Discurso: 3 de noviembre de 2001

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<Discursos del Presidente George W. Bush


Buenos días.

Como saben todos los Estadounidenses, las últimas semanas han traído una segunda ola de ataques terrorista contra nuestro país: esporas mortíferas del antrax enviadas por el servicio de correo del país. No hay precedente para este tipo de ataque biológico, y estoy orgulloso de la forma en que nuestros oficiales del orden público, nuestros trabajadores de atención a la salud y postales – y el pueblo Estadounidense – están respondiendo ante esta nueva amenaza.

A estas alturas de nuestra investigación, hemos identificado a varias cartas que contenían esporas del antrax. Entre ellas, cartas enviadas al Líder del Partido de Mayoría del Senado, Tom Daschle en el Congreso, a las Noticias NBC en Nueva York, y al periódico el New York Post. Cuatro Estadounidenses han muerto como resultado de estos actos de terrorismo – por lo menos otros 13 han desarrollado formas de la enfermedad del antrax, ya sea en los pulmones o, de menos gravedad, en la piel.

Los oficiales de salud pública han actuado rápidamente para distribuir antibióticos a personas que pueden haber sido expuestas al antrax. Cuando la exposición al antrax se identifica rápidamente, el tratamiento preventivo es eficaz. El antrax puede ser tratado con muchos antibióticos, y varias companías farmacéuticas han ofrecido medicamentos a precios reducidos. El gobierno está rápidamente haciendo pruebas en oficinas de correo y otros sitios para detectar esporas del antrax, y está cerrando estas oficinas cuando se detectan amenazas potenciales a la salud.

Nos estamos esforzando para proteger a la gente en base a la mejor información disponible – y a medida que enfrentamos esta nueva amenaza, estamos aprendiendo nueva información todos los días. Originalmente pensabamos que las esporas de antrax no podían escaparse de sobres sellados. Ahora sabemos que no es así, debido a los casos en que trabajadores postales fueron expuestos aún cuando los sobres que procesaron no estaban abiertos.

Aparentemente el antrax puede transferirse de una carta a otra – o de una carta a equipo para clasificar correo. Pero el antrax no es contagioso, de modo que no se transmite de persona a persona de la misma manera que puede hacerlo la gripe.

El antrax puede matarse mediante la esterilización y el Servicio Postal está comprando equipo de esterilización para instalarlo en todo el país. Más de 30 mil millones de artículos de correo han pasado por el Servicio de Correo desde el 11 de Septiembre, de modo que consideramos que es muy baja la probabilidad de que cualquier artículo de correo individual pueda estar contaminado.

Sin embargo, las personas deben tomar precauciones apropiadas. Examine con cuidado su correo antes de abrirlo. Dígale a su médico si cree que ha sido expuesto al antrax. Un excelente resumen de los síntomas de la enfermedad puede encontrarse en la página Internet de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, www.cdd.gov. Recuerde, los médicos advierten que usted puede arriesgar su salud tomando antibióticos cuando no los necesita – por lo tanto sólo use antibióticos despues de consultar un profesional en atención de la salud.

Si usted ve cualquier cosa sospechosa o tiene información útil, por favor pongase en contacto con las autoridades del orden público. El Servicio Postal y el FBI han ofrecido una recompensa de hasta un millon de dólares para información que conduzca a la detención y convicción de terroristas del antrax. Y los que creen que está es una oportunidad para jugar una broma deben saber que enviar falsas alarmas es una ofensa criminal seria. Por lo menos 20 personas ya han sido detenidas por engaños entorno al antrax y perseguiremos a cualquiera que trate de asustar a sus conciudadanos de este manera tan cruel.

Todavía no sabemos quién envió el antrax – si fueron los mismos terroristas que cometieron los ataques del 11 de septiembre o si fueron otros terroristas internacionales o domésticos. Lo que sí sabemos es que cualquiera que podría tratar de infectar a otras personas con antrax es culpable de un acto de terror.

Vamos a resolver estos crímenes – y castigaremos a los culpables. A medida que aprendamos más sobre estos ataques de antrax, el gobierno compartirá con ustedes la información confirmada y fidedigna. Estoy orgulloso de la reacción calmada y sensata de nuestros ciudadanos ante este ataque terrorista en curso.

Gracias por escuchar.


Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.