Discurso: 27 de diciembre de 2003

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<Discursos del Presidente George W. Bush


Buenos días.

En esta semana de Navidad, Laura y yo enviamos nuestros buenos deseos a las familias de Estados Unidos. Esperamos que esta temporada haya traído felices reuniones, celebraciones y nuevas memorias que podamos conservar al acercarnos al Nuevo Año.

La Navidad se centra en el nacimiento de un niño - y en el mensaje de la esperanza y de la paz. Escuchamos ese mensaje de muchas maneras en Navidad, y nunca pierde su poder de levantar nuestros corazones.

Las fiestas también pueden profundizar nuestro sentido de gratitud - por la vida, y por la familia y los amigos que llenan nuestras vidas. En esta gran y próspera tierra, recordamos cuánto se nos ha dado, y cuánto podemos compartir.

Pensamos en aquellos entre nosotros que pasan las fiestas en tristeza o en soledad. Pensamos en los que enfrentan enfermedad, o la pérdida de un ser querido, o las penurias de la pobreza o del desempleo. Y en todo el país, ciudadanos humanitarios están dando la mano a aquellos que tienen necesidad, ofreciendo su tiempo como voluntarios. Al servir una causa más grande que ellos mismos, los estadounidenses siembran la esperanza en nuestro país, y hacen que nuestra Nación sea mejor, una vida a la vez.

En Navidad también pensamos en los hombres y mujeres de nuestras Fuerzas Armadas que están defendiendo la libertad alrededor del mundo. Estos valientes estadounidenses están luchando contra terroristas en Afganistán, Iraq, y en otras partes para que nosotros no tengamos que enfrentar a estos asesinos en nuestras propias calles. Agradecemos la valentía y la dedicación de nuestras tropas, y nos sentimos más seguros debido a sus habilidades y su sacrificio.

Estar separados de nuestros seres queridos es siempre difícil, particularmente en esta época del año. Todos nuestros hombres y mujeres que están sirviendo en el extranjero pueden saber que sus familias los extrañan. que millones están rezando por ellos. y que nuestra Nación está orgullosa de ellos.

Todos los que sirven a otros están viviendo el espíritu de la temporada navideña. La historia de la Navidad nos es familiar a todos nosotros, sin embargo todavía trae inspiración y confort, y el amor a la gente en todas partes. La voz que por primera vez se escuchó hace 20 siglos en Belén insta a las iglesias y las comunidades a abrir albergues para los que no tienen hogar. y comedores. y centros de capacitación para el trabajo para aquellos con necesidades. Esta temporada navideña viene en un momento de gran desafío para nuestro país. No obstante, la historia de esta fiesta nos hace acuerdo de una promesa eterna - que el propósito de Dios es la justicia, y que Su plan es la paz.

Gracias por escuchar.



Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.