. Bush


Buenos días.

El mes pasado, me dirigí a las Naciones Unidas y les dije a los países miembros que la paz y la seguridad de Iraq son esenciales para la paz y la seguridad de todas las naciones libres. Exhorté a los países a que ayudasen al pueblo de Iraq a forjar un futuro de libertad y estabilidad. También solicité una resolución de las Naciones Unidas en respaldo de los esfuerzos de nuestra coalición en Iraq. El Consejo de Seguridad ha respondido al aprobar unánimemente la Resolución 1511, la cual apoya la creación de una fuerza multinacional en Iraq bajo el mando de los Estados Unidos y recomienda mayor respaldo internacional en la reconstrucción de Iraq.

Durante semanas recientes, los líderes de Corea del Sur, Japón, Gran Bretaña, Dinamarca, España y otros países anunciaron compromisos financieros de miles de millones de dólares para la reconstrucción de Iraq.

Se alcanzaron más logros esta semana. En Madrid, representantes de más de 70 naciones y entidades internacionales, entre ellas el Banco Mundial, la UNICEF, y la Organización de la Conferencia Islámica, se reunieron para tratar las necesidades futuras de Iraq y las maneras en que otros países pueden contribuir. Y estas naciones y entidades internacionales comprometieron miles de millones de dolares para reconstruir Iraq.

Este creciente apoyo económico nos permitirá ir más allá de los éxitos de la extensa coalición militar que ya se encuentra en Iraq. Actualmente, de lado de las fuerzas estadounidenses en Iraq están unos 24,000 soldados de 32 otros países, entre ellos, Gran Bretaña, Polonia, la República Checa, Italia, España, Holanda, Tailandia, El Salvador, Eslovaquia, Hungría, Rumania, Ucrania y las Filipinas. Las fuerzas de la coalición están contribuyendo a capturar a los terroristas y aquellos que aún son fieles a Saddam. a despejar de minas las vías navegables iraquíes para que los envíos de ayuda puedan proceder. y a coordinar el reclutamiento y la capacitación de una fuerza policíaca, un ejército y una patrulla fronteriza nuevos en Iraq.

Los miembros de nuestra coalición también están mostrando la compasión de nuestra causa en Iraq. Estamos rehabilitando escuelas, clínicas y plantas energéticas. El pueblo iraquí se convierte con paso seguro en una sociedad libre y democrática. La vida económica está reestableciéndose en las ciudades. Circula una moneda iraquí nueva. Los gobiernos locales están activos. Y pronto, Iraq iniciará el proceso de redactar una constitución, lo cual será seguido de elecciones libres.

Aún queda trabajo difícil por delante, porque la libertad tiene enemigos en Iraq. Los terroristas y los partidarios del antiguo régimen muestran su verdadero carácter en los blancos que escogen: Han atacado a diplomáticos, embajadas, socorristas y la sede de las Naciones Unidas en Bagdad; todos ellos, símbolos de los esfuerzos internacionales para ayudar al pueblo iraquí.

Estados Unidos y la comunidad internacional no serán intimidados. Cada uno de los miembros de la coalición es consciente de que Iraq jamás debe volver a convertirse en un lugar de tiranía y terror, ni en una amenaza para el mundo. Por lo tanto, seremos pacientes, seguiremos decididos y permaneceremos unidos. Estados Unidos continuará colaborando con las Naciones Unidas y nuestros aliados en la coalición para concluir la labor que hemos iniciado. Tras liberar a Iraq de un tirano brutal, permaneceremos de lado del pueblo de Iraq mientras dicho país se hace más estable, seguro y libre.

Gracias por escuchar.



Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.