Discurso: 27 de octubre de 2001

From Wikisource
Jump to navigation Jump to search

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<Discursos del Presidente George W. Bush


Buenos días:

Me complace informarles que nuestra Nación continua tomando medidas importantes en la guerra contra el terrorismo.

La semana entrante la Cámara de Representantes votará sobre un proyecto de ley para la seguridad aérea presentada por el Congresista Don Young. Está modelado en propuestos que yo hice el mes pasado. Bajo el proyecto de ley Young, el Gobierno federal asumirá la responsabilidad completa por la seguridad y el control en los aeropuertos. La ley también ampliará en gran medida el programa federal de vigilantes aéreos y proporcionará una cantidad considerable de nuevo financiamiento para cabinas más seguras, y otras modificaciones abordo de los aviones.

Pero hay una diferencia fundamental entre el proyecto de ley Young y el proyecto aprobado por el Senado hace algunas semanas. Mi enfoque le da al gobierno la flexibilidad que necesita para juntar mano de obra hábil y disciplinada para el trabajo de control y revisión. El proyecto de ley del Senado estipula que todo revisor de pasajeros y equipaje debe ser empleado federal en todas las circunstancias. Aunque bien intencionado, el mejor enfoque sería uno que permita flexibilidad.

El proyecto de ley Young permite el uso de contratistas privados que operan bajo normas federales rigurosas para efectuar verificaciones de antecedentes con oficiales federales del orden público en cada puerta – para promover mejores servicios de revisión y asegurar que los administradores de seguridad puedan actuar agresivamente para disciplinar o despedir a empleados que no están a la altura de las nuevas normas rigurosa.

El proyecto de ley Young es la manera más rápida y eficaz de aumentar la seguridad en la aviación. El tiempo es esencial.

Le pido al Congreso que actue rápidamente en cuanto a esta legislación tan importante, como lo hizo esta semana al aprobar nueva legislación para luchar contrar el terrorismo. La ley que firmé ayer otorga a los oficiales de inteligencia y del orden público las herramientas adicionales que necesitan para perseguir, capturar y castigar a los terrroristas.

Nuestros enemigos emplean métodos y tecnologías altamente sofisticados – usando los más modernos medios de comunicación, y la nueva arma del bioterrorismo. Cuando leyes anteriores fueron elaboradas, ni siquiere existían algunos de estos métodos. La nueva ley reconoce las realidades y los peligros aportados por el terrorista moderno. Nos ayudará a enjuiciar a las organizaciones terroristas, y también detectarlas antes de que ataquen.

Desde el 11 de septiembre, los hombres y las mujeres de nuestras agencias de inteligencia y del orden público han sido implacables en su labor. A cambio de su servicio excepcional, estos sirvientes públicos merecen nuestro apoyo incondicional – y todos los medios de ayuda que los podamos ofrecer.

Las operaciones de inteligencia y las investigaciones criminales muchas veces han tenido que operar por caminos distintos. La nueva ley hará más fácil para las agencias compartir información esencial sobre la actividad terrorista.

La vigilancia de las comunicaciones es otro método esencial en el cumplimiento del orden público. Pero durante mucho tiempo hemos estado trabajando bajo leyes escritas en la era del teléfono a disco rotatorio. Bajo la nueva ley, los oficiales podrán llevar a cabo vigilancias ordenadas por los tribunales de todas las formas modernas de comunicación empleadas por los terroristas.

En los últimos años algunas investigaciones se han visto entorpecidas por límites en el alcance de las órdenes federales de registro. Los oficiales tenían que obtener una orden nueva para cada distrito nuevo cubierto por una investigación, aún cuando se trataba de la misma persona sospechosa. A partir de ahora, las ordenes son válidas en todos los distritos y en todos los estados.

Por último, la nueva legislación enaltece en gran medida las penalidades que recaerán sobre los terroristas o cualquiera que los ayuda. La ley federal actualmente estipula penalidades severas para la posesión de armas biológicas. Ahora es más fácil embargar los bienes de grupos o personas individuales involucradas en el terrorismo. El Gobierno tiene mayor capacidad para deportar a terroristas conocidos y sus patrocinadores. Y el estatuto de limitaciones sobre los actos de terrorismo ha sido extendido, así como las sentencias penales para los crímenes terroristas.

Estas medidas fueron aprobadas con el amplio apoyo de ambos partidos. Reflejan la determinación firme de mantener y respetar las libertades civiles garantizadas por la Constitución – al mismo tiempo que nos ocupamos de los terroristas de forma rápida y severa. Ahora nos toca implementarlas. Y puedo asegurar a todos los Estadounidenses que estos nuevos e importantes estatutos se harán cumplir plenamente.

Gracias por escuchar.


Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.