Discurso: 9 de agosto de 2003

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<Discursos del Presidente George W. Bush


Buenos días.

El viernes de esta semana fue el centésimo día desde que terminaron las principales operaciones de combate en Irak. Para Estados Unidos y nuestros socios de coalición, estos han sido cien días de progreso sostenido, y de acción decisiva contra los últimos del antiguo régimen que aún resisten. Y para el pueblo de Irak, éste ha sido un período como ningún otro en la historia del país - una época de cambio y de esperanza creciente después de décadas de tiranía.

Cada día nos esforzamos por hacer a Irak más seguro. Las fuerzas de coalición se mantienen en la ofensiva contra los partidarios del partido Baath y terroristas extranjeros que están tratando de prevenir el orden y la estabilidad. Cada vez más iraquíes se están haciendo presentes con información específica sobre el paradero de estos hampones violentos - lo que nos permite llevar a cabo redadas para atraparlos y confiscar sus reservas de armas. Estamos trabajando con iraquíes para establecer un nuevo ejército iraquí y un nuevo cuerpo de defensa civil. En la ciudad de Bagdad, 6,000 policías iraquíes patrullan las calles y protegen a los ciudadanos. Más de 20,000 policías adicionales están de servicio en otros pueblos y ciudades de Irak.

Cada día, Irak está logrando reconstruir su economía. En Bagdad los Bancos han abierto y otros bancos se abrirán en otras partes del país en los próximos meses. Este otoño se emitirá nuevos billetes de banco, remplazando a los viejos que llevaban la imagen del antiguo dictador. Y la industria energética de Irak nuevamente está sirviendo una vez más los intereses del pueblo Iraquí. Más de un millón de barriles de petróleo crudo y más de dos millones de galones de gasolina se producen todos los días.

Cada día, Irak se acerca más hacia la sociedad libre y funcional que fue negada a su pueblo por tanto tiempo. Estamos recuperando cientos de millones de dólares del viejo régimen y usando esos fondos para pagar a los funcionarios públicos. Maestros, trabajadores en cuidados de la salud, policías y otros que llevan a cabo servicios esenciales, también están recibiendo salarios de nuestra coalición. De hecho, la paga de maestros es cuatro veces más elevada de lo que era bajo el viejo régimen. La vida está volviendo a la normalidad para el pueblo iraquí - los hospitales y las universidades han abierto, y en muchos lugares el agua y otros servicios públicos están recuperando los niveles que tenían antes de la guerra. A lo largo de Irak, casi todos los niños en las escuelas han terminado sus exámenes. Y por primera vez en muchos años, se encuentra en pleno funcionamiento en Irak una prensa libre. En el país hoy en día, más de 50 periódicos se publican regularmente.

Lo más importante de todo es que el pueblo iraquí a diario toma pasos hacia un gobierno democrático. El Consejo de Gobierno Iraquí, cuyos 25 miembros representan todas las regiones de ese país tan diverso, se reúne regularmente, nombrando ministros y elaborando un presupuesto para el país.

Pronto, representantes del pueblo comenzarán a redactar una nueva constitución, lo cual será seguido por elecciones libres. Al nivel local, todas las principales ciudades iraquíes y la mayoría de los pueblos tienen consejos municipales. La libertad se está arraigando en ese país, a medida que las personas confían cada vez más que el antiguo régimen nunca volverá.

Cien días no es suficiente tiempo para deshacer el terrible legado de Saddam Hussein. Hay trabajo difícil y peligros por delante que requieren tiempo y paciencia. Sin embargo, todos los estadounidenses pueden estar orgullosos de lo que nuestras autoridades militares y provisionales han logrado en Irak. Nuestro país, y las naciones del medio oriente, ahora están más seguros. Estamos cumpliendo nuestra palabra al pueblo iraquí, ayudándolo a hacer de su país un ejemplo de la democracia y la prosperidad en toda la región. Esta labor de largo plazo es fundamental para la paz de la región, y para la seguridad de los Estados Unidos. Nuestra coalición y el pueblo de Irak han logrado un progreso notable en muy poco tiempo - y nosotros terminaremos la gran labor que hemos comenzado.

Gracias por escuchar



Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.