Discurso: 8 de junio de 2001

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<Discursos del Presidente George W. Bush


Buenos días.

Esta semana celebré la Semana Nacional del Propietario de Casa en Tampa, Florida, como voluntario en un equipo de trabajo local de Hábitat para la Humanidad. Tuve el privilegio de trabajar con voluntarios locales ayudando a construir una casa para Johana Rodríguez y su familia. Como todas las familias Hábitat, la Sra. Rodriguez contribuyó con su propio esfuerzo a la construcción de su casa, y le da mucho orgullo el hecho de que pronto realizará el sueño americano de ser dueña de casa.

Más Estadounidenses que nunca están realizando este sueño. Pero todavía se le escapa a demasiadas personas. Por ejemplo, aunque la tasa de propiedad de casa entre todos los estadounidenses es casi el 68 porciento, la tasa entre familias Afro-Americanas e Hispanas está por debajo del 50 porciento.

Estos números son inquietantes porque ser propietario de casa es la base del sueño Americano. Es la clave para que los Estadounidenses de bajo y mediano ingreso puedan salir adelante. Es un ancla para las familias y una fuente de estabilidad para las comunidades. Sirve como fundamento para la seguridad financiera de muchas personas. Y es una fuente de orgullo para personas que han luchado para sostener a sus familias.

Tenemos que hacer más para promover el ser propietario de casa en América - y mi Administración precisamente está proponiendo una serie de medidas para lograr este propósito.

Nuestro presupuesto para el año 2002 dedica más de $30 mil millones al Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano, un aumento de casi $2 mil millones sobre los niveles actuales de financiamiento.

Estamos trabajando de varias maneras para construir y mantener vecindades en barrios municipales y comunidades rurales en todo el país.

Un programa en particular - el Fondo para la Cuota Inicial del Sueño Americano - proporcionará $200 millones en ayuda hacia la cuota inicial para asistir a 130,000 familias de bajos ingresos a comprar casa.

Además, a principios de esta semana mi Administración anunció un programa que permitirá a personas de bajos ingresos que reciben ayuda para alquiler juntar el equivalente de un año de pagos y usar ese dinero ya sea como cuota inicial o para efectuar pagos mensuales sobre una nueva hipoteca.

También estamos proponiendo un crédito tributario de $1.7 mil millones para apoyar la rehabilitación o la nueva construcción de hasta 100,000 hogares sobre un período de cinco años.

Y esta semana me dio mucho orgullo firmar una ley bipartita de alivio tributario que permitirá a los Estadounidenses quedarse con más de su dinero ganado con tanto esfuerzo - dinero que pueden usar para ayudarse a comprar una nueva casa o para pagar la hipoteca sobre una vivienda existente.

El gobierno puede ayudar - pero otros también deben hacerlo. Mi Administración está comprometida a apoyar a organizaciones del sector privado como Hábitat para la Humanidad que construye casas y enaltece vidas. El Programa de Auto-Ayuda para Ser Propietario de Casa, del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano, ofrece dinero a grupos como Hábitat para permitirles comprar terreno para viviendas y construir calles y servicios públicos en barrios locales. El presupuesto para el año entrante propondrá triplicar los fondos del programa para así expandir su alcance.

Si usted tiene la oportunidad de ayudar a Hábitat para la Humanidad, u otras organizaciones que trabajan para convertir en realidad el sueño americano para más familias, espero que lo haga.

Los fondos del gobierno pueden ayudar, pero Hábitat depende de sus voluntarios para alcanzar en gran medida su misión. Y les puedo decir en base a mi experiencia personal que no hay mejor manera de sentir que uno tiene un impacto que poner el martillo al clavo - y ayudar a las personas a realizar sus sueños.

Gracias por escuchar.


Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.