Discurso del diputado Jesús Yurén Aguilar con motivo de la expropiación petrolera realizada por el presidente Lázaro Cárdenas

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Compañeros: Es indiscutible que el momento porque atraviesa nuestro país es uno de los más trascendentales, si tomamos en consideración que la lucha en que nos encontramos empeñados no es la lucha precisamente del capital y el trabajo, de una empresa determinada o de algunas empresas determinadas, sino es la lucha del pueblo mexicano que se debate por su libertad política y económica, en contra de la opresión inglesa y Norteamérica a través de las compañías imperialistas del petróleo.

Por esta circunstancia, compañeros, yo entiendo que es preciso que la Comisión Permanente, representativa del pueblo de México, haga patente al señor Presidente de la República así como el pueblo mismo, su más amplio respaldo en una actitud patriótica de nuestro Primer Mandatario, haciéndole saber a todos nuestros representados, como nosotros mismos, estamos prestos a cooperar a la altura de las circunstancias y como sea necesario, para hacer triunfar un acto como el que nos ocupa, puesto que ya, como he dicho, se encuentra empeñada la dignidad nacional.

Es bien conocida por todos ustedes, porque los hemos palpado, cuál es la historia de las compañías petroleras. Todos sabemos su historial negro, su historial de tragedia, la cantidad de indios huastecos muertos por la posesión de la tierra, la cantidad de trabajadores enfermos del estómago por los bacilos adquiridos por el agua contaminada; todos sabemos también, compañeros, cómo han vivido nuestros camaradas en los campos petrolíferos y cómo han vivido los norteamericanos que son empleados de las propias compañías.

Por estas circunstancias no podríamos nosotros permanecer indiferentes ante una actitud en donde el General Cárdenas, tan viril, tan honesto y tan gallardo como siempre, nos pone el ejemplo para decirle a todo el mundo cómo sí es posible, compañeros, que el Gobierno de México en esta ocasión vaya o intente liberar a su país de la opresión de las compañías capitalistas.

Por esta circunstancia, compañeros, porque nos debe constar a todos la forma en que han vivido las empresas dentro de nuestro país, debemos tomar acuerdos que sirvan de estímulo a todo el pueblo mexicano, condenando la actitud de las empresas por su rebeldía a las leyes de nuestro país, acordando un respaldo absoluto a la política del señor Presidente de la República y protestando cooperar, a la altura de las circunstancias, con todo nuestro empeño y con todo nuestro entusiasmo, porque el paso que el señor Presidente de la República ha dado sea coronado por un éxito absoluto.

Por esta circunstancia propongo, Primero: que el Congreso, que la Comisión Permanente declare que condena la actitud de las empresas imperialistas por su rebeldía a las leyes de nuestro país. Segundo: que la Comisión Permanente respalda absolutamente la política del Primer Mandatario. Tercero: que cooperará a la altura de las circunstancias, y como haya lugar, por sacar avante el punto de vista de nuestro Gobierno, que no es otro sino el de conseguir la emancipación de nuestro pueblo.