Discurso: 6 de enero de 2007

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<< Discursos del Presidente George W. Bush


Buenos Días.

A principios de esta semana, los miembros recientemente elegidos a la Cámara de Representantes y al Senado juramentaron y pasaron a formar parte del 110° Congreso. Los felicito a todos y espero trabajar con ellos durante los próximos dos años.

Desde las elecciones en Noviembre, he tenido varias reuniones productivas con los nuevos líderes del Congreso – incluyendo a la Presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi… el Líder Minoritario en la Cámara John Boehner… el Líder de la Mayoría del Senado Harry Reid… y el Líder Minoritario del Senado Mitch McConnell. Me sentí alentado por nuestras discusiones. Y confío en que podamos encontrar un terreno común en nuestros esfuerzos por servir a nuestros conciudadanos y hacer que nuestro país siga adelante.

Un área en la cual ya estamos encontrando acuerdo es nuestro esfuerzo por gastar sabiamente el dinero de nuestro pueblo. Esta semana anuncié que someteré una propuesta de presupuesto por cinco años para equilibrar el presupuesto federal para el año 2012, al mismo tiempo haciendo que el alivio tributario que aprobamos sea permanente. Algunos Demócratas han indicado que para ellos también es una alta prioridad el equilibrar el presupuesto. Al controlar los gastos y seguir con nuestras políticas pro-crecimiento, podemos equilibrar el presupuesto y responder a las necesidades más urgentes de nuestra Nación – que son ganar la guerra contra el terror y mantener una defensa nacional fuerte… mantener a nuestra economía en crecimiento y crear empleos.

También vemos surgir un acuerdo bipartito sobre la reforma del proceso de designar fondos en el Congreso. Los fondos designados son asignaciones para gastos que suelen incluirse en proyectos de ley al último momento – de modo que rara vez son debatidos o discutidos. Muchos fondos designados desvían valiosos fondos de prioridades vitales como la defensa nacional y la educación a proyectos llamados “pork barrel” o “barril de tocino” que son poco económicos. Aprecio a los líderes Demócratas que se han comprometido a mantener nuestros actuales niveles de gastos este año sin fondos designados adicionales. Y apoyo el moratorio temporal sobre nuevos fondos designados anunciado por los Demócratas.

Este es un buen comienzo, pero considero que podemos hacer más. Esta semana propuse mis propias reformas al proceso de los fondos designados que lo harían más transparente… terminarían con la práctica de ocultar los fondos designados en el llamado lenguaje de informes que nunca se incluye en la legislación… y cortarían el número y los costos de los fondos designados en por lo menos la mitad. Estas reformas de sentido común ayudarán a evitar que miles de millones de dólares de los contribuyentes sean gastados en fondos designados innecesarios.

Otra área donde los Demócratas y los Republicanos pueden trabajar juntos es en el esfuerzo para mejorar nuestras escuelas. Lo hemos hecho en el pasado. En mi primer año como Presidente, los Demócratas y los Republicanos vieron que nuestras escuelas estaban reprobando a demasiados alumnos. Por lo cual colaboramos para aprobar la Ley Ningún Niño se Quede Atrás. Esta buena ley dio nuevos recursos a nuestras escuelas – y, a cambio, les pedimos que mostraran resultados. Al fijar normas elevadas y medir el progreso de los estudiantes, hacemos que las escuelas se responsabilicen por enseñarle a todo estudiante a leer, escribir, sumar y restar.

Desde que fue aprobada la ley Ningún Niño se Quede Atrás, hemos visto grandes mejoras en los logros estudiantiles en todo Estados Unidos. En lectura, los niños de nueve años han tenido mayores mejoras en los últimos cinco años de la prueba que en los últimos 28 años. En matemáticas los niños de nueve años y de trece años obtuvieron los puntajes más elevados en la historia de la prueba. Y en lectura como en matemáticas los estudiantes afro-americanos e hispanos están obteniendo resultados más altos – y comenzando a cerrar la brecha de logros.

Este año debe ser reautorizada la Ley Ningún Niño se Quede Atrás. Confío en que ambos partidos puedan colaborar para ayudar a los estudiantes de nuestra Nación. Reautorizando esta legislación importante, podemos ayudar a que nuestras escuelas sean para cada niño un portal hacia la oportunidad.

Con este nuevo Congreso y Nuevo Año, los Demócratas y Republicanos tendrán muchas oportunidades para servir al pueblo de Estados Unidos. Debemos estar a la altura para aprovechar esas oportunidades y crear una Nación más fuerte y más compasiva para las generaciones venideras.

Gracias por escuchar.


Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.