Discurso: 28 de febrero de 2004

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

<Discursos del Presidente George W. Bush


Buenos días.

Por muchos años el uso ilegal de drogas ha sido un serio problema en nuestro país. Las drogas le cuestan a la gente sus ahorros y su salud, y les roban a los niños su promesa. Mi administración ha tomado acción para enfrentar este peligro. Hemos seguido una estrategia ambiciosa y enfocada para cortar la demanda para drogas en el país, prohibir el abastecimiento de drogas en el extranjero, y tratar a más adictos que buscan ayuda.

En 2002, yo fijé como meta reducir el uso ilegal de drogas en un 10 por ciento en el espacio de dos años, y en un 25 por ciento en cinco años. Este lunes divulgaremos la Estrategia Nacional anual de Control de Drogas, la cual muestra el progreso impresionante que hemos logrado. El uso de drogas en jóvenes se redujo en un 11 por ciento entre 2001 y 2003, lo que significa 400,000 jóvenes menos usando drogas. Estos resultados sobrepasaron nuestra meta, y demostraron que nuestra dura labor está dando resultados.

Este año ampliaremos nuestra estrategia, de manera que podamos lograr aún mayor progreso en la lucha contra las drogas.

La mejor forma de cortar el uso de drogas es cortando la demanda para drogas a nivel popular. De modo que mi presupuesto incluye un aumento de 10 millones de dólares para Comunidades Libre-de-Drogas, un programa de prevención de sentido común que apoya a las coaliciones locales que trabajan para que los jóvenes dejen de usar drogas.

Estudios muestran que los adolescentes que se abstienen de usar drogas probablemente no empezarán a usarlas más adelante. Por lo tanto, he pedido al Congreso que proporcione 23 millones de dólares más para escuelas secundarias que quieran desarrollar y llevar a cabo programas de pruebas para drogas. Pruebas al azar para detectar drogas dan a los estudiantes una firme respuesta a las presiones sociales para experimentar con drogas. Y ayuda a las escuelas a identificar los estudiantes que estén usando drogas, a fin de que puedan intervenir con asesoramiento y tratamiento antes de que los experimentos se conviertan en adicciones.

Hemos visto los resultados positivos de pruebas para drogas en todo el país. Apenas dos años después que la Escuela Secundaria Regional Hunterdon Central en Nueva Jersey comenzó su programa de prueba, el uso de drogas ha decaído de forma significativa en toda la escuela. El director de Hunterdon describió los efectos del programa de la siguiente manera: "Nunca hemos visto un currículo de prevención que haya afectado los números de forma tan sustancial. Finalmente teníamos una herramienta que mostraba una gran diferencia."

A medida que reducimos la demanda para drogas, también estamos evitando que suministros de drogas ingresen al país. Nuestro personal militar y policial tiene como objetivo las redes más peligrosas de narcotraficantes. Estamos desmantelando estas organizaciones, y encarcelando a sus líderes. Y trabajando con gobiernos en todo nuestro hemisferio, estamos secando el suministro mundial de drogas ilegales en la fuente.

Por último, estamos tomando medidas para ayudar a los que han caído en el ciclo destructivo de la adicción. La dependencia en las drogas perjudica a la productividad así como a la convicción moral, y devasta a millones de familias cada año. Algunos adictos reconocen su problema y quieren cambiar, pero no pueden pagar una atención profesional.

Para ayudar a hombres y mujeres como estos, he lanzado una iniciativa llamada Acceso a la Recuperación. Este programa ayudará a miles de estadounidenses a obtener el tratamiento que necesitan. Y como yo sé que una buena manera de cambiar el comportamiento de una persona es cambiando su corazón, los programas de tratamiento basados en la fe siempre serán una opción. El Congreso ha designado 100 millones de dólares para este programa que ayuda a salvar vidas, y este año he pedido que apruebe el doble de esta cantidad.

El progreso detallado en la Estrategia de Control de Drogas de este año es alentador. Nuestras metas son ambiciosas, y hemos visto que se pueden lograr. Ahora construiremos sobre la base de las mejoras de los últimos dos años. Y seguiremos trabajando hacia una sociedad en la que todos sus ciudadanos pueden llevar una vida de independencia y propósito, libres de la influencia devastadora de las drogas.

Gracias por escuchar.



Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.